RSS

LA ANDANADA COMUNISTA A FAVOR DEL MARCO PARA LA PAZ

07 Jun

LA ANDANADA COMUNISTA A FAVOR DEL MARCO PARA LA PAZEn el escenario político visible, pareciere que el Partido Comunista y las Farc, a través de la llamada Marcha Patriótica, se opusieran al marco para la paz impulsado por Juan Manuel Santos en el Congreso colombiano, pero tras bambalinas mueven sus fichas ideológicas para convencer al país de su necesidad a fin de superar 50 años de conflicto.

Basta leer lo que dicen entre otros, León Valencia en la revista Semana[1]; de manera habilidosa el exterrorista del Eln engaña señalando que la crítica al llamado marco para la paz proviene de los sectores extremos que sólo ven en el guerrerismo la salida, equiparando al expresidente Álvaro Uribe Vélez y al cabecilla de las Farc Luciano Marín Arango, alias Iván Márquez, tratando de reducir el asunto a una mera interpretación política, al decir que cada vez que surge la posibilidad de unas negociaciones de paz para poner fin a la guerra, las fracciones extremas de los bandos endurecen las posiciones, intensifican su protagonismo y son capaces de promover o realizar acciones para crear un ambiente especialmente negativo en la opinión pública y en las filas de los contendientes hacia cualquier solución negociada.

La izquierda, bajo cualquier denominación que quiera dársele a los comunistas, siempre ha mentido y ha engañado para justificar su rechazo a la paz y su acogida a la ‘combinación de las formas de lucha’, tratando de legitimar el fracaso de todos los procesos de paz, fracaso nacido de su convicción de alcanzar el poder e instaurar la dictadura proletaria a través de las armas. Pero como esto no lo pueden decir públicamente, entonces acuden a la falacia de culpar al Estado y especialmente a su Ejército, de ser los causantes de la ruptura de los procesos.

León Valencia acude a un sofisma para darle sustento a sus argumentos; dice que estas tácticas de confrontación le han fracasado a las Farc, pero también al Estado, al señalar que:

Les fracasó a las Farc, que a mediados de los noventa se lanzaron a construir grandes unidades militares y campamentos inmensos, a tomar bases fijas del Ejército e importantes cascos urbanos, a rodear a Bogotá con 11 frentes, a intensificar la confrontación en el sur y a crear un escenario de guerra en la costa norte. Querían formar un ejército y tenían la ilusión de que la población urbana se levantaría para acompañarlos en la toma del poder.

Con esa quimera desecharon las negociaciones del Caguán. Todo se les vino al suelo en el primer lustro del siglo XXI con un costo incalculable en vidas de combatientes y de civiles. Regresaron a las unidades pequeñas, móviles, dispersas, letales para la fuerza pública y con una capacidad enorme de perturbación de importantes zonas del país, pero sin posibilidad alguna de llegar al poder mediante la acción armada.[2]

La primera aseveración contiene un elemento verdadero, el fracaso de las Farc como proyecto político-militar que tiene como fin engañar al lector para introducir una falacia, la letalidad de las pequeñas unidades terroristas para la fuerza pública, ocultando que la permanencia de esas pequeñas unidades es realmente resultado de los acuerdos criminales de las Farc con la delincuencia común narcotraficante que las convirtió en su propio y particular esquema de seguridad armada.

Luego señala la gran mentira:

Le fracasó a Uribe, que ilusionó al país con la liquidación total de la guerrilla. Para ello duplicó la fuerza pública, que saltó a 470.000 efectivos. Elevó la inversión en defensa a 5 puntos del PIB, una cifra escandalosa de más de 21.000 millones de dólares, dados los 429.500 millones de dólares que registró el PIB en 2011. Se abrazó a Bush y puso la política exterior a girar alrededor de su apuesta militar lesionando gravemente la relación con los vecinos suramericanos. Envileció al Ejército con los falsos positivos.

El gobierno Uribe planteo una estrategia integral del Estado para combatir los factores criminales que amenazan la seguridad nacional y la convivencia pacífica, estrategia que alcanzó resultados innegables al desvertebrar las estructuras delincuenciales de las Farc y lograr la reducción de más del 50% de su capacidad criminal; de cerca de 30.000 alzados en armas al servicio de la banda narcoterrorista en 2002, en el 2010 apenas si llegaban a cerca de 12.000. Esa estrategia permitió demostrar que los cabecillas de las Farc no eran intocables y devolvió a las Farc a su estado primigenio.

Hay que poner cuidado como remata su aseveración, señala que Colombia tiene un Ejército ‘envilecido’, algo contrario a la realidad; el Ejército colombiano cuenta con una de las mayores aceptaciones sociales y populares del mundo entero, diversas mediciones muestran como el 82% de los colombianos están de su lado, pero hay que machacar sobre el tema de los ‘falsos positivos’ para combatir esa aceptación.

Vender la idea de que la PDSD fracasó es una tarea de primer orden para los comunistas y las narcoguerrillas, conveniente para expandir la idea de la imposibilidad de vencer a las guerrillas por la vía militar ocultando que fue precisamente la acción militar la que ocasionó la desmovilización, la captura o la baja de ese 50% de fuerza que perdieron en 8 años, algo que no se había alcanzado en los 40 anteriores.

La labor del comunismo y las narcoguerrillas, acompañados por los idiotas útiles que sirven a su causa, al vender la tesis de la inderrotabilidad militar de esas bandas criminales, tiene por objeto quebrar la voluntad de lucha del pueblo colombiano y sus FF.MM., convencer al enemigo de la imposibilidad de alcanzar la victoria es una táctica militar utilizada por los ejércitos desde tiempos inmemoriales (Sun Tzu) y es lo que se está haciendo desde diversos canales al señalar el cansancio del pueblo colombiano ante 50 años de lucha antiterrorista.


[1] REVISTA SEMANA. ¿Ganarán el pulso Uribe y Márquez? León Valencia. Opinión. Sábado, 2 de junio de 2012. En: http://www.semana.com/opinion/ganaran-pulso-uribe-marquez/178181-3.aspx
[2] Ibíd.
 
 
Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en junio 7, 2012 en Opinión Pública

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: