RSS

LA MANIPULACIÓN TERRORISTA DE LOS DERECHOS HUMANOS

04 May

LA MANIPULACIÓN TERRORISTA DE LOS DERECHOS HUMANOSRecientemente la Universidad Javeriana desarrolló un seminario sobre derechos humanos, celebrado en honor al sacerdote jesuita Xabier Gorostiaga, reconocido etarra que participó en las llamadas revoluciones cubana y nicaragüense.

Ya de por sí se desnaturalizaba el evento y daba a entender que era otra manipulación grosera del comunismo al tema de los derechos humanos, sobre los que aspiran sólo sean reconocidos a los terroristas y sus apologistas pero nugatorios a quienes no compartan la ideología marxista-leninista o de cualquiera de las vertientes del socialismo del siglo XXI.

Este sacerdote Gorostiaga, presentado como el “apóstol de la educación” pasó también por Panamá, Chile y otros países donde sembró su doctrina de la Teología de la Liberación que tanta sangre ha derramado en Latinoamérica. Por fortuna para Colombia, parece que por acá no estuvo, aunque esos oficios los han hecho muy bien los curitas Javier Giraldo y Francisco de Roux quien, entre otras cosas, es el provincial de la Compañía de Jesús en Colombia[1].

Uno de los temas insignia con que se promocionó el foro javeriano era el caso de la finca “Las Pavas”, en el cual supuestamente se permitiría la intervención de unos campesinos llegados de esa región y que presentarían su visión sobre la verdadera historia de esta estafa liderada por el curita de Roux y la Clínica Jurídica de la Javeriana; sin embargo se les impidió expresarse, sobre el tema solamente se permitió la intervención de Misael Payares, la ficha de los jesuitas en el montaje jurídico contra el Estado colombiano[2].

De entrada, los organizadores del foro académico descalificaron cualquier opinión contraria o que indubitara las tesis de Francisco de Roux, digno discípulo de Gorostiaga, y la Clínica Jurídica de la Universidad Javeriana. Sentaron una posición ideológica oficial del claustro universitario que impedía cualquier debate realmente académico sobre los casos presentados, teniéndose como “verdad revelada” y dogma de fe el pensamiento de Javier Giraldo y su Comunidad Intereclesial o de Francisco de Roux en el llamado VIII Seminario Permanente de Derechos Humanos, que hoy debe concluir con la esperada condena a la sociedad colombiana y la reivindicación de las organizaciones narcoterroristas como expresión de la combinación de las formas de lucha.

Tan manipulado ha sido este seminario que los campesinos provenientes de Las Pavas fueron sacados a empellones por insistir en exponer su verdad, los organizadores jesuitas los descalificaron como revoltosos desadaptados y violentamente los desalojaron de la sala donde se llevaba a cabo el evento en honor a Gorostiaga bajo el lema de los derechos humanos.

De la misma manera actúa el cura Giraldo en el Urabá con su Comunidad Intereclesial, incluso hay que recordar el asesinato, la desaparición y el desplazamiento de varios líderes de los derechos humanos de las comunidades afrocolombianas en las áreas de influencia de esa ONG que patrocina y cobija a las Farc; el cura Giraldo ha promovido acciones ante la CIDH para proteger a cabecillas de los frentes narcoguerrilleros que son presentados como activistas de los derechos humanos.

En la mañana de ayer 3 de mayo, el expositor era Nilson Pinilla quien disertaba sobre el caso del Palacio de Justicia; Pinilla, es el “apóstol” que le hizo la tarea al Colectivo Alvear Restrepo y a la narcoguerrilla del M-19 al condenar las acciones militares de ese evento, y tratar a los terroristas como héroes de la patria en el informe de la mal llamada Comisión de la Verdad[3]. De tal manera que la versión del Seminario será la absolución de los narcoterroristas y la condena al Ejército y al Estado colombiano, algo de esperarse en un evento signado por la atávica concepción marxista de la teología de la liberación.

Duele que sean estos oscuros personajes los que los gobiernos colombianos han señalado como depositarios de la memoria histórica del conflicto promovido por el narcoterrorismo contra el pueblo colombiano. Esa verdad manipulada es la que conocen las generaciones posteriores a los años 80 cuando comenzó la nueva etapa de la patria boba, interrumpida entre el 2002 y el 2010, pero nuevamente resucitada.

 


[1] PUENTES MELO, Ricardo. La Javeriana, Derechos Humanos y Libertad de Prensa. Bogotá, D.C. mayo 3 de 2012. En: https://mail.google.com/mail/?shva=1#inbox/13717be569f62451
[2] Ibíd.
[3] Ibíd.
 
Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en mayo 4, 2012 en Opinión Pública

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: