RSS

UNA VUELTA Y DOS ENREDOS

20 Feb

UNA VUELTA Y DOS ENREDOS

Todo indica que atendiendo la conveniencia política del actual mandatario y su afán por quedar bien con todos, el gobierno pedirá al Congreso que excluya del debate de la reforma a la justicia el artículo referente al fuero militar, pese a toda la argumentación anterior que indicaba su conveniencia aún cuando posteriormente se discutiere una ley estatutaria sobre el particular.

Es peregrino el argumento del Minjusticia Juan Carlos Esguerra: “De lo que se trata entonces no es de retirar el tema del fuero sino de pedirle al Congreso que excluya este artículo del proyecto de reforma a la justicia, simplemente en razón de que el tema va a estar incorporado en el proyecto de acto legislativo integral que se le presentará al Congreso, en las próximas semanas”,  Si pero no, no pero si, así como digo cada cosa, en realidad el argumento parece salido de un libreto de El Chavo del 8.

No es retirar, pero es pedir que se excluya. Si alguien tiene una mejor explicación que la del Ministro debe ser algún avezado experto en lingüística, porque este galimatías no lo entiende el soldado o el policía que día a día expone su vida para preservar el orden democrático que le permite a esos políticos jugar con las vidas ajenas mientras las propias están aseguradas; como tampoco lo entiende el ciudadano del común que vive a diario las consecuencias del narcoterrorismo y la delincuencia común.

El señor Presidente de la República, como ex Ministro de Defensa del gobierno anterior, y los actuales Ministros, incluidos el del Interior, el de Justicia y el de Defensa, saben muy bien que no es definición jurídica la que falta, lo que abunda por precariedad es definición política para la aplicación del artículo 221 de la Constitución Política, desnaturalizado por ilegítimos acuerdos institucionales y por la presión mediática de grupúsculos ideológicos interesados en que Colombia haga parte del objetivo del Foro de Sao Paulo para desvertebrar las Fuerzas Militares y ponerlas al servicio del socialismo del siglo XXI y su versión colombiana de la tercera vía.

El art. 221 de la Carta no necesita ser reformado para entender lo jurídicamente entendible. Esguerra dijo que los delitos de lesa humanidad, tortura, desaparición forzada, violaciones sexuales y las ejecuciones extrajudiciales, conocidas como ‘falsos positivos’, se elevarán a rango constitucional para que no sean considerados, “en ninguna circunstancia”, actos del servicio y, por lo tanto, su investigación y juzgamiento les corresponda a la justicia ordinaria. El argumento sofista del Ministro es una burla al entendimiento del pueblo colombiano.

Conociendo la definición del acto de servicio, convenientemente el Ministro se muestra públicamente ignorante de ella. Como abogado que es debe saber que el acto de servicio es el relacionado con los deberes que a un militar, marino o aviador impone su pertenencia a los Ejércitos de tierra, mar o aire. Consiste en el desempeño efectivo y actual de una función o misión militar concreta, como la materialidad del combate, estar de guardia o centinela, el ejercicio de instrucción, etc.; pero no la simple presencia en lugares militares, aun cuando en ocasiones sea obligatoria, como la del soldado en el cuartel, esté de servicio o no.

La urgencia de la definición del asunto del fuero militar y la justicia penal militar no es cosa de capricho por los desafortunados fallos en los procesos contra el señor General Arias Cabrales o el Coronel Plazas Vega, que constituyen el sumun de la grosería jurídica contra las FF.MM., son los casos de cerca de un centenar de militares a quienes con violación del debido proceso se les desconocen los términos de investigación y se les mantiene en detención preventiva con flagrante violación a los principios de los derechos humanos y el derecho internacional humanitario.

Muy mal aconsejado debe andar el anterior Ministro de Defensa Juan Manuel Santos, hoy presidente de la república, al creer que la institución militar es una carta desechable o perdedora sujeta al albur de los apetitos electorales, debe saber mejor que nadie que los acontecimientos actuales del desarrollo del conflicto armado interno no están para alimentar apuestas confiando en la propia buena suerte.

Anuncios
 
3 comentarios

Publicado por en febrero 20, 2012 en Opinión Pública

 

3 Respuestas a “UNA VUELTA Y DOS ENREDOS

  1. Rosita Welcker

    febrero 20, 2012 at 5:30 pm

    NO PODEMOS SER UNA MONEDITA DE ORO PARA ESTAR BIEN CON TODOS PORQUE NOS SALE EL TIRO POR LA CULATA Y NOS HACEN MAMOLA

     
  2. Ricardo Castiblanco Bedoya

    febrero 21, 2012 at 4:36 am

    El gobierno de Santos Calderón será recordado por su habilidad para manejar la reversa, así lo hizo con la Ley de Educación y ahora lo hace con el fuero militar consagrado en el art. 221 de la Constitución atendiendo la bulla de unas minorías abiertamente profarianas. Nada le importa al señor Presidente, incluso si sus decisiones ejecutivas van en contravía a lo que señalara como Ministro de Defensa del anterior gobierno, de cuyo ejercicio tampoco es que exista grata recordación en tanto fue el autor del término de los ‘falsos positivos’ del que se ha apropiado el poder judicial para poner en la picota pública toda operación militar contra las narcoguerrillas. Santos Calderón está resultando una perversa mutación samperopastranista interesada en devolvernos en el tiempo y el espacio.

     
  3. Edgar Arias Ospina

    febrero 22, 2012 at 4:46 pm

    una vuelta y dos enredos el fuero Militar

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: