RSS

HASTA CUANDO TANTA IGNOMINIA

20 Oct
HASTA CUANDO TANTA IGNOMINIA

Ver imagen en tamaño completo

Lo sucedido con el señor Mayor Mauricio Ordoñez Giraldo, condenado a 46 años de prisión por el Juez Primero Penal del Circuito de Cali, por haber desvertebrado una célula terrorista de las Farc que venía extorsionando y aterrorizando a los habitantes del Valle, especialmente la zona conocida como La Reforma, en hechos sucedidos el 14 de enero de 2007 y que diera como resultado el abatimiento de los terroristas implicados, como fue documentado en el lugar de los hechos por la misma Fiscalía, quienes llevaban en su poder cuatro pistolas, calibres 7,65 y 9 milímetros y se movilizaban en un taxi. En el asiento trasero del carro se encontro un chaleco de la Sijín, sin que ninguno de los delincuentes perteneciera a ese organismo policial.

Junto al señor Mayor Ordoñez Giraldo, fueron condenados a penas de 40 años de prisión el capitán Osward Javier Arias, el teniente Carlos Alberto Galeano, el sargento Gildardo Ruiz Rivera y los soldados profesionales Dioneider Mina Mina, Juan Antonio Quintero López, Aris Arboleda Ordóñez, Sergio Armando Melecio Iles y José Eliseo Vega Viáfara.

Este proceso, como los que en su mayoría sigue la jurisdicción ordinaria contra personal militar, está lleno de violaciones al debido proceso y de negación del derecho a la defensa. La misma Fiscalía coadyuvó a distorsionarlo desde el principio. En cumplimiento de los protocolos establecidos el Comando del Gaula citó a la Fiscalía a que hiciera presencia para constatar las circunstancias modo temporales de los hechos, pero los agentes de esa institución alegando cansancio dada la hora en que debían concurrir (a la madrugada del día 14 de enero de 2007), pospusieron su presencia para las horas de la mañana; ahora para tapar ese error procedimental, la Fiscalía dice que cuando llegaron la escena del asesinato encontraron que ésta fue alterada y que hubo evidencia plantada por los miembros del Gaula.

El Juez no tuvo en cuenta la valoración de la negativa de la Fiscalía para hacerse presente en el momento preciso y garantizar la cadena de custodia de los elementos probatorios resultantes, el error del ente investigador es trasladado como elemento de culpa a título de dolo a los procesados.

Pero como si fuera poco, en las audiencias presididas por el operador judicial, que exige para sí ser llamado ‘doctor’ o ‘su señoría’, fue citado por la defensa como perito calificado, experto en estrategia y operaciones militares, el señor General (r) Juan Salcedo Lora, pero en una actitud inexplicable y claramente intimidatoria hacia el testigo, el Juez Primero Penal del Circuito de Cali prohibió expresamente que al deponente se le llamara General durante las intervenciones, algo que a todas luces constituye una violación a la norma constitucional que garantiza que los miembros de la Fuerza Pública no podrán ser privados de sus grados y honores sino mediante los modos que determine la ley (Art. 220 C.N.).

Al impedir el reconocimiento del grado de General al alto Oficial en las audiencias el Juez Primero Penal del Circuito, no solo violenta el mandato constitucional, sino que dio clara muestras de la orientación ideológica con que manejó el proceso; insultó sin razón el honor militar al privar a uno de sus Generales del debido respeto y reconocimiento de su grado.

El Juez citado va más allá, desconoce la existencia de antecedentes judiciales y las denuncias instauradas por las víctimas de los terroristas abatidos e impone el criterio del Colectivo de Abogados que representara la parte civil indicando que eran personas humildes y durante el proceso no se probó que se trataran de guerrilleros o miembros de un grupo delincuencial.

Para completar el cuadro de agresión judicial, se presenta como única prueba de cargo el testimonio de una persona que supuestamente presenció los hechos, prueba aportada no por la Fiscalía sino por el colectivo de Abogados representantes de los terroristas. Sorpresa, el testigo de cargo es la misma persona que inicialmente había declarado bajo la gravedad del juramento que no tenía ningún conocimiento directo o de oídas de lo sucedido en la madrugada del 14 de enero de 2007, pero que cuatro años después reaparece con una memoria fotográfica recitando el mismo guión de los testigos amañados por los mismos abogados de siempre en todos los procesos contra militares.

La otra prueba en que se fundamenta la condena es la existencia de comunicaciones entre el señor Mayor Ordoñez Giraldo y los hombres bajo su mando; según la Fiscalía y el Juez Primero no eran para coordinar el operativo que terminó en la baja de los antisociales, sino para ejecutar un concierto para delinquir y justificar un ‘falso positivo’.

Ya basta. Hasta cuándo el militar que cada día pone en riesgo su vida para defender la Constitución y la legitimidad del sistema democrático va a tener que seguir acudiendo como oveja al matadero ante tribunales con una evidente orientación ideológica y política afecta al narcoterrorismo, evidentemente infiltrado hasta el tuétano por el PC3 a través de ASONAL, mientras el gobierno nacional, a cuya cabeza está el Comandante en Jefe de las FF.MM., permanece pasivo y conciliador con esos jueces prevaricadores.

No se trata de reformar la Constitución o rebuscarse nuevas normas para garantizarles a los militares el derecho inalienable contemplado en el art. 221 de la Carta, es ponerlo en práctica y respetar jurisdiccionalmente la prevalencia de la Justicia Penal Militar para conocer eventos como el aquí referido, que a todas luces tiene que ver con el desarrollo de las actividades propias del servicio.

Es hora, y es un llamado a las distintas organizaciones de la reserva activa de nuestras Fuerzas Militares, de pasar de la protesta formal mediante comunicados y cartas ignoradas sistemáticamente por nuestro gobierno, a la protesta activa y permanente, con presencia activa en las calles, en los foros, seminarios y en cuantos escenario permita una defensa real de los derechos y garantías que deben rodear el ejercicio de la profesión militar.

Anuncios
 
1 comentario

Publicado por en octubre 20, 2011 en Opinión Pública

 

Una respuesta a “HASTA CUANDO TANTA IGNOMINIA

  1. Rosita Welcker

    octubre 20, 2011 at 9:24 pm

    EN COLOMBIA JUECES FISCALES AMANGUALADOS CON LA DELICUENCIA Y A LOS HEROES LOS CONDENAN A PRISION A PAGAN LOS DESASTRES DE LA IZQUIERDA COMO COLOMBIANA PROTESTO CONTRA EL APARATO JUDICIAL O CARTEL DE LA TOGA NEGRA Y LA NARCO FISCALIAS ESTO LLEGO ME REBOSO LA COPA YA HASTA CUANDO TOLERAMOS ESTO HASTA CUANDO SOMOS LOS IDIOTAS UTILES DE LAS NARCO CORTES Y UNA JUSTICIA AMANADA CON LA IZQUIERDA ABAJO LOS DEL PARTIDO LIBERAL, QUIENES SON CULPABLES DE LADEBLAQUE EN COLOMBIA

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: