RSS

NO EXISTE UNA GUERRA INÚTIL

08 Nov

NO EXISTE UNA GUERRA INÚTIL

De manera simplista algunos opinadores, entre ellos expresidentes de la república, quieren reducir el problema de la agresión narcoterrorista ante el nuevo escenario que plantea la desaparición de Cano, a la despenalización del narcotráfico para alcanzar la paz, pues consideran que persistir en ello es mantener al país en una guerra inútil[1].

Sin ningún rubor afirman que de este modo la paz pende ahora de la eliminación del tráfico maldito, vale decir, de la despenalización de la droga. Tamaño sofisma sólo puede ser predicado por quien desconoce la realidad del país o de quien tiene algún interés para que así se proceda. Acceder a atenderlo no sería otra cosa que claudicar y entregar los principios y valores republicanos que forman la Nación, que están contenidos hoy en la Constitución del 91, desconocer el sacrificio de los cientos de soldados, policías, jueces y magistrados, ciudadanos del común, que han ofrendado su vida o su integridad por preservar el orden y la ley contra la arremetida de los violentos, narcotraficantes y terroristas.

Debemos entonces prever que para alcanzar esa ‘paz’ el Estado debe legalizar el crimen y renunciar a perseguir a los criminales, sea cual sea su denominación, a fin de evitar que estos mediante la violencia amedrenten la sociedad e impongan un reinado del terror como el que vivimos hasta antes de la Política de Defensa y Seguridad Democrática, como no lo indican estos ‘pacifistas’.

Humanizar el conflicto debe pasar por la renuncia del Estado a adelantar operaciones militares, policiales y judiciales contra las bandas criminales, incluidas las Farc y Eln, porque sus aparatos jerárquicos, sus estructuras delincuenciales, perdieron capacidad ofensiva y sus cabecillas están en la cárcel o en el cementerio.

Tiene razón Cristina de la Torre[2], la tierra desde los años 80 dejó de ser excusa para la violencia narcoterrorista. Desde esas calendas el conflicto armado había tomado un rumbo nuevo: saltaba de la lucha por la tierra “para quien la trabaja” a la disputa del territorio entre ejércitos ilegales financiados por el narcotráfico.

Dura realidad que no podrá enderezarse con la sola restitución de tierras a las víctimas. Si paz se quiere, habrá que desmontar el narcotráfico, que es el combustible de la guerra. Propósito mayúsculo que rompe nuestras fronteras patrias y debería incorporarse a la diplomacia de Colombia en todos los foros internacionales. Empezando por sumarse a la exigencia de intervenir los paraísos fiscales, meca del sistema financiero internacional que capta por narcotráfico cada año 350 mil millones de dólares, según cálculos conservadores del FMI[3].

En un correo de un lector llamado ‘Otty’ a La Silla Vacía[4], expresa lo que es un sentimiento mayoritario en el país No creo que haya nadie en las Farc con la grandeza de asumir la derrota y dirigir y negociar la capitulación, el problema de la violencia en Colombia es la formidable economía marginal, cuyo mayor componente es el narcotráfico. Las Farc son una parte más bien residual de (aquella), residual en el conjunto, sí, pero el narcotráfico nutre casi por entero a esta guerrilla. Mientras siga vivo, seguirá la guerra. Como siguió con las autodefensas “desmovilizadas” que reencarnaron en bacrim, hoy aliadas de frentes enteros de las Farc.

Decir que legalizando el consumo de drogas acaba con el narcotráfico y el terrorismo es una sandez, una verdadera estupidez. Mientras subsista el narcotráfico este alimentara cualquier forma de violencia necesaria para tratar de imponer sus intereses, buscará cualquier disfraz y se vestirá de socialismo, bolivarianismo, indigenismo, ambientalismo, el que usted quiera ponerle, para justificar la violencia contra la sociedad, por lo tanto ésta no se puede entregar inerme a los protervos designios de los violentos para alcanzar una paz a cualquier costo.

 


[1] DE LA TORRE, Cristina. La guerra inútil. El Espectador, Opinión. Martes 8 de noviembre de 2011. En: http://www.elespectador.com/impreso/opinion/columna-310008-guerra-inutil

[2] Ibíd.

[3] Ibíd.

Anuncios
 
1 comentario

Publicado por en noviembre 8, 2011 en Opinión Pública

 

Una respuesta a “NO EXISTE UNA GUERRA INÚTIL

  1. MasrDavy

    noviembre 9, 2011 at 11:06 pm

    No estoy seguro de si legalizando el consumo de drogas se acabe con el narcotrafico y el terrorismo, pero de ahí a que sea una verdadera estupidez, la verdad lo consideraria desde una posición menos radical. En qué sentido ? Pues sobre el hecho de que erradicarlos es simplemente una utopía; Una utopia por la via de la represión en una sociedad soberbia y excluyente en terminos socio-economicos. Con esto quiero decir que el narcotrafico y el terrorismo no constituyen el problema raiz de la sociedad colombiana, estos son claramente las manifestaciones de un problema fundamental de origen cultural y político que ha venido resultar en la ausencia de autoridad moral para liderar, tanto de las clases dirigentes como de los grupos de oposición (llamense narcotrafico, guerrilla, terrorismo).

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: