RSS

SOBRE EL FUTURO DE LAS FARC

02 Dic

En su columna Clepsidra de la fecha, el señor General Álvaro Valencia Tovar plantea unas válidas inquietudes a Rodrigo Londoño Echeverry, alias Timochenko, como nuevo cabecilla de la organización narcoterrorista Farc[1].

Con el mismo lenguaje humanista que lo caracterizó en su larga carrera militar y posteriormente como candidato presidencial y ahora hombre de letras, el señor General Valencia Tovar busca una aproximación al ser humano que encarna Londoño Echeverry y su comprensión de la insensatez de proseguir una ‘guerra revolucionaria’, cuando ante su pueblo y ante el mundo la guerrilla ideológica se ha convertido en caterva de narcotraficantes y asesinos[2].

Hay algo fundamental que los colombianos deben tener en cuenta, tanto el General Valencia Tovar, como lo han hecho en infinidad de ocasiones los componentes del alto mando militar, se han dirigido con términos reconciliatorios buscando la anhelada paz a quienes han sido considerados los ‘intelectuales’ de las Farc, desde los mismos tiempos de Marquetalia en 1964, como con Jacobo Arenas, Alfonso Cano, ahora Timochenko, llamados que se extendieron a Iván Márquez, Simón Trinidad y otros que han salido de las filas de la Juventud Comunista JUCO a conformar las estructuras de la banda criminal.

Con la diáfana claridad del guerrero que avizora el campo de batalla, el General Valencia Tovar advierte a Londoño Echeverry que llegar a la cabeza de los despojos agónicos de lo que fue y dejó de ser implica enorme responsabilidad ante su pueblo, sus hombres, su patria, la historia, para conminarlo a que toma la decisión más lógica, renunciar a la guerra y recibir el reconocimiento de sus compatriotas y sus propios combatientes por cerrar el capítulo macabro de sangre y horror[3].

Ojalá Londoño Echeverry tome la decisión lógica por el bien de la patria y no haga oídos sordos a ese clamor del pueblo colombiano y de la comunidad internacional como lo hiciera su antecesor, quien por el contrario mediante su ‘Plan Renacer’ prolongó el dolor y el sufrimiento de la nación, teniendo como colofón el vil asesinato de cuatro uniformados cautivos por más de diez años, con lo quedó manifiesta la degradación moral a que han llegado las Farc.

Quienes persisten en el camino errado no tienen otro futuro que el encontrado por sus predecesores, desde Ernesto Guevara, alias el Ché, que murió intentando incendiar la pradera, hasta Alfonso Cano que jamás vio su renacer, sino que contempló atónito el acelerado decaer de la organización narcoterrorista. La lucha armada no tiene futuro.

Por ahora es previsible que sin otro objetivo que el de nutrirse del narcotráfico y del tráfico de armas para el combate, las Farc seguirán su proyecto quimérico de tomar el poder por la vía armada. A “Timochenko”, un hombre formado en el pensamiento marxista-leninista en la antigua URSS, lo caracterizan tres aspectos, que lo acercan a Manuel Marulanda, alias “Tirofijo”, el jefe histórico del grupo, muerto de muerte natural hace 3 años: a) una radicalización profunda de la lucha armada; b) una personalidad anacrónica, que le impide reconocer que su combate ha perdido fundamento ideológico y que carece de apoyo popular; c) tras la debilidad política que representa este grupo en el país, el recurso al terrorismo y el narcotráfico son sus combustibles para la lucha[4].


[1] VALENCIA TOVAR, Álvaro. ¿Qué son hoy las Farc? ¿Cuál es su futuro? Clepsidra. Opinión. El Tiempo.  Viernes 2 de diciembre de 2011. Pág. 27.

[2] Ibíd.

[3] Ibíd.

[4] ZÓCALO SALTILLO. ¿Cambiará algo en las Farc con Timochenko?  México. 17 de noviembre de 2011. En: http://www.zocalo.com.mx/seccion/articulo/cambiara-algo-en-las-farc-con-timochenko/

Anuncios
 
1 comentario

Publicado por en diciembre 2, 2011 en Opinión Pública

 

Una respuesta a “SOBRE EL FUTURO DE LAS FARC

  1. Ricardo de Jesús Castiblanco Bedoya

    diciembre 2, 2011 at 1:45 pm

    La perdida de capacidad operativa hizo que las Farc dejaran de constituir una amenaza contra el poder nacional, su bandolerización es cada vez más evidente, pero su capacidad para hacerle daño especialmente a la población civil se mantiene a través de las acciones terroristas, a las cuales no van a renunciar salvo que sientan el absoluto rechazo de la población colombiana; por eso la marcha del 6 de diciembre debe significar el punto de partida para más acciones populares que los obliguen a renunciar a la vía armada como excusa política.

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: