RSS

EL DIÁLOGO QUE HAN BUSCADO LAS ONT-FARC

10 Nov

EL DIÁLOGO QUE HAN BUSCADO LAS ONT-FARC

Roberto Sáenz Vargas, Concejal progresista de Bogotá (antes del PDA), izquierdista por convicción, hermano del abatido Alfonso Cano, resume mejor que nadie el diálogo y las negociaciones a que aspiraron y aspiran las Farc: No es posible hacer un acercamiento con el establecimiento si no es a partir de una disolución casi total de las estructuras democráticas[1].

Como lo señala su mismo hermano, el discurso de Cano, que es el discurso de las Farc, se quedó anclado en los 60, no evolucionó y está atascado, es un discurso cada vez menos comprensible para las amplias masas populares a las que quiso defender y reivindicar[2]. Lo curioso es que es el mismo añoso y ahistórico que mantiene el PCC, de donde ambos provenían.

Cuando Alfonso Cano y el comunismo hablan de la disolución de las estructuras democráticas, hablan realmente de la destrucción de los valores éticos, sociales, políticos y económicos en que se basa el sistema democrático que ha formado la nacionalidad colombiana. Eso ha sido coherente con los enunciados propuestos desde Marx y Engels como requisito sine qua non para establecer el nuevo orden socialista.

El fundamento del materialismo dialéctico de que habló Hegel: la realización progresiva de la «Idea», el espíritu universal, absoluto y eterno, desarrollándose a sí misma. La Idea progresa dialécticamente a través de contradicciones internas («tesis» y «antítesis»), de las que resulta la «síntesis» (tesis a su vez del progreso siguiente). Para los marxistas no se puede llegar a una fase superior de la organización social, política y económica sino es sobre las ruinas del sistema anterior.

La dialéctica marxista aplicada a la historia la reduce a la lucha de clases. Y «estas clases sociales en lucha la una contra la otra son siempre el producto de las relaciones de producción y de cambio, en una palabra, de las relaciones económicas de su época».

Entendida desde ese punto de vista y sin entrar en disquisiciones sobre la naturaleza narcotraficante actual de las Farc, es entonces claro que mientras el Estado no reduzca su capacidad ofensiva y terrorista, esta organización criminal no va a dialogar, no va a negociar, sino es con base en la renuncia a las instituciones que hoy estructuran nuestra organización social, política y económica, sólo así las Farc podrían considerar la posibilidad de acuerdos que pudieran respetar[3].

Desde Marulanda hasta el que suceda ahora a Cano, esa fue y será la posición de las Farc ante cualquier propuesta de diálogo, así lo hicieron en Caracas, Tlaxcala y el Caguán, esos intentos de diálogo para las Farc no eran más que manoseos[4], que aprovecharon para reorganizarse y fortalecerse y así lo harían ahora en caso de que se diere esa oportunidad; no vale la pena perder tiempo en treguas y diálogos que no conducen a nada[5], decía Cano y así lo sostendrán Iván Márquez, Timochenko o el colectivo que asuma el mando de la organización narcoterrorista.

Las propuestas de Colombianos y Colombianas por la Paz de Piedad Córdoba, el MOVICE de Iván Cepeda o cualquier otra ONG afecta a las Farc no es más que un distractor, una cortina de humo que busca esconder las verdaderas intenciones de los narcoterroristas, por eso ni las ONG ni las Farc proponen alternativas, soluciones, solamente mantienen ese discurso melifluo que los ha caracterizado a través de todos los tiempos.

Los colombianos deben tener claro que el único diálogo posible con las Farc aún en las actuales circunstancias de debilidad en que se encuentran, es la cesión de las instituciones, la abolición de los principios morales, éticos, sociales, políticos y económicos que conforman nuestro Estado social de derecho para reemplazarlo por un modelo de tiranía socialista como paso previo a la institución del comunismo absoluto.

Quien crea que eso es una exageración, que lea los comunicados y manifiestos que conforman el programa del Movimiento Bolivariano para la Nueva Colombia promulgado por Cano, que vea en qué cambia con respecto a su Plan Renacer, y fundamentalmente que trate de buscar alguna evolución con respecto a la plataforma enunciada en 1964 con ocasión de la constitución de las Farc.

 


[1] EL ESPECTADOR.  Cano en palabras de Roberto Sáenz.  Judicial. 10 de noviembre de 2011. En: http://www.elespectador.com/noticias/judicial/articulo-310258-cano-palabras-de-roberto-saenz

[2] Ibíd.

[3] Ibíd.

[4] Ibíd.

[5] Ibíd.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en noviembre 10, 2011 en Opinión Pública

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: