RSS

LAS FUERZAS MILITARES NO BUSCAN IMPUNIDAD

12 Nov

LAS FUERZAS MILITARES NO BUSCAN IMPUNIDAD

Las instituciones militares han tenido a través de los tiempos enemigos gratuitos, detractores oficiosos que sin militar o ser parte de alguna organización enemiga del Estado, dejan verter toda la hiel y la amargura que les provoca la sola mención de la palabra Soldado.

Aquí abundan, en los partidos políticos, en algunas ONGs y se multiplican en las columnas de los medios de comunicación. Arropados como ‘civilistas’ quisieran, sueñan, anhelan la desintegración absoluta del estamento militar.

Basta leer o escuchar la retahíla de discursos contra la reforma a la justicia porque en alguno de sus apartes contempla la posibilidad de aplicar la Justicia Transicional a militares comprometidos en delitos de lesa humanidad, frente a esa posibilidad el ataque mediático va dirigido a toda la institución castrense.

La visceralidad del discurso radica en que no tienen en cuenta los mismos argumentos que el señor Comandante de las Fuerzas Armadas y el del Ejército han presentado de manera reiterada: Las Fuerzas Militares de Colombia no están interesadas en ese tema, lo único que se requiere, no para generar impunidad sino seguridad jurídica, es la definición y fortalecimiento de una justicia profesional y conocedora de la naturaleza de la acción militar en las situaciones de combate, algo desconocido por los operadores judiciales ordinarios y que da lugar a injusticias contra el soldado o representa un riesgo por la posibilidad de infiltración del enemigo para causar desmoralización.

La discusión tiene origen en lo aprobado en primer debate en la Cámara de Representantes y que tiene que ver con la presunción de legalidad de las operaciones militares, la cual tiene origen en la misma Constitución del 91 pero que desafortunadamente por errores en los gobiernos anteriores se había indubitado al permitir que cualquier acusación contra los Comandantes militares sirviera, sin mayor juicio, como fundamento para la aplicación sumaria de las facultades discrecionales y para que en mala hora se produjere un acuerdo interinstitucional entre el Ministerio de la Defensa y la Fiscalía General que prácticamente entregó a la justicia ordinaria la facultad de juez natural de los militares.

Lo señalado por la cúpula militar es la necesidad de determinar como primera instancia la Justicia Penal Militar al recuperar la presunción de legitimidad de la operación castrense, sólo y en aquellos casos que evidencien una actuación delictual contraria al D.I.H. o a los DD.HH, el procesado pasaría a la competencia de la justicia ordinaria.

Ahora bien, otro punto de discusión tiene que ver con el personal militar involucrado en la comisión de delitos de lesa humanidad, los que en virtud de los acuerdos internacionales suscritos por Colombia son de resorte de la justicia ordinaria y no de los tribunales militares. El proyecto discutido en el Congreso contempla la posibilidad para que, mediante una futura ley, esos militares no sean castigados con 40 años de prisión, sino que a cambio de revelar la verdad de sus actos y reparar a sus víctimas, puedan recibir penas alternativas, inferiores a las que contempla el actual código penal.

Frente a ese tema, las FF.MM no opinan, porque en los casos comprobados de responsabilidad penal de sus miembros en delitos de lesa humanidad, éstos son separados de la institución y puestos a órdenes de la justicia ordinaria, de tal manera que sería a esa jurisdicción la que competería aplicar o no beneficios de la justicia transicional.

Lo que si se ha señalado es el riesgo, ya probado con paramilitares y terroristas beneficiados con esa figura judicial, es que un delincuente en busca de mejores beneficios termine implicando sin mayor prueba que su dicho a sus comandantes o a otros Oficiales, Suboficiales o Soldados, en la comisión de sus crímenes. Ese aspecto debe ser tenido en cuenta en la agenda legislativa, debe eliminarse toda posibilidad de que la mera declaración de un procesado sirva como fundamento para iniciar causa penal contra terceros.

La discusión apenas empieza y seguramente en su desarrollo surgirán argumentos en pro o en contra, a los militares colombianos no les interesa una ley de impunidad, solamente el reconocimiento de una seguridad jurídica que les permita desarrollar con eficiencia y eficacia su profesión.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en noviembre 12, 2011 en Opinión Pública

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: