RSS

OTRO LIBRO QUE NOS MUESTRA COMO MAS O MENOS SALVAJES

27 Oct
OTRO LIBRO QUE NOS MUESTRA COMO MAS O MENOS SALVAJES

Ver imagen en tamaño completo

Nuestra prensa, resolviendo quién sabe qué intereses económicos, publicita ahora al inglés Bertrand de Speville, como uno de los mayores expertos en el mundo en la lucha contra la corrupción.

Este abogado inglés fue procurador general de Hong Kong y allí dirigió la Comisión Independiente contra la Corrupción. Hoy, asesora al grupo multidisciplinario contra la corrupción del Consejo de Europa y a otras instituciones dedicadas a atacar ese flagelo en el mundo. Es autor de un libro clave sobre el tema, superando la corrupción, que acaba de salir en español (Planeta)[1].

Sin tratar de llegar a desconocer nuestros reales problemas, todos ellos derivados de una insufiente e ineficaz acción del poder judicial permiten la reproducción del cáncer criminal, se sintetizan en unas palabras. La dificultad es que la corrupción es de gran ayuda para organizar el crimen. Los criminales han reconocido que destinar unos dólares para asegurarse de que drogas, armas o mujeres lleguen a la frontera es más seguro y eficiente que la violencia. Por eso, el ente establecido contra la corrupción debe poder investigar otras formas de criminalidad, si se sospecha que la corrupción las facilita[2].

Basta mirar cómo actúa nuestro poder judicial empoderado por las narcoguerrillas.  Los narcotraficantes son devueltos a sus casas y los elementos del delito o se les devuelve o son objeto de apoderación ilícita por los funcionarios de conocimiento o simplemente desaparecen del mundo probatorio. En el caso de procesos con militares los elementos probatorios aparecen por simple magia, las fiscales los inventan y las jueces los aceptan. Casos: Palacio de Justicia, Mapiripan y así seguiremos.

El autor coincide en la propuesta de la justicia transicional. Dice que la represión es esencial, pero la estrategia contra la corrupción no puede quedarse en ella. Debe tener tres elementos básicos: represión, prevención y educación con apoyo público. Estos elementos, coordinados estrechamente, son el arma contra la corrupción. Durante la primera parte del último siglo, el mundo reaccionó de manera tradicional y ortodoxa -castigos, personas en la cárcel-, y el problema empeoró[3].

¿Pero qué sucede cuándo la justicia se basa en declaraciones y pruebas falsas, y sus operadores se empeñan en introducirlas para atacar las instituciones del Estado? Los falsos testigos y las fabricaciones de pruebas que han usado el Colectivo de Abogados Alvear Restrepo, la Fiscal Ángela María Buitrago y la Juez María Estela Jara para mantener al Coronel (r) Luís Alfonso Plazas Vega privado de la libertad durante más de dos años y con los que buscan producir una injusta condena por un delito que el acusado jamás cometió LA JUSTICIA PISOTEADA. ¿Qué decir en el caso del General René Uscátegui? Si el delito atribuido a él no pudo existir por sustracción de materia, bastan los 3 años de gracia de la ineficiente Corte Suprema de Justicia?

Estamos en una guerra jurídico-política cuyo frente de combate hace años se enquistó en el poder judicial colombiano, por eso no quieren ninguna reforma que contribuya a desenmascarar ese descaro. Basta mirar la grosería con que los defensores de narcoterroristas y apologistas del narcoterrorismo, generalmente los colectivos de abogados como el Alvear Restrepo, la CEJIL, la Fundación Manuel Cepeda y demás organizaciones, sospechosamente dirigidos por los mismos dirigentes de una y otra, atacan a Colombia y sus Fuerzas Militares.

Por ejemplo. Pese a existir la retroactividad de la ley punible en Colombia, garantizada por lo Constitución de Colombia, los fiscales y jueces  del país la aplican.

Hay dos falsos testigos fabricados por la Fiscalía que, a la fecha, son la piedra angular del Proceso Judicial montado por el Narcotráfico contra el Coronel Luís Alfonso Plazas Vega- EL CASO EDGAR VILLAREAL, para la fecha de los hechos pertenecía a su verdadero nombre, que documentalmente responde a  EDGAR VILLAMIZAR, pero una unidad del Ejército ubicada en el en su declaración aparece señalado como municipio de Granda, Meta y por ende no Edgar Villareal.

La cédula de ciudadanía y la pudo haber participado en la operación del firma no coinciden con el nombre del Palacio de Justicia en Bogotá, Colombia declarante. La cédula y la firma corresponden a “Edgar Villamizar”. Edgar Villareal no – Nunca ha comparecido físicamente a las aparece en los Archivos del Ejercito audiencias ni durante la investigación ni durante el Juicio – Trabajó como Funcionario de la Fiscalía perteneciendo al Cuerpo Técnico de – La supuesta prueba es una declaración Investigación (CTI ) hasta el año 2003, lo cual escrita de este cabo adelantada en el ano lo inhabilitaría para ser aceptado en un juicio 2006 durante una inspección Judicial en la como un testigo objetivo por haber sido Escuela de Caballería. Ningún oficial de la empleado subordinado del ente acusador-”La Escuela de caballería advierte haberlo visto Fiscalía” – La inspección fue ilegalmente adelantada – Cabo retirado del Ejército que nunca pues se llevó a cabo sin presencia de los perteneció a la Escuela de Caballería de abogados de la defensa ni de acusado lo acuerdo a los archivos del Ejército, lo que viola las leyes procesales Colombianas, en contra del principio constitucional consagrado en el art. 29 de la Carta.

Lo mismo pasa ahora con el señor General René Uscátegui, no es que demostrada la inexistencia de la masacre proclamada por el comunismo, en el Plan de Derrota de las FF.MM. del continente, tengan los mismos elementos de juicio que a todas luces demuestran, al menos, una duda favorable al acusado.

El poder judicial, sujeto a los principios de Jaime Pardo Leal y el PCC., infiltrado por el Colectivo Alvear y cuanto elemento nocivo concurre, no podrá seguir insistiendo en negar su favorabilidad al narcoterrorismo y algo debe hacer, dentro de la reforma a la justicia, el Estado social de derecho como elemento aglutinador de nuestra sociedad no puede desproteger a los ciudadanos por el simple deseo de quedar bien con los elementos políticos de presión. ¡Ya basta esos excesos!


  1. ORTIZ, María Paulina.  Experto en la lucha contra corrupción lanza libro en Colombia. El Tiempo. Octubre 27 de 2011. En: http://www.eltiempo.com/entretenimiento/libros/experto-en-la-lucha-contra-corrupcion-lanza-libro-en-colombia_10646364-4
  2. Ibíd.
  3. Ibíd.
Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en octubre 27, 2011 en Opinión Pública

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: