RSS

DIEZ AÑOS DE VERGÜENZA

04 May

DIEZ AÑOS DE VERGÜENZAEn Bojayá ya no duelen las cicatrices en el cuerpo, aunque están presentes, duelen las heridas del alma que algunos creen fueron necesarias para que otros vivieran mejor; jueces ¿de qué? Magistrados ¿de dónde? A consuma consideran a los agresores ‘luchadores altruistas’ y condenan a las víctimas a sufrir sus consecuencias ‘para que otros vivan mejor’.

A 10 años del ataque de las Farc contra la población civil de Bojayá surge la Marcha Patriótica que pretende borrar esa página de la historia; ni una simple disculpa por el crimen de los narcoterroristas, ni una sola referencia al derecho a la reparación, la verdad y la justicia.

Esas víctimas son solamente un elemento mercantil para que los conciliábulos de abogados, jesuitas y otros vagabundos afectos a los terroristas puedan gozar del derecho de expresión, tergiversando la verdad y justificando a los agresores y victimarios que conforman las organizaciones narcoterroristas.

Como premio a los autores de la masacre de Bojayá, Roy Barreras y algunos miembros del Congreso, aupados por las políticas apaciguacionistas del actual gobierno, impulsan un proyecto legislativo que garantiza la impunidad para las Farc y Eln, como lo vergonzosamente anuncia Human Rights.

Hagamos de la verdad histórica un elemento seguro para construir el muro  que conlleva el nombre de los soldados, los suboficiales y los soldados, que nacidos de la patria misma fueron asesinados por los terroristas.

Aseguro también, que los criminales que asesinaron a los soldados y en un momento de penitencia acepten su responsabilidad penal, puedan contribuir a la paz.  Que ustedes, acudiendo a la idiotez conceptual les permita transiciones idiotas, no me alcanzan en mi concepción de la vida.

Anuncios
 
2 comentarios

Publicado por en mayo 4, 2012 en Opinión Pública

 

2 Respuestas a “DIEZ AÑOS DE VERGÜENZA

  1. colombiapresente

    mayo 4, 2012 at 4:02 am

    Ya no duelen las cicatrices del cuerpo, duelen las heridas del alma. Eso ocurre con miles de colombianos víctimas de las narcoguerrillas; el drama de Bojayá se vive a diario en miles de hogares colombianos cuyos componentes han sido víctimas de los artefactos explosivos colocados por los terroristas en nuestra geografía nacional; miles de campesinos, indígenas y afrocolombianos han sido víctimas de las Farc y Eln, pero sus voces son convenientemente silenciadas, como lo son las de los soldados y policías víctimas de esos artefactos prohibidos por el derecho internacional humanitario y condenados a vivir un infierno desde la fría apreciación gubernamental apegada, ahí si, a los cánones de la disponibilidad económica. Es seguro que ningún soldado o policía ha sido considerado como beneficiario de las 100 mil casas gratis que propone el jugador de póker para mejorar su imagen.

     
  2. Ignacio Ríos

    mayo 4, 2012 at 7:59 pm

    No se sabe que pensar, al M19 lo amnistían, a los heroes militres del Palacio de Justicia los condenan; a los guerrilleros arrepentidos los indemnizan con casas, a los militares no les cumplen los aumentos del salario de acuerdo con la ley. La verguenza es dar la cara a un militar sabiendo como lo engañamos!!

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: