RSS

LA PAZ BUROCRÁTICA

26 Dic

LA PAZ BUROCRÁTICA

Si el pasado proceso de reincorporación de elementos de las organizaciones armadas ilegales se ve sacudido por las llamadas ‘falsas desmovilizaciones’, en tanto individuos pertenecientes a la criminalidad común se ‘colaron’, para obtener beneficios que la norma brindaba, ¿qué pensar frente a la reducción legal de las bandas criminales narcotraficantes?

En el caso del llamado frente ‘Cacica Gaitana’, apegándose a la ley vigente, se expidieron garantías legales suficientes, avaladas por el CTI y la Fiscalía, de la naturaleza irregular e ilícita de quienes se presentaron como desmovilizados.

Es un hecho que nadie, ni siquiera las mismas organizaciones armadas ilegales, mantienen un listado, una carta de identidad de cada miembro que las compone; las milicias de las organizaciones narcoterroristas Farc y Eln, recurren frecuentemente a delincuentes comunes para ejecutar sus planes criminales. Componente que no ha sido apreciado en las normas de reinserción.

Si una estructura criminal se desactiva, corresponde a la Fiscalía y el poder judicial determinar la gravedad de las conductas individuales de los desmovilizados frente a los crímenes que comporta cada caso, no es al Ejército que los combate o a las Oficinas de Paz del gobierno, de tal manera que ‘voltear la torta’, llamando a juicio a quienes fueron parte de las desmovilizaciones de las AUC, no es más que una intención propia del narcoterrorismo para judicializar a quienes los derrotaron con las armas.

Involucrar a Oficiales del Ejército en las presuntas ‘falsas desmovilizaciones’, no es más que un intento perverso de la Fiscal para ocultar el papel de su marido, Carlos Alonso Lucio, como asesor de las AUC en el proceso de Justicia y Paz.

En Colombia se va a castigar a quienes contribuyeron a la dejación de armas, no a quienes las esgrimieron para desangrar al país. Es seguro que en el gobierno Santos y el de la Fiscal Morales, todos los guerrillos o delincuentes desmovilizados jamás dispararon un arma y si la empuñaron era por entrenamiento.

Tirofijo y su porqueriza comunista estaría de plácemes. Tienen a Santos, políticamente alcanzaron el poder que las armas les negaron; para el actual presidente vale la pena sacrificar soldados para acallar cualquier crítica narcoterrorista.

A qué precio se jugará la desmovilización de la banda criminal Erpac (Ejército Revolucionario Popular Anticomunista), beneficios judiciales a cambio de enlodar el nombre de Oficiales, Suboficiales y Soldados de Colombia a quienes se les niegan los derechos fundamentales para obtener beneficios políticos como sucedió con los llamados ‘falsos positivos’ que señalara el señor Juan Manuel Santos Calderón cuando fungía como Ministro de la Defensa en el anterior gobierno. No es otro el objetivo de la Fiscalía manejada por un exterrorista y delincuente condenado, pero que ahora actúa contra el Ejército a través de su esposa, la Fiscal General de Colombia.

 

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en diciembre 26, 2011 en Opinión Pública

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: