RSS

LA ACUSACIÓN GRINGA CONTRA EL GENERAL SANTOYO

19 Jun

LA ACUSACIÓN GRINGA CONTRA EL GENERAL SANTOYO

Sumamente grave la acusación que un Fiscal del estado de Virginia, EE.UU., presenta contra el General (r) Mauricio Santoyo (PN) y otros Oficiales, basado en las declaraciones de narcotraficantes extraditados como Mancuso, Macaco, el Tuso, quienes han señalado al alto Oficial de ser cómplice de sus actividades criminales y de haber puesto la institución oficial al servicio del narcotráfico a cambio de reconocimientos económicos.

La gravedad del asunto no sólo gira en que el Oficial haya sido el responsable de la seguridad presidencial en el gobierno pasado, sino que en sus dichos los narcotraficantes extraditados pretenden involucrar a otros altos Oficiales de esa Fuerza y del Ejército Nacional. Las autoridades de EE.UU han señalado que no sólo cuentan con las declaraciones de los delincuentes, sino con otras pruebas recogidas por la misma Policía Nacional y la Fiscalía General de Colombia.

Las declaraciones de los narcotraficantes involucran de la misma manera al General (r) Oscar Naranjo y al actual Director General José Roberto León, al General (r) Alberto Moore y otros Oficiales; debe recordarse que ya habían intentado vincular al exdirector General (r) Rozo José Serrano; de tal manera que no pueden ser tenidas como prueba plena de responsabilidad de los acusados, en tanto tales declaraciones pueden seguramente constituir un acto de venganza contra los Oficiales de la Fuerza Pública por parte de los narcotraficantes extraditados, quienes se consideran traicionados por el Estado colombiano frente a los acuerdos alcanzados para desmovilizar las autodefensas ilegales en 2004.

Debe recordarse que los narcotraficantes extraditados comenzaron a declarar contra funcionarios y miembros de la Fuerza Pública con posterioridad a las visitas que en las cárceles norteamericanas les hicieran Piedad Córdoba e Iván Cepeda, lo que hace más dudoso cualquier testimonio en cuanto no buscaría la verdad y la justicia, sino la deslegitimación del Estado colombiano ante la comunidad internacional.

En el caso del General (r) Santoyo, el expresidente Uribe Vélez ha señalado que tuvo conocimiento al final de su mandato de que un expolicía colombiano había declarado contra el alto Oficial, pero no tuvo conocimiento si la institución o las autoridades colombianas habían iniciado alguna investigación a partir de esas denuncias, en tanto el Oficial había pasado a retiro antes de culminar el período.

Es un hecho que los detractores del expresidente Uribe utilizan y van a arreciar su campaña de desprestigio del anterior gobierno, recurriendo a la explotación mediática de este caso, dejando de lado los otros factores que lo rodean para centrarse en acusaciones contra la persona de Uribe como promotor de la carrera de Santoyo, tergiversando la verdad pues este Oficial fue promovido por el anterior Director de la Policía, General (r) Oscar Naranjo y su ascenso a General fuera aprobado por el Senado, después de que el Consejo de Estado revocara una sanción de destitución que le había impuesto la Procuraduría.

Desafortunadamente el hecho de presentarse esta acusación daña la imagen construida en los últimos años y nos pone a la par de gobiernos vecinos señalados de complicidad de su alta oficialidad con el narcotráfico; por lo tanto el gobierno nacional debe acudir y contribuir con la defensa de los acusados si existen evidencias de ausencia de responsabilidad en los delitos que se les imputan, debe primar el principio de inocencia hasta que el ente acusador no demuestre lo contrario; sentaría un mal precedente que el gobierno omitiera su deber de defensa de sus nacionales, especialmente cuando estos se encontraron o se encuentran vinculados a la Fuerza Pública.

Si existe prueba plena de responsabilidad, las autoridades colombianas y en especial la Fuerza Pública, debe respaldar cualquier sanción ejemplar porque quienes hayan incurrido en esas conductas punibles habrían deshonrado el honor de las instituciones y de la sociedad colombiana; lo que no se puede admitir es que estos hechos se conviertan en elemento de discusión política para deslegitimar las Fuerzas y las instituciones por parte de los enemigos de la patria.

 

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en junio 19, 2012 en Opinión Pública

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: