RSS

UNA ADMINISTRACION NEFASTA PARA BOGOTA

21 Mar

UNA ADMINISTRACION NEFASTA PARA BOGOTALa actual administración del Distrito Capital es el fiel reflejo de un gobierno de minorías; elegida sólo por el 30% de los electores, ha logrado en los primeros 3 meses desarticular la necesaria armonía que debe regir el buen gobierno. El Alcalde Gustavo Petro, que gobierna a través del Twiter, ha dedicado las energías de su gobierno a casar peleas innecesarias y a instigar la rebeldía ciudadana en contra de la misma normatividad vigente.

Los hechos vandálicos del pasado 9 de marzo contra el Transmilenio fueron aupados desde la misma administración distrital, como lo demuestra la intervención de la funcionaria Selma Asprilla, asesora de la Secretaría de Gobierno y hermana del director de la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos (Uaesp), Guillermo Asprilla, al convocar a la ‘presión social’ y política para obligar a los operadores del sistema a renegociar los contratos; en su intervención la funcionaria invita al Moir y al Partido Comunista a liderar la protesta, lo que después fue denunciado por Petro como una acción del Polo para desprestigiar su desgobierno.

Como si fuera poco, el recién posesionado Director del Fondo de Seguridad y Vigilancia del Distrito, Polo Ávila Navarrete, se vio obligado a renunciar por no reunir los requisitos y condiciones necesarias para desempeñar el cargo. Ávila Navarrete era ejecutivo y propietario de la empresa de vigilancia privada (Cobasec), que prestaba sus servicios en el Palacio de Justicia cuando ocurrió la criminal toma de sus instalaciones por parte del M-19 en noviembre de 1985.

Por si fuera poco, el funcionario, que renunció por supuestos motivos de salud, se retira en medio de un escándalo de proporciones mayores: Los sobrecostos en la adquisición de equipos de transporte y contratos de mantenimiento del parque automotor, otorgados al parecer sin el lleno de los requisitos legales a una firma privada en la que podría tener intereses comerciales. En 53 días que permaneció en el cargo, Ávila Navarrete comprometió el manejo de 1.600 millones de pesos en 98 contratos suscritos sin licitación.

Violando las disposiciones constitucionales sobre el debido proceso y el derecho a la defensa, destituyó a través del Twiter al Alcalde Menor de Los Mártires, por haber encabezado un operativo de restitución del espacio público en la zona conocida como el Bronx, luego de que un individuo narcotizado asesinara a 3 indigentes e hiriera 4 más. La autoridad policial procedía a desmantelar ‘cambuches’ donde se comercializaban y consumían drogas, lo que motivó la desautorización de Petro quien señaló que estaban tumbando viviendas de personas de la calle. Conducta populista que va en desmedro de la seguridad ciudadana, pues estos sitios, cambuches, son utilizados por la delincuencia común para esconder elementos hurtados y acechar a los transeúntes.

El señor Petro se opone a proyectos de infraestructura necesarios para la ciudad y el Distrito, en los que desde 1962 se han invertido multimillonarios recursos en estudios, adquisición de predios y obras civiles, como lo son la Avenida Longitudinal de Occidente ALO, sin argumentos serios y sostenibles, recurriendo a la demagogia ambientalista y populachera. Dice que no deben construirse vías sino parques ambientales, asentamientos humanos y otras obras que no representan mejora para el bienestar colectivo en una ciudad paralizada precisamente por la falta de vías.

Bogotá y el Distrito no tendrán Transmilenio, ni Metro, ni tranvías al finalizar este nefasto período de gobierno, los recursos gastados en estudios técnicos irán a parar al cesto de la basura, porque lo que impera es el estado de ánimo del burgomaestre al despertar el día, acolitado a la perfección por su coequipero Antonio Navarro Wolf. Lo único que ejecutarán es la celebración del concierto en El Campin para celebrar un aniversario del M-19.

Para justificar cada exabrupto de su patética administración, el señor Petro tiene a mano cualquier culpable incluido su antiguo Partido; la paranoia con que gobierna lo hace sospechar que el 70% de los capitalinos son sus enemigos y que dentro del 30% que lo eligió se incuba la oposición a su gestión. Por ello su verborrea incontinente se encausa a defenderse de inexistentes ataques y a tratar de consolidar un proyecto electoral hacia el futuro; nunca como hoy la Alcaldía de Bogotá se utiliza como un trampolín para satisfacer ansias presidencialistas.

Lo que se demuestra es quienes recurrieron o utilizan las armas como instrumento político ‘para la toma del poder’, no tienen las capacidades, ni calidades para ejercerlo y atender el bien común. Ese 30%  de bogotanos equivocados que eligieron a Petro, seguramente están lamentándose de tan ingenua decisión. Los hechos son tozudos, la administración de los antiguo terroristas amnistiados en nada difiere de sus predecesores izquierdistas; lo construido con esfuerzo y sacrificio por las administraciones de finales del siglo pasado seguirá hundiéndose bajo el peso de la ineficacia e ineficiencia de los actuales mandatario y la ciudad corre el riesgo de convertirse en una bomba de tiempo que amenazará la convivencia y el acatamiento a la ley.

Anuncios
 
2 comentarios

Publicado por en marzo 21, 2012 en Opinión Pública

 

2 Respuestas a “UNA ADMINISTRACION NEFASTA PARA BOGOTA

  1. martin omez

    marzo 21, 2012 at 3:35 am

    Buen artículo, pero tienes un error cronológico.
    Primero su el desalojo, estando en el desalojo sucedieron los hechos del trino por medio de twitter declaro despedido al alcalde zonal
    y días después fue el triple homicidio en dicha y tenebrosa calle del broxh.
    por favor corrígelo por que tu sabes que los seguidores del asesino se cogen de todo para desvirtuarnos como oposición.
    mil gracias
    martin gomez

     
  2. colombiapresente

    marzo 21, 2012 at 1:58 pm

    Los colombianos seguimos pecando como improvisadores coyunturales. A un buen gobierno lo sucedemos con su antípoda. Nos dejamos atraer aún con los espejos y las baratijas. Así sucedió en lo nacional y en lo local. Petro jamás esbozó un programa de gobierno distrital, se limitó al mismo discurso que exhibía en el Congreso, hablar de generalidades sin concluir con propuestas de solución concretas y realizables. Lastimosamente a una verdadera administración de la ciudad y el Distrito, se le atravesaron las vanalidades ególatras de bisoños aspirantes mediáticos, lo que permitió que un patético 30% de los electores nos impusiera una administración que continuará la labor de quiebre de la ciudad; ya ni al mono de la pila podremos ir a quejarnos porque fue retirado hace un rato del sitial que ocupaba.

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: