RSS

DOBLE MORAL FRENTE A LA ACCIÓN CONTRA LAS BACRIM

17 Ene

DOBLE MORAL FRENTE A LA ACCIÓN CONTRA LAS BACRIM

Gustavo Gallón, Director de la Comisión Colombiana de Juristas, una de las tantas ONG especializadas en demandar al Estado colombiano y fundamentalmente a las FF.MM., hace gala de esa doble moral característica de la izquierda criolla que critica cuanto hace el gobierno y cuanto deja de hacer.

Ahora la emprende contra una supuesta inactividad militar contra las bacrim, señalando que se ha dejado todo el peso de la persecución a la Policía y a la Fiscalía, para terminar señalando que no hay voluntad del Estado para combatir las bandas narcotraficantes o bacrim[1].

A estas ONG les conviene mantener vigente el cuento de la existencia del paramilitarismo como presunto desarrollador de la ‘guerra sucia’ contra las narcoguerrillas y la izquierda, en alianza con lasFF.MM. y demás organismos de seguridad del Estado, es así como pueden sustentar las acciones legales contra Colombia en organismos internacionales como la CIDH, para obtener ingentes ganancias económicas.

Como bien señala Saúl Hernández Bolívar, los paramilitares eran, en sus inicios, grupos privados contrainsurgentes, pero ahora nos quieren meter el cuento de que no, de que eran meros narcotraficantes que se hicieron pasar por delincuentes políticos, como si la guerrilla no conociera un porro. Y se desmovilizaron, pero ahora nos quieren meter el cuento de que no, de que las llamadas bacrim son los mismos ‘paras’ con chapa nueva. Tal aseveración entraña el ocultamiento de que tras todo conflicto irregular sobrevienen violentas transiciones que pueden llegar a ser peores que la disputa de origen. Eso es parte del ‘postconflicto’, y en ese contexto se originan las bacrim. Las desmovilizaciones dejan cientos de asesinos entrenados que no sirven para nada más, y armas por montones que no suelen entregarse para mantener una garantía frente al Estado. Venir a desconocer eso es una temeridad[2].

Y son precisamente las ONG de izquierda quienes han impuesto la absurda creencia de que los DD.HH y el D.I.H., impide hacer uso de la fuerza militar contra las bacrim. Según estas ONG, dizque el DIH prohíbe el uso desmedido de la fuerza en contra de delincuentes ‘comunes’ y que estos sean combatidos por el Ejército y no por la Policía, que es la encargada del orden interno. Tampoco se les puede bombardear en sus campamentos, ni atacar por sorpresa; pero ahora reclaman que no se haga así para aducir complicidad del Estado con las bacrim.

Interesante la anotación que hace el columnista Bolívar Hernández sobre el origen guerrillero de los cabecillas de los llamados ‘Urabeños’. Los hermanos Úsuga, líderes de ‘los Urabeños’, iniciaron su bandidaje en el Epl e hicieron parte de la disidencia que, de consuno con las Farc, perpetró la carnicería contra los reinsertados de esa guerrilla, agrupados en el partido Esperanza, Paz y Libertad en el Urabá antioqueño. Luego se pasaron al bando de las Autodefensas y combatieron a las guerrillas, pero hoy conviven con ellas pacíficamente en aras del negocio del narcotráfico: producen el 20 por ciento de la cocaína que sale del país, nada mal. O sea que si los Úsuga representan el supuesto fracaso del desmonte del paramilitarismo, también serían la prueba de que la desmovilización del Epl fue un fiasco[3].

Es un hecho que la columna de Gustavo Gallón en El Espectador hace parte de la arremetida propagandística de la izquierda criolla que apunta a establecer una legitimidad política de las narcoguerrillas para presionar diálogos con el gobierno actual de Colombia. El uso del terrorismo como arma política de las Farc, y Eln, trata de ser justificado esgrimiendo la supuesta existencia de las autodefensas ilegales ocultando la naturaleza narcotraficante de las bacrim, para demostrar la persistencia del paramilitarismo con la complacencia del Estado.

La andanada de foros, seminarios, publicaciones, columnas de prensa, etc., que la izquierda criolla prepara en el ámbito nacional e internacional para refritar las denuncias contra el presunto maridaje de las FF.MM con las inexistentes ‘autodefensas’, hacen parte de la guerra política que afanosamente ha diseñado Timochenko para rescatar la perdida imagen ideológica de las Farc, con el apoyo del Movimiento Continental Bolivariano, algo que de paso conviene a sus aliados narcotraficantes, las bacrim, en tanto pueden presionar beneficios jurídicos para su desmovilización armada ante la ofensiva del Estado contra sus estructuras.

 

[1] GALLÓN, Gustavo. La eterna vacilación ante el paramilitarismo. El Espectador, martes 17 de enero de 2012. En: http://www.prensaescrita.com/adiario.php?codigo=AME&pagina=http://www.elespectador.com

[2] HERNÁNDEZ BOLÍVAR, Saúl. Concesiones a la carta. El Tiempo, martes 17 de enero de 2012. En: http://www.prensaescrita.com/adiario.php?codigo=AME&pagina=http://www.eltiempo.com

Anuncios
 
1 comentario

Publicado por en enero 17, 2012 en Opinión Pública

 

Una respuesta a “DOBLE MORAL FRENTE A LA ACCIÓN CONTRA LAS BACRIM

  1. Colin Oliver turuk

    febrero 5, 2012 at 2:30 pm

    Y yo hasta aquel domingo nunca la hab a amado, pero esa vez la am ¿Y si nos vemos en Fred s el martes suger a ella.

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: