RSS

LA CUESTION CUBANA

13 Abr

LA CUESTION CUBANAVuelve a agitarse en la VI Cumbre de las Américas el tema de la presencia de Cuba en los foros americanos, se señala que la OEA levantó las sanciones que pesaban sobre el gobierno comunista de la Isla y que en consecuencia debe ser invitada, el Canciller argentino propuso ayer que se llamara a Raúl Castro para que acudiera este sábado a las deliberaciones de la Cumbre en las mismas condiciones y calidades que los demás presidentes del continente.

El Canciller Timerman señaló que “Nosotros (32 de los 33 países participantes), consideramos que la mayoría debe decidir, pero no hay que imponer ni ignorar a nadie“, al referirse al hecho de que Cuba no haya sido hasta ahora invitada a participar en estas cumbres. La exclusión de Cuba, principalmente defendida por EE.UU. y Canadá, que alegan que su Gobierno no cumple con los requisitos democráticos fijados en 2001, es la causa de que el presidente de Ecuador, Rafael Correa, no vaya a estar en Cartagena.

Es paradójico que con ocasión de la propuesta de sabotaje a la Cumbre realizada en el seno de la ALBA (Venezuela, Cuba, Ecuador, Bolivia, Nicaragua, Antigua y Barbuda, Dominica, y San Vicente y las Granadinas), y ante la mediación del gobierno colombiano para impedirlo, haya sido el mismo gobierno cubano el que ha señalado que no tenía ningún interés de participar; el Secretario de la OEA señaló además que el organismo multilateral no ha recibido una solicitud formal del gobierno de la Isla para retornar a la OEA.

En febrero de este año, el canciller de Cuba, Bruno Rodríguez, había afirmado que la OEA  ya es un organismo que está “fuera de época” y que en vista de que “es irreformable, a su país no le interesa regresar a él”.  El diplomático aseveró entonces que la OEA es “una pieza de la Guerra Fría y de la dominación de Estados Unidos en América Latina”, por lo que aseveró que a su país “no le interesa” volver a ser parte del bloque[1].

Para la misma época el Subsecretario de Estado para Asuntos Públicos del gobierno norteamericano, Mike Hammer, había señalado expresamente que: El mensaje a La Habana es que si quiere participar debe iniciar el proceso con la OEA y despejar algunas de las preocupaciones sobre las libertades básicas que son negadas a los cubanos[2], de lo que se puede deducir es que al gobierno cubano no le interesa una discusión abierta sobre el tema, razón por la cual señala que no volverá a la OEA.

Siendo así las cosas, la posición de los Cancilleres en la reunión del día de ayer en Cartagena sólo tiene dos explicaciones: Una reacción tardía a las lamentaciones del presidente ecuatoriano Rafael Correa que se dolió que sus pares de la ALBA  no lo hubieren acompañado en su intención de sabotear la VI Cumbre, es el único país que no asiste, y dos, una arremetida del Foro de Sao Paulo por obtener alguna ventaja mediática en el desarrollo de la importante cita continental.

Debe recordarse que el 9 de noviembre de 1961, en uno de los momentos más tensos de la Guerra Fría, fue precisamente Colombia quien solicitó una reunión de ministros de Exteriores de Latinoamérica para analizar “las amenazas a la paz y a la independencia política de los Estados” del continente. Colombia aludió a “la intervención de potencias extra continentales, encaminadas a quebrantar la solidaridad americana”.

La convocatoria se produjo en un momento de especial preocupación por la creciente injerencia del comunismo soviético y chino en Cuba, que temían que pudiera extenderse por el continente. La reunión se celebró en Punta del Este (Uruguay) del 22 al 31 de enero de 1962, como órgano de consulta del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR). En el encuentro, los cancilleres declararon que la unidad continental y las instituciones democráticas de la región estaban en peligro por la intensificación de “la ofensiva subversiva de Gobiernos comunistas, sus agentes y las organizaciones controladas por ellos”.

Los ministros consideraron que los principios del comunismo eran incompatibles con los del sistema interamericano y, en una resolución de varios artículos, mencionaron “la continuada intervención de potencias chino-soviéticas” en América. Entre otros puntos, concluyeron que Cuba se había “identificado con los principios de la ideología marxista-leninista”, había establecido un “régimen político, económico y social fundado en esta doctrina” y aceptaba la “ayuda militar de las potencias comunistas extra continentales”. También citaron la amenaza de intervención armada de la Unión Soviética en América.

Por ello, declararon que el Gobierno de Cuba, como consecuencia de sus actos reiterados, “se ha colocado voluntariamente fuera del sistema interamericano”. La adhesión de cualquier miembro de la OEA al marxismo-leninismo, dijeron, “es incompatible con el sistema interamericano y el alineamiento de tal Gobierno con el bloque comunista quebranta la unidad y la solidaridad” del continente.

“Esta incompatibilidad excluye al actual Gobierno de Cuba de su participación en el sistema interamericano”, afirmaron los cancilleres en la resolución, en la que también pidieron a los países que suspendieran de inmediato el comercio y tráfico de armas y material de guerra con la isla.

Las sanciones contra Cuba recibieron entonces las dos terceras partes de los votos requeridos por el TIAR. A la reunión asistieron 21 naciones que habían ratificado el tratado en aquel entonces.

El cuestionamiento al caso cubano surge entonces de dos orillas opuestas: quienes consideran que 50 años de sanción ya fueron suficientes y que las causas objetivas que motivaron la sanción fueron superadas con el fin de la guerra fría; por otro lado, quienes sustentan que aún no se cumplen en la Isla las condiciones requeridas por la Carta Democrática de la OEA, aún vigente, sobre democracia, respeto a los DD.HH y al ejercicio pleno de todas las libertades consagradas a favor de los ciudadanos.

A modo de colofón, debe señalarse que si se aplicare de manera literal la Carta Democrática, son precisamente países como Venezuela, Nicaragua y Ecuador quienes también deberían ser excluidos por la involución de la democracia hacia la constitución de países con regímenes dictatoriales de un solo partido y por las graves violaciones a los derechos de los opositores, incluso retando al resto del continente al rechazar, incluso con la amenaza de la violencia, cualquier opinión en torno a la violación de dicho instrumento continental.


[1] TELESUR. Cuba afirma que la OEA es un cadáver de la guerra fría. 15 de febrero de 2012. En: http://www.telesurtv.net/articulos/2012/02/15/cuba-afirma-que-la-oea-es-201cun-cadaver-de-la-guerra-fria201d
[2] EL UNIVERSAL. EE.UU: Cuba debe volver a la OEA si quiere asistir a la Cumbre de las Américas. 13 de febrero de 2012. En: http://www.eluniversal.com.co/cartagena/actualidad/eeuu-cuba-debe-volver-la-oea-si-quiere-asistir-cumbre-de-las-americas-64765
 
 
Anuncios
 
1 comentario

Publicado por en abril 13, 2012 en Opinión Pública

 

Una respuesta a “LA CUESTION CUBANA

  1. Rosita Welcker

    abril 13, 2012 at 9:14 pm

    VERDAD QUE ESA CUMBRE ES UNA SOLA BASURA COMUNISTA Y INVITAR A CUBA ASESINOS DE LIBERTADES BLOQUEEN ESA CUMBRE YA PARTIDA DE RATAS INMUNDAS

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: