RSS

PIEDAD, TEN PIEDAD DEL PUEBLO COLOMBIANO

15 May

Juro que me gustó la imagen de la Piedad Esneda Córdoba Ruíz presentada por la Separata Bocas de El Tiempo para este pasado día de las Madres[1], hasta llegué a conmoverme por el título de la nota dedicada a ella,Piedad en el espejo, pero me fui a buscarlo y en la internet encontré 1.780.000 resultados iguales[2], de manera que no era ninguna novedad.

Así que por pereza o comodidad, debo referirme sólo al ejemplar de la Separata escrita para referirme a este comentario, en tanto me toca digitar lo pertinente y no recurrir al copie y pegue tan de moda.

Leí el artículo brillante y convenientemente manejado por María Paulina Ortiz, con Fotos de Sebastián Jaramillo, para mostrar una Piedad Esneda aproximable a la imagen de madre que existe en el mundo; querían que los colombianos viéramos a una mujer que realmente se conmueve por todas las víctimas que la violencia ha provocado en Colombia, que llora y sufre no sólo por la suerte de sus propios hijos, sino por todos los colombianos y de ahí su dedicación a las Farc.

El artículo comienza diciendo que Piedad está aburrida de vivir en el centro de Bogotá y les señala el sitio en los cerros de Bogotá donde fincará su nueva vivienda, seguramente en Ciudad Bolívar porque “al norte no va a irse ni de fundas”, la primera impresión que me dio fue imaginarme al Comandante Chávez viviendo en Petares y no en La Habana, en tanto ello significaría que Piedad es más radical que su maestro en el arte marxista-leninista de la proletarización de sus exponentes.

Comprendo y siento con la entrevistada el dolor y el llanto por la muerte de sus seres queridos, es apenas una muestra de solidaridad que debe señalarse, sin ‘invocar a Dios’ como lo dicen nuestras autoridades judiciales, porque somos un país laico, no ateo como hubieren querido señalar.

Pero llego al capítulo de la desaparición de su hija Natalia, un capítulo lleno de dolor que invadió las páginas de los medios de comunicación atribuyéndole el hecho al Estado Colombiano (para eso está el MOVICE), o a los paramilitares; cuando se determinó la realidad y se concluyó que Natalia, de pronto desesperada por la rigidez maternal, se había volado con un novio protestante a residir en España y sin despedirse de ella, termina señalando a los protestantes como hampones paramilitares que usaron ese medio[3].

Ya entonces me comienzan las dudas, habla Piedad Esneda, la mamá dolida por el abandono de la hija, o habla Teodora, la apologista, atribuyéndole a otros la culpa de los frutos que su pérdida cosecha ocasionó. Piedad no tiene razón al señalar que los centros de oración cristiana (sean católicos, protestantes, musulmanes o de cualquier otra denominación), lo son, acudiendo a la interpretación judicial del Estado laico, como dirían los jueces y magistrados colombianos, empresas criminales no valuables en la Constitución[4].

No es de desconocimiento público que los enemigos de la democracia siempre han señalado a la religión como ‘opio del pueblo’ y que están dispuestos a retomar el camino para invocar la protección de ese presunto Dios inexistente como elemento mediador a sus problemas; basta ver como lo hace Chávez, declarado comunista, al pedirle a Dios y a ese ‘Jesucristo Crucificado’ su ayuda para seguir hundiendo a Venezuela; vainas de la santería cubana.

De ahí para adelante, tenía que mejorar la objetividad en el análisis del discurso; los lloriqueos de Piedad Esneda están ligados a lo descrito en los 400 vasos de cristal. Hay que comprenderlo, desde la obra de el español Tino Fernández plantea la obra ‘Por quien lloran mis amores‘ como un intento de abordar el universo femenino, donde se contrapone constantemente la fragilidad como forma de derrotar a un enemigo que Piedad considera es el Estado,  argumentando que el Partido Liberal de Izquierda es su Partido y que su enemigo es la sociedad y que es el todo el mundo que la contradiga; ella debe parecer más entonces líder de marchas patrióticas como las de Mao, en tanto que no puede presentarse como un ejemplo de Bakunin, o antes del que mundialmente propusieron Gorbachov o los neorevolucinarios chinos, que quieren experimentar el modelo comunista de trabajo con el modelo capitalista de la producción y el aprovechamiento de la plusvalía a favor de Comité Central de lo que su atavismo histórico pueda producir.

Piedad Esneda Córdoba Ruíz y sus áulicos vivientes en el Congreso, ni han podido definir la izquierda del partido liberal, ni pueden vivir sin las acaricias del modelo que dicen combatir.

No todos los colombianos que siguen el descabellamiento del Estado social de derecho, saben lo que quieren las narcoguerrillas: en medio del derrumbe nacional siguen la rumba tradicional de la exportación de drogas. Rico es para el narcoterrorismo no sólo recoger el productos de los campos de producción de narcóticos y llevárselo a la sociedad capitalista; por si acaso lo distribuyen aquí, para tener suficientes redes de información, inteligencia y hasta de combate cuando algo del negocio este en riesgo.


[1] BOCAS. Piedad en el espejo. El Tiempo. Mayo 2012. Edición No. 8.  Pág. 58.

[3] BOCAS. Piedad en el espejo. Ob. Cit.

[4] Recurriendo a esa interpretación que quiere dársele al derecho penal, todo sacerdote católico es pedófilo, todo católico es cavernario; pero mantener la tesis del asesinato del niño no nacido es democrática, el reconocimiento de los hechos contra-natura si es democrático. Pero más allá, los crímenes de la guerrilla son ‘altruistas’ y si alguien debe morir, es para que otros vivan mejor como lo expuso y es jurisprudencia aceptable y no cuestionable el señor Carlos Gaviria Díaz.

Anuncios
 
1 comentario

Publicado por en mayo 15, 2012 en Opinión Pública

 

Una respuesta a “PIEDAD, TEN PIEDAD DEL PUEBLO COLOMBIANO

  1. Léo de Albuquerque

    mayo 17, 2012 at 2:06 pm

    Senhores editores, inicio esta pedindo desculpas por me expressar em português do Brasil, onde resido, mas como português y espanhol são linguas aproximadas, resolvi não escrever em sua língua por receio de errar muito.. Tenho este site como meu preferido. Lendo este artigo, lembrei-me de uma frase espirituosa dita por um professor da Universidade de Brasília: “O comunismo é a única doença mental sexualmente transmitida”. Acredito que esta senhora Piedad tenha tido parceiros (as) que a contaminaram. Aqui, no Brasil, temos dezenas, centenas ou milhares dessas contaminadas, inclusive a que ocupa a presidência deste país.
    Aos colombianos meus mais afetuosos votos de dias melhores que certamente virão.

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: