RSS

UNA FISCALIA DEGRADADA A LO MEDIÁTICO

01 Jun

UNA FISCALIA DEGRADADA A LO MEDIÁTICOMientras miles de colombianos esperan algún pronunciamiento de la Fiscalía General de la Nación sobre la suerte de sus deudos, el ente investigador se empacha en el consumo de la inmediatez que sus operadores aprovechan de los medios para hacerse una carrera como futuros litigantes; así lo hemos apreciado en los casos de los mal llamados ‘falsos positivos’, el caso Colmenares, el tortuoso proceso de los Nule y muchos más que ocupan las páginas noticiosas de la actualidad.

Sea cualesquiera que sea la motivación de los fiscales de conocimiento, lo cierto es que la presunción de inocencia y el derecho a un debido proceso han quedado sepultados ante el afán mediático de los fiscales, que mediante declaraciones y filtraciones de pruebas recogidas por la fiscalía, son capaces de destruir en un momento el capital moral, social y judicial de cualquier persona que caiga en sus redes y entre mayor sea su arraigo social, mayor es la sevicia de estos funcionarios.

La etapa investigativa del proceso penal solía estar acompañada de algo que se llamaba la reserva del sumario, en tanto implicaba investigar la realidad fáctica y jurídica que ha favor del procesado o en contra del mismo la acompañara. Hoy no, los fiscales se convirtieron en parte del show mediático y sin ningún pudor esgrimen ante los medios lo que ellos consideran ‘pruebas fehacientes’ de su acusación, de tal manera que el procesado llega al juicio desprovisto de todo elemento de defensa, algo similar a lo parecido en los juicios de la santa inquisición, esos juicios donde sólo Dios podía rescatarlos de la cantada sentencia.

Esa es nuestra Fiscalía General de la Nación, que ha convertido en ‘señores de la justicia’ a los criminales capturados; basta una palabra de ellos contra quienes los persiguieron por años para someterlos a la justicia, para convertir al agente del Estado en culpable de los crímenes del delincuente, con la obvia capacidad del Fiscal para interpretar y adecuar su tesis acusatoria aún cuando el criminal se retracte de sus declaraciones provechosas.

En lo reciente nada más explicativo. En el caso Colmenares han pesado más las presiones de un grupo étnico nacional que el deseo de hacer justicia; el fiscal de turno, Antonio Gonzáles, por razones étnicas está más cerca de la parte civil en el proceso, que incluyen incluso amenazas a la juez que conoce del proceso; a estas alturas del proceso y la dilación de términos por parte del mismo fiscal, apenas puede señalar que sus indagaciones lo están aproximando a crear una hipótesis jurídica.

Hay que reconocer que en honor a la verdad, la Fiscalía determinó reemplazar a su fiscal en el proceso; ojalá y dadas las mismas dudas creadas, la Fiscalía aprenda a orientar sus acciones, no a favorecer algún interés particular, sino el máximo objetivo por la que existe, garantizarle a los colombianos una verdadera y pronta justica.

Es que no hay nada más patético que un fiscal que toma abiertamente partido por alguna de las partes en conflicto, como lo hizo Antonio González que hasta se inventó la ‘cazadora de mentiras’ para sustentar sus tesis frente a las acusadas, no de cometer el crimen, sino de haber participado por omisión en el mismo.

¿Algo parecido justificaran en el caso de Sigifrido López y todos los demás funcionarios del anterior gobierno objeto de sus vindictas políticas? ¿El circo de Valerie seguirá siendo la constante de nuestra precaria justicia? No es por menos que el informe del Departamento de Estado de los EE.UU se refiere a la precariedad de nuestro sistema judicial, que al parecer solo opera para reconocer beneficios pensionales a sus propios miembros y para dejar de paso el recibo de botines, fiestas y agasajos que cualquier delincuente pueda dedicarles.

De ser cierto que la Fiscalía decidió retomar el caso Colmenares, por los excesos mediáticos de su representante en el proceso; ojalá asuma con valor los excesos llevados a cabo por sus representantes en los casos que arbitrariamente asumieron para deslegitimar la Justicia Penal Militar; que quedo algo en claro, los fiscales que tengan aspiraciones políticas, que se dediquen a ellas y no ha entorpecer el curso de la justicia, son precisamente miembros de ASONAL.

 

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en junio 1, 2012 en Opinión Pública

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: