RSS

LA CUESTIÓN CUBANA Y LA DEFINICION DE LA DEMOCRACIA

11 May

En su discurso pronunciado el 29 de enero de 2012 ante la Primera Conferencia Nacional del Partido, el actual Comandante del Ejército cubano y Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, señalaba que en Cuba no iba a florecer el multipartidismo porque esa era una herramienta del sometimiento imperialista a los pueblos del mundo.

En una inédita explicación pretendió señalar que un partido único con poderes omnímodos era la mejor expresión de la democracia y que al pueblo le bastaba con conocer los lineamientos generales de las políticas de gobierno a través de la prensa, contralada, por supuesto, por el partido de gobierno[1].

Que el pueblo, en el caso cubano (el 97.7% de los electores), había aprobado mediante voto libre, directo y secreto, el art. 5º de la Constitución que señalaba al Partido Comunista como fuerza dirigente superior de la sociedad y del Estado, fruto legítimo de la Revolución, al propio tiempo su vanguardia organizada[2], es su deslenazble argumento de fondo.

En la isla caribeña, regida férreamente por el partido de los hermanos Castro Ruz (Fidel y Raúl), sólo circulan oficialmente dos medios de prensa escrita, el Diario Gramma y Juventud Rebelde, que se editan como órganos oficiales del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, lo que evita que el disenso frente a las políticas del partido no sea público y se tengan como únicas las ‘verdades’ de los miembros del Comité Central, obsecuentes servidores de los hermanos Castro Ruz.

En los últimos tiempos y gracias a los avances tecnológicos como la internet y las redes sociales, el mundo ha tenido un mayor conocimiento de la existencia de un amplio movimiento de oposición al Partido Comunista y la dictadura de los Castro Ruz, así se ha conocido la muerte por inanición en las cárceles del régimen de disidentes, las agresiones contra las Damas de Blanco, de ahí que en la isla se persiga fieramente a los blogueros y cualquier expresión que contradiga el discurso oficial, la libre expresión es considerada un delito grave contra el Estado cubano.

Teóricamente el Partido Comunista no interviene en el proceso electoral cubano, los candidatos son elegidos por asambleas y comités vecinales que se desarrollan en cada barrio de cada ciudad o municipio; en la asamblea se explican los méritos y cualidades de la persona o personas propuestas y una votación a mano alzada del vecindario reunido decide por mayoría las candidaturas finales. Incluso, dicen los defensores del régimen castrista, hasta los disidentes pueden participar y resultar elegidos, pero lo que no cuentan es que esas asambleas son dirigidas y manipuladas por los llamados Comités de Defensa de la Revolución de los que sólo pueden hacer parte los miembros oficiales del Partido Comunista.

Cuba tiene un poco más de 11.200.000 habitantes y sólo un 9% se encuentra afiliado al Partido Comunista, es decir 1.000.000 de cubanos que deciden y trazan el destino de los isleños. Lo que simplemente señala la tradición comunista de hacer gobiernos de minorías que, primero mediante el terror y luego por la coacción, someten a las grandes mayorías, esa fue la constante en el imperio de la URSS y en todos y cada uno de sus satélites.

Como puede observarse, el sistema político cubano es diametralmente opuesto a lo señalado en la Carta Democrática Interamericana, razón por la cual el gobierno de la isla no es reconocido por la OEA y se encuentra marginado de los eventos continentales. Este marginamiento ha querido ser superado por la dictadura de los Castro Ruz al crear ,junto a Lula da Silva, el llamado Foro de Sao Paulo y darle impulso continental al neocomunismo presentado como socialismo del siglo XXI.

Señalarse a sí mismos como víctimas por la exclusión continental y contando con el apoyo de gobiernos que han asumido ese socialismo como bandera y por otros indefinidos políticamente, los Castro Ruz han impuesto como dogma el que Cuba debe ser reincorporada al concierto americano así desprecie la democracia y las libertades civiles como fundamento de la unidad continental.

Ese es el modelo de gobierno que ha querido imponer Hugo Chávez en Venezuela y otros dirigentes afectos al llamado bolivarianismo que preconizaron las Farc y que hoy se materializa en el llamado Movimiento Continental Bolivariano, financiado con los dólares petroleros desde Caracas e instruido políticamente por los más ortodoxos voceros del comunismo internacional. En Venezuela, donde aún subsiste, a pesar de la agresión oficial, la libertad de prensa, se indica que al menos 60.000 cubanos han cooptado las altas esferas de decisión de la política nacional, incluyendo áreas sensibles como la seguridad nacional; tanto es así que el país ahora cuenta con un presidente que gobierna desde La Habana.

El fracaso del modelo comunista no sólo dio al traste con el proyecto imperialista de la URSS, sino que en Cuba ha originado un grave problema que los expertos llaman la “favelización” por referencia a los cada vez más grandes sectores que viven en condiciones de extrema pobreza. A pocos minutos del centro de La Habana,asentamientos de madera y chapa alojan a miles de cubanos que no salen en las estadísticas oficiales. Viven marginados por ser inmigrantes del interior, sin dinero para comer y sin servicios básicos ni ayuda estatal. Esas son las zonas vedadas a los paseantes que tanto elogian a Cuba como destino turístico.

Si el escándalo de la prostituta y los agentes del servicio secreto norteamericano en la pasada Cumbre de Las Américas le dio la vuelta al mundo, logrando incluso la estigmatización de Cartagena, que podría decirse en Cuba, donde la prostitución es un delito, de la legión de “jineteras” que por unos pocos dólares están dispuestas a vender favores sexuales a los turistas y ello incluye a niñas y niños de muy corta edad. La versión de la dictadura es que en la isla no hay prostitución y los menos cándidos miembros del poder, se refieren a ella no como ejercicio de actividad sexual, sino como “guías turísticos informales”.

Claro que el gobierno cubano niega esa realidad, no acepta reconocer el fracaso del modelo político y económico impuesto mediante las armas y cuando debe hacerlo encuentra la justificación a la mano, echarle la culpa al bloqueo mercantil impuesto por EE.UU desde la crisis misilera de 1962. Convenientemente callan que ese bloqueo es más una formalidad que una realidad; muchos países, incluida Colombia, mantienen algún tipo de relaciones comerciales con la isla.

Pero como sucede en los países comunistas, socialistas, bolivarianos o como den en llamarse, los ingresos percibidos por el comercio internacional van a parar en primera instancia a los bolsillos de la minoría que maneja el poder y el resto a promover el modelo político para justificar su estadía en el gobierno, muy poco o casi nada a mejorar la calidad de vida de los ciudadanos.

Craso error cometen las democracias americanas en pugnar por el retorno de Cuba a la comunidad continental, aceptando ahora que lo argüido en 1962 es obsoleto, mientras en Cuba las condiciones políticas, sociales y económicas no han cambiado, la isla se detuvo en esas épocas e incluso retrocedió frente al desarrollo mundial. Apoyar la tesis de la reincorporación del gobierno dictatorial comunista es darle una bofetada a los miles de mártires que han muerto en Cuba por la democracia, a los cientos de miles de cubanos que tuvieron que abandonar su patria como muestra de rechazo al régimen.

El mejoramiento de las relaciones exteriores de nuestros países no puede pasar por hacer de lado la realidad del pueblo cubano, ni puede esperar a que los dictadores Castro Ruz se acaben de morir de viejos para aspirar a un cambio, Raúl Castro lo anunció: Hay que estar dispuestos a buscarnos problemas defendiendo nuestras ideas y enfrentando con firmeza lo mal hecho (…) por eso creo que no hay que avergonzarse de los errores (…)sin abandonar, ni por un instante, el legado martiano y la doctrina del marxismo leninismo que constituyen el principal fundamento ideológico de nuestro proceso revolucionario[3].

El actual gobierno cubano no abandonará sus dogmas pese al sufrimiento de su pueblo y con la cercana finalización del imperio de los hermanos Castro Ruz, por el inevitable paso del tiempo, el Partido Comunista de Cuba tiene los sucesores interesados en su mantenimiento ideológico, cuentan para ello con los dólares que se quiten a la mesa de cada venezolano y a la idiotez perpetua de ciertos democrateros que se niegan a ver las realidades para satisfacer sus ambiciones electoreras.


[1] DIARIO GRAMMA. Lo que nos corresponde es promover la mayor democracia en nuestra sociedad, empezando por dar el ejemplo dentro de las filas del Partido. La Habana, Cuba, lunes 30 de enero de 2012. En: http://www.prensaescrita.com/adiario.php?codigo=AME&pagina=http://www.granma.cubaweb.cu

[2] Ibíd.

[3] Ibid.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en mayo 11, 2012 en Opinión Pública

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: