RSS

EL ANQUILOSAMIENTO HISTÓRICO DE LOS CABECILLAS DE LAS FARC

19 Dic

EL ANQUILOSAMIENTO HISTÓRICO DE LOS CABECILLAS DE LAS FARC

Ha sido práctica vieja y recurrente del comunismo no solo desconocer la historia, sino tergiversarla para acomodarla a su limitado modo de pensar. En carta al señor General (r) Valencia Tovar[1], el actual cabecilla, Rodrigo Londoño, alias Timochenko, de las Farc-ONT, hace gala de ese anquilosamiento que contradice los principios de la dialéctica de la que se precian los marxistas-leninistas.

Dice por ejemplo:” La Doctrina de Seguridad Nacional, que usted tanto valora, lo dotaron de un anticomunismo tan rabioso, que mientras el Presidente Roosevelt y el primer ministro inglés Churchill recurrieron sin dudar a la Unión Soviética para poder salvar sus economías y países del totalitarismo nazi, usted la emprende contra los héroes del Ejército Rojo que hicieron posible tal hazaña”.

Ese desconocimiento histórico explica el por qué del fracaso del comunismo y de las mismas Farc que jamás han recabado apoyo popular en su pretendida guerra revolucionaria. Atreverse a asegurar que fueron los aliados los que acudieron a la URSS para ganar la guerra es un engendro ilógico; recuérdese que Moscú y Berlín fueron aliados para destruir Polonia. El 22 de Agosto de 1939, el Ministro de Relaciones Exteriores de Alemania Von Ribbentrop, se dirigió a Moscú y firmó con Rusia un Pacto de no Agresión y de Amistad, se acordó en forma secreta el reparto de Polonia. Asegurando así Hitler su política en el frente Oriental. Alemania llevó a cabo la “Campaña de Polonia”, el estado polaco desapareció quedando repartido entre Alemania y la URSS.

Esa realidad histórica ha pretendido ser desconocida sistemáticamente por el comunismo y sus nuevos intérpretes. Sólo hasta junio de 1941, cuando la Alemania nazi decide invadir a la URSS, esa alianza termina. Pero durante dos años los soviéticos contribuyeron de manera sangrientamente efectiva al desarrollo del plan de exterminio nazi de europeos orientales y otros pueblos, algo que aún está pendiente de justicia y reparación. Fueron esos dos años de connivencia los que permitieron la formación militar, propagandística y política de los que Timochenko ahora llama “héroes del Ejército rojo”.

El delirio mental que acompaña a los cabecillas de las Farc-ONT se evidencia cuando se atreven a hablar de los millones y millones de colombianos que los acompañan y que dudan de la objetividad del desarrollo de la guerra que se libra en Colombia; otra trampa tradicional de los comunistas al pretender arrebatar las banderas sociales a los demócratas. Ahora Timochenko pretende convencernos de que la marcha del pasado 6 de diciembre fue de apoyo y no de rechazo a la organización narcoterrorista.

De manera arrogante Timochenko dice: “Los generales que ahora obran como usted, no tienen la menor idea de lo que este pueblo sufrido, empobrecido y perseguido, será capaz de conseguir en un mañana[2]. Ante tamaño desconocimiento de la realidad histórica, basta ver como ese pueblo cuya vocería pretende abrogarse, se ha manifestado en múltiples ocasiones contra el narcoterrorismo, la muerte de cada cabecilla criminal ha sido recibida con voces de júbilo y alivio, mientras ese pueblo se ha solidarizado como un solo hombre ante el vil asesinato de nuestros soldados y policías.

Las Farc son un fracaso anunciado, ahora no son más que un cobarde y macilente grupo de delincuentes que huye aterrorizado sembrando dolor y muerte a su paso; ni un solo colombiano de bien los respalda, quedan algunos idiotas útiles que buscando alguna figuración o reencauche político acogen algunas de sus tesis para mantenerse vigentes en los medios de comunicación, algunas ong a las que les conviene que la amenaza narcoterrorista se mantenga para usufructuar donaciones de ilusos extranjeros.

Los elementos que componen esta organización criminal deben entender de una vez por todas que de no desmovilizarse, sólo les quedan dos opciones: la cárcel o una tumba. Seguir sacrificándose para mantener el discurso obsoleto y anacrónico de individuos como Timochenko no tiene ningún valor.

[1] http://www.farc-ep.co/?p=949

[2] Ibíd.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en diciembre 19, 2011 en Opinión Pública

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: