RSS

INCOMPRENSIBLE RESPUESTA DEL PRESIDENTE ECUATORIANO

23 Nov

INCOMPRENSIBLE RESPUESTA DEL PRESIDENTE ECUATORIANO

Inaudita respuesta del presidente Rafael Correa ante el ataque de narcoterroristas que asesinaron a un soldado de ese país e hirieron a dos más; yéndose por las ramas y justificando su tesis de que frente a las Farc y el Eln ese gobierno se mantiene neutral prefirió señalar que eran contrabandistas de gasolina, como si en esa frontera las narcoguerrillas no fueran amos y señores de las bandas criminales que allí operan.

Nuestros soldados tienen miedo en la frontera con Colombia dijo el mandatario ecuatoriano al buscar una explicación. Correa consideró una “tragedia” el hecho ocurrido en la provincia de Sucumbíos (norte), cuando militares ecuatorianos fueron atacados desde embarcaciones supuestamente colombianas en el río San Miguel, mientras interceptaban una motonave que ignoró una orden para detenerse, según el Ejército de Ecuador. “Me decía el jefe del Comando Conjunto (de las Fuerzas Armadas, el general Ernesto González) que el problema también es que nuestros soldados tienen miedo, porque ya hubo encontrones en la frontera, hubo muertos, y siempre son demandados nuestros soldados”, refirió el gobernante[1].

Terrible afirmación para quien ostenta el mando de las FF.MM de ese país y que deja mucho que desear de la real colaboración ecuatoriana para enfrentar el crimen organizado, mientras los jueces de ese país insisten en llamar a juicio a los mandos militares y de policía que dirigieron la Operación Fénix que permitió la baja del terrorista alias Raúl Reyes, dicha operación fue considerada una ofensa para el Ecuador pero jamás Correa se ha expresado en los mismos términos a la presencia de las Farc que cometen toda clase de delitos en Sucumbíos.

Añadió que probablemente los soldados atacados “no siguieron el procedimiento del caso por temor a que los acusen de exceso de violencia”. “Yo no quiero víctimas de ningún lado, pero no voy a permitir tampoco que las víctimas, los caídos, sean del lado de nuestras Fuerzas Armadas, de los que están protegiendo la patria, de los que están haciendo cumplir la ley”, subrayó Correa[2]. Palabras que suenan más a una excusa para aminorar el impacto de su afirmación sobre el miedo que ronda a su Ejército para combatir las organizaciones armadas ilegales que han convertido la provincia fronteriza en su centro de operaciones contra el pueblo colombiano y los mismos ecuatorianos.

Hasta ahora no se ha sabido el curso de los procesos penales en el Ecuador contra altos funcionarios de ese país con las Farc, algo que indiscutiblemente difiere mucho de la colaboración ofrecida por Correa al presidente Santos, aún cuando se nieguen a reconocer el carácter narcoterrorista de la organización criminal.

Debe recordarse que gracias a las redes de corrupción entretejidas con autoridades locales y militares, el grupo armado ilegal ha establecido, aseguran fuentes militares colombianas, al menos ocho campamentos estables, desde donde lleva a cabo tráfico de armas, transporte de drogas y adoctrinamiento de las poblaciones. “Toda la zona fronteriza es segura en el lado ecuatoriano”, cuenta Miguel, un ex guerrillero que conoce el terreno por haber sido mando medio del Frente 48 de las FARC durante 10 años y acogido ahora, como miles de sus compañeros, a un programa de reinserción[3].

El norte del Ecuador, las narcoguerrillas han establecido corredores para el transporte de cocaína, principal fuente de financiación. “Desde Putumayo entran las camionetas cargadas con pasta base, que preparan los campesinos, y por carreteras ecuatorianas siguen hacia el oeste e ingresan de nuevo en Colombia por Nariño, donde están los laboratorios. Luego la droga vuelve a salir por Ecuador, hacia la costa”, dice Miguel. El antiguo guerrillero no tiene pelos en la lengua y lanza gravísimas acusaciones contra las autoridades ecuatorianas que el Gobierno de Quito ha negado reiteradamente[4].

Gracias a las “mensualidades” que reciben de las FARC, asegura Miguel, las autoridades locales hacen la vista gorda. “Los jefes de la policía avisan a los retenes para que nos dejen pasar. En El Carmelo, en el cruce de la frontera, hay una base del Ejército ecuatoriano que controla la carretera. Y también están comprados”[5].

Muy flaco favor le hace Correa a su propio pueblo al negarse sistemáticamente a reconocer que las narcoguerrillas se han convertido también en Sucumbíos en un problema grave, con sus secuelas de terrorismo, extorsiones y narcotráfico; las Farc y Eln son un problema común a los dos países y el presidente ecuatoriano deberá reconocer la seriedad del reto, no limitarse a decir que sus soldados tienen miedo y a reaccionar airado cuando se le pone de presente el tema.

 

 

 

 

 


[1] EL ESPECTADOR. Nuestros soldados tienen miedo en la frontera con Colombia: Correa. 21 de noviembre de 2011. En: http://www.prensaescrita.com/adiario.php?codigo=AME&pagina=http://www.elespectador.com

[2] Ibíd.

[3] EL PAÍS. Las Farc hallan refugio en Ecuador. Madrid. 12 de marzo de 2008. En: http://www.elpais.com/articulo/internacional/FARC/hallan/refugio/Ecuador/elpepiint/20080312elpepiint_1/Tes

[4] Ibíd.

[5] Ibíd.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en noviembre 23, 2011 en Opinión Pública

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: