RSS

SAN CARLOS, la luz de esperanza para Colombia

01 Abr

SAN CARLOS, la luz de esperanza para Colombia

La ola de tristeza, incertidumbre, temor e intimidación por la que pasaron los Sancarlitanos que prácticamente dejó al municipio desolado, hoy solo es historia.

El municipio antioqueño tuvo que afrontar 33 masacres y siembra indiscriminada de minas antipersona, al punto que no solo acababa con la vida de los pobladores y de la Fuerza Pública, también quienes las sembraron fueron presas de este enemigo invisible.

La presencia de las Farc, ELN, los bloques Cacique Nutibara y Héroes de Granada de las Autodefensas Campesinas, los asesinatos selectivos, desapariciones forzadas y el cercamiento de la región por el sembrado de minas llevaron a establecer un panorama desolador.  La población no solo temía por los descomunales enfrentamientos  entre los grupos ilegales, el temor también se veía al transitar en su propio territorio y perder la vida o poner en riesgo su integridad física al ser presa de una mina. Este escenario marcó la peor etapa de su historia.

Según el grupo de Memoria Histórica de la Comisión Nacional de Reparación y Reconciliación (CNRR), San Carlos vivió con la presencia de la violencia durante treinta años, con mayor acentuación entre  el año 1997 y el 2005. Las barbaries cometidas y el atropello indiscriminado contra los derechos humanos se reflejaron en el aumento del desplazamiento forzado llevando a que 7 de 10 Sancarlitanos salieran de su territorio, dejando de 74 veredas 30 abandonadas en su totalidad y 20 de manera parcial.

Este desolador panorama cambió en la medida en que la población apoyada por la recuperación del territorio gracias a las operaciones de Ejército, permitió el trabajo unificado entre soldados y ciudadanos, arrinconando y debilitando la capacidad criminal de los actores armados. La desmovilización de los paramilitares y la pérdida del temor de los pobladores para denunciar y participar en la consolidación de San Carlos, se convirtieron en los principales focos de retorno al municipio.

Hoy San Carlos se convierte en un escenario ejemplarizante después de vivir una de las peores oleadas de violencia. El trabajo mancomunado entre población y tropa, garantizaron la efectividad del trabajo de los ingenieros militares, quienes arriesgando sus propias vidas lograron eliminar de San Carlos la amenaza invisible y consolidarlo como el primer municipio libre de sospecha de minas. Sin duda, el trabajo ejemplarizante de los ingenieros militares denota el compromiso institucional del Ejército por garantizar la seguridad y tranquilidad de los colombianos, Esta es la luz de esperanza para todos aquellos caídos en una mina y el primer grano de arena para la recuperación de una Colombia libre de minas.

Anuncios
 
2 comentarios

Publicado por en abril 1, 2012 en Opinión Pública

 

2 Respuestas a “SAN CARLOS, la luz de esperanza para Colombia

  1. Martha Quiroga (@MarthaQuiroga2)

    abril 2, 2012 at 5:15 pm

    Colombia libre de minas, remangate, este tipo de eventos son los que debemos promover y mostrar al rededor del mundo, no esa farsa de liberaciones de secuestrados en la que Piedad Córdoba es garante, no tenían que hacer semejante show sólo tenían que dejar a los secuestrados en cualquier pueblo cercano y ya, que tristeza.

     
  2. ingenierosmilitares

    abril 12, 2012 at 6:50 pm

    Es gratificante para el arma de Ingenieros Militares poder entregar estos territorios libres de este flagelo. No hay que olvidar que son los Ingenieros del Ejército los únicos entrenados y certificados para realizar labores de desminado.

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: