RSS

LAS PARADOJAS DE GUILLERMO LEON SAENZ VARGAS

05 Nov

LAS PARADOJAS DE GUILLERMO LEON SAENZ VARGAS

Surgió como cabecilla protegido por el extinto Luis Alberto Morantes Jaimes, alias ‘Jacobo Arenas’, y se empoderó al desaparecer Tirofijo, en medio de un verdadero cisma de la organización delincuencial: entre lo que se llamaba el ala política, representada por él mismo, y el ala guerrerista representada por el Mono Jojoy. Sáenz Vargas, alias Alfonso Cano optó por una simbiosis fatal, señalar la persistencia de la violencia irracional buscando presionar una salida política como trató de compendiar en su fallido ‘Plan Renacer’ publicado en el 2008.

En sendas comunicaciones a Hugo Chávez, con motivo de la captura en el vecino país de los terroristas Joaquín Pérez Becerra y Julián Conrado, el abatido cabecilla de la banda criminal Farc sostenía que desmovilizarse es sinónimo de inercia, es entrega cobarde, es rendición y traición a la causa popular[1], mientras por otra parte sostenía a través de sus voceros Piedad Córdoba e Iván Cepeda Castro que la organización delincuencial aún creía en la solución política y el diálogo[2].

Insistió en la guerra y murió en ella, como ha sucedido con todos los hombres en la historia cuya única mira es la de un fusil para imponer sus criterios, sus ideas, su modo de ver el mundo. Ojalá la muerte de Guillermo León Sáenz Vargas sea un motivo de reflexión profunda para quienes siguen mirando el mundo desde esa misma óptica.

Es una lástima que el mismo Guillermo León Sáenz Vargas nunca haya dimensionado su propia afirmación sobre la desaparición de las cabezas históricas de la banda criminal y la descomposición de la misma surgida con la muerte de Tirofijo, Raúl Reyes e Iván Ríos[3], y hubiere preferido entender que el rechazo del pueblo colombiano y la comunidad internacional al accionar narcoterrorista de las Farc era simplemente una manipulación del gobierno de Álvaro Uribe para inventar y retorcer acontecimientos, para chantajear a las FARC y a muchos amigos de la paz de Colombia[4].

Quienes en su momento apostaron porque la llegada de Alfonso Cano a la cabeza de la banda criminal Farc implicaría un cambio del estado de cosas, se equivocaron. Con el llamado ’Plan Renacer’, las Farc le apostaron al terrorismo indiscriminado contra los colombianos antes que a la búsqueda de una solución política, negociada con el Estado, para encontrar los caminos hacia la paz perdidos desde los años 50 por culpa de esa misma empresa criminal que el comunismo nos impuso.

Guillermo León Sáenz Vargas, un hombre formado en la academia, en las aulas de la universidad pública, equivocó el camino fruto de aquello en que los continuadores de la gran estafa insisten para engañar a algunos ingenuos en las actuales luchas estudiantiles, ’Alfonso Cano’, como ’Aurelio’ y otros alias surgieron de ese gran engaño.

Quienes lo propocian y una vez derrotados jurarán que jamás empuñaron un arma, que aquello fue un error, mientras sus ’víctimas’, los que atendieron su llamado a sumarse a la revolución, terminan siendo reos de la justicia y condenados a largas penas de prisión.

 

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en noviembre 5, 2011 en Opinión Pública

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: