RSS

COLOMBIA REACCIONA

02 Feb

COLOMBIA REACCIONA

La espantosa decisión de los magistrados Fernando Pareja y Alberto Poveda, que abusando de su condición de operadores judiciales del sistema penal colombiano, pretenden suplir las decisiones de organismos judiciales internacionales, seguramente para ganar fama y ser parte de las próximas listas de elegibles del comunismo criollo como lo han hecho sus antecesores, ha generado el rechazo de la sociedad colombiana.

Navegando un poco en los diferentes foros de los medios de comunicación, se encuentra que repetitivamente los mismos agentes de la subversión se empeñan en crear una ‘mayoría virtual’ y atacando con insultos personales acallar a quienes se expresan de modo contrario. Nada distinto a lo que muestran cada día en la inmensa campaña mediática que por 50 años han desarrollado para tratar de legitimar a los narcoterroristas como expresión política comunista, socialista o bolivariana con la que siguen engañando incautos.

Daba grima asistir hoy al Foro convocado por Ernesto Samper, Piedad Córdoba, Iván Cepeda y el resto de la orquesta profariana, que debería haber terminado exigiéndole al gobierno de Juan Manuel Santos el cumplimiento de la exigencia de las Farc de permitir un show mediático internacional en torno a la liberación de 6 secuestrados, pero que lánguidamente terminó en una sucesión de discursos que tímidamente querían justificar a las Farc atacando a Santos. Hasta la señora Orjuela lloró para hacer más verídico su discurso.

El acto encabezado por Ernesto Samper Pizano, el eludido cabecilla del proceso 8.000, autor político del secuestro de militares y policías para legitimar un canje (Cartagena del Chairá, 15 de junio de 1997)[1], encabeza ahora una ‘cruzada humanitaria’ para esconder su responsabilidad en la institucionalidad del llamado ‘canje’ como política de Estado; contraviniendo todas las alertas de la institución militar, éste político entregó la soberanía nacional al narcotráfico y el terrorismo, bastante fiel le sirvieron escuderos como Cristo y Bejarano, que utilizando el poder del Estado callaron a los críticos.

Gaviria, Samper, Pardo, Cristo, Bejarano y otros que dominan hoy de manera mediática el espectro liberal; pero frente al narcotráfico y el terrorismo quedarán para la historia las excusas del entonces presidente Gaviria entregadas al hoy Ministro de Trabajo: ¿Usted se da cuenta Rafael que si esto estalla de aquí (el apoyo del cártel de Cali a la campaña presidencial de Ernesto Samper Pizano),al domingo se friegan las elecciones?…. ¿Y yo a quién carajos le entrego esta vaina el 7 de agosto?[2]

Es ese mismo Samper Pizano que hoy resurge como adalid moral en apoyo de la exsenadora Piedad Córdoba, de Colombianos y Colombianas por la Paz, de Iván Cepeda del MOVICE  y el Partido Comunista, y de otras ONG que quieren legitimar el apoyo, respaldo, apología y financiamiento de las Farc; bastante habría que decir sobre los siniestros acompañantes de esa cruzada.

No bastaría indicar que Iván Cepeda, por ejemplo, hijo de Manuel Cepeda Vargas el directivo del PCC que introdujo la tesis de la lucha de clases y la combinación de las formas de lucha que dio origen a las Farc, es uno de sus consuetas y promotores. Que para los comunistas no existen los ‘delitos de sangre’ (ser familiar de algún sindicado, acusado o condenado), mientras contemplan el simple conocimiento personal con miembros de las autodefensas, para llevar algún militar, policial y a gentes del común a los falsos procesos  montados desde el imperio Iguarán y los volubles o inocentes magistrados que tomaban trago con los testigos en contra de la institucionalidad.

Tampoco importará a muchos que Piedad Esneda Córdoba Ruíz es reo judicial, no sólo ahora por convertirse en vocera de las Farc, sino porque incurrió en fraude electoral; para la cacería de brujas inoperante, recuérdese también como su sobrino Antonio Serna Córdoba, fue condenado a 8 años de prisión, cuando ella lo hizo nombrar como subgerente en el hospital de Fontibón el 7 de enero de 2005, el mismo día que pidió una prima correspondiente al 20 por ciento por su experiencia, 14 por ciento por su título de abogado y un 16 por ciento por una supuesta especialización. Sin embargo, Serna no era merecedor del último porcentaje, ya que no había hecho tales estudios de postgrado.

Múltiples serían los casos de discusión de la infiltración de familiares, amigos e idiotas útiles que las Farc han hecho al poder público con la bendición de Samper, Córdoba Ruíz y los demás apologistas de las narcoguerrillas; los medios no han sido prudentes o consecuentes en el rechazo de la toma del poder público por las organizaciones armadas ilegales y las bandas criminales como las bacrim, las Farc y Eln. Pero están atentos a cualquier denuncia, por infundada que sea y que afecte la institución militar, para propalarla como cierta, creando un ánimo contrario que permite fallos como el proferido por el Tribunal Superior de Bogotá, los militares deben pedir perdón por combatir el narcoterrorismo.

Basta leer el Espectador para sentir profunda tristeza frente a su editorial, puesto hoy al servicio del narcoterrorismo, no de la institucionalidad nacional como pregonaron sus fundadores. Los comunistas ya no requieren a ‘Voz’, para eso tienen El Espectador; su pobre editorial de hoy solamente puede limitarse, frente al curso de los hechos, a pedir que se respete y se cumpla la decisión de dos jueces declarados como emisarios políticos, según los demás órganos de jurisdicción y poder, como violadores de los principios fundamentales del derecho; la misma triste y común declaración de Anncol al día.

[1] El 15 de junio de1997, 60 soldados y 10 infantes de marina, secuestrados en las tomas de Las Delicias y Juradó, son liberados por las Farc en Cartagena del Chairá (Caquetá). La entrega fue producto de las negociaciones del gobierno Samper con alias ‘Joaquín Gómez’ y alias ‘Fabián Ramírez’, jefes del Bloque Sur de las Farc. En ellas se acordó un despeje militar de 13.161 kilómetros cuadrados verificado por negociadores internacionales. Para sectores de izquierda fue un paso hacia la paz, pero para el general Harold Bedoya, comandante de las Fuerzas Militares, se trató de “un circo con muchos payasos”. Usted amigo lector dirá cuál fue la verdad. No hay paz todavía y las narcoguerrillas siguen secuestrando o no estarían utilizando el dolor de las familias de los secuestrados como instrumento político.

 [2] Ver: http://mauriciovargaslinares.com/?page_id=213

Anuncios
 
1 comentario

Publicado por en febrero 2, 2012 en Opinión Pública

 

Una respuesta a “COLOMBIA REACCIONA

  1. ANDREA

    febrero 3, 2012 at 2:57 pm

    ESTO ES UNA VERGÜENZA, SI LOS POLÍTICOS ALIADOS CON LA GUERRILLA NECESITAN LLENARSE LOS BOLSILLOS PUES Q TRABAJEN COMO HACEMOS TODOS, O ES QUE ACASO LE TENEMOS Q DAR LAS GRACIAS A ESTOS IMPRESENTABLES POR TENER A NUESTRO PAÍS COMO ESTA, DOBLEGADO ANTE EL TEMOR DE QUE EL DÍA MENOS PENSADO SEAN LOS ASESINOS DEL PUEBLO COLOMBIANO QUIENES GOBIERNEN CON TODA LA CARA DURA , AUNQUE DE ALGUNA MANERA SIEMPRE LO HAN HECHO DESDE LA SOMBRA FALTARÍA MAS QUE AHORA TODAS LAS VICTIMAS LES TENGAN QUE DAR LAS GRACIAS X TODAS SUS FECHORÍAS.
    ¿ ADEMAS CUANDO LE HAN PREGUNTADO AL PUEBLO SI EN NOMBRE DE NUESTROS DERECHOS ESTA CLASE DE GENTE ES LA QUE TIENE LA PALABRA PARA UTILIZAR SUS FECHORÍAS COMO LUCHA DEL PUEBLO?

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: