RSS

EL FRENTE 15 DE LAS FARC CUMPLIÓ LA TAREA

26 Jun

EL FRENTE 15 DE LAS FARC CUMPLIO LA TAREASeguramente en las páginas de Anncol, donde publican sus partes de guerra, el Frente 15 de las Farc podrá anotarse un triunfo completo, la señora Martha Yadira Tapiero, cuyo hijo por nacer fue asesinado por estos terroristas, murió en la ciudad de Neiva. Esta mujer, que apenas llegaba a sus 18 años y sintió como los narcoguerrilleros asesinaban a su hijo por nacer, no representaba ningún riesgo o amenaza para la organización criminal, la asesinaron por placer insano.

Hay que recordar que el Frente 15 de las Farc emboscó y asesinó desde viviendas civiles y vestidos como simples campesinos, a una patrulla policial que acudió en auxilio de la señora Martha Yadira Tapiero quien iba a dar a luz, el vehículo policial era el único disponible para prestarles a la señora y a su hijo la asistencia humanitaria necesaria. Para los terroristas las vidas dilapidadas no tienen valor, allí murieron los patrulleros Cristian Alberto Moreno Espinosa y Alberto Paz Muñoz, la partera Berenice Almansa Cifuentes, de 63 años de edad; el niño de 10 años Guillermo Avendaño, tras recibir un balazo en la cabeza, y el bebé que esperaba Martha Yadira, quien murió el vientre de su madre, a esa lista fúnebre se suma ahora Martha Yadira.

Los hechos criminales cometidos por el Frente 15 de las Farc, tuvieron lugar el 3 de junio de 2012 en La Montañita, Departamento del Caquetá, y fueron ejecutados por los mismos bandoleros que secuestraron al periodista francés René Langlois, quien después de ser liberado se explayó en loas a sus victimarios, diciendo que eran gentes buenas que no tenía otra opción.

Habrá que preguntarse entonces si la pobreza, la miseria o la exclusión social, política o económica, son causales exculpativas para quienes tienen la sangre fría de atacar a balazos a una parturienta, a su bebe y a otro menor ajeno a los hechos, a la partera y a los policías que acudieron en auxilio de la primera. Que nos cuente Langlois su visión humanista y profesional, como periodista, de estos hechos.

Es diciente que ninguna de las ONGs que pululan en el sur colombiano haya denunciado este crimen de lesa humanidad, que Iván Cepeda o Piedad Córdoba no hayan rechazado al menos el asesinato de una madre y su bebe por nacer, de un menor ajeno a los hechos y una mujer adulta mayor que asistía el parto. Ellos no cuentan como víctimas del conflicto armado interno, no existen ni existieron para la cuenta de víctimas de quienes serán próximamente beneficiarios del marco de la paz aprobado por el Congreso de Colombia.

Martha Yadira y su bebé, el niño Guillermo Avendaño, la señora Berenice Almansa, los policiales Cristian Alberto Moreno Espinosa y Alberto Paz Muñoz, serán apenas un recuerdo para sus más próximos dolientes, porque en las cuentas oficiales y de las ONGs ni siquiera serán tenidos como víctimas del conflicto porque representan lo que la izquierda no quiere que se sepa; ese crimen, que a la luz del derecho internacional es un delito de lesa humanidad, será cobijado con el embeleco de la justicia transicional.

El Frente 15 de las Farc cumplió debidamente su tarea, las vidas de los seres humanos no importan si de tratar el régimen narcoterrorista se trata, en la más clara demostración de los principios bolivarianos que defienden su Marcha Patriótica y todos los embelecos creados por el Partido Comunista.

Langlois debió contar o debe contar en sus reportajes sobre el conflicto, como los terroristas de las Farc consideran estos asesinatos como parte integral de su guerra contra el Estado colombiano para defender a los menos favorecidos. Por lo menos, eso es lo que deben a la sociedad los oficiosos defensores del marco de la paz, los apologistas de la violencia como método para combatir las desigualdades sociales o económicas que subsisten en el país. No sólo Langlois, los comentadores y opinadores que a diario se despachan en los medios, especialmente contra la Seguridad Democrática y a favor de la frustración del sueño narcoguerrillero de haber arribado a otra etapa de su guerra.

Estos comentaristas y opinadores insisten en presentar unas narcoguerrillas robustecidas y en un plan de ofensiva por la reiteración de crímenes como el cometido contra Martha Yadira, su bebe, el niño Guillermo, la señora Berenice y los dos policiales. De la misma manera como celebran para asegurar sus dichos, cada emboscada, cada campo minado, cada francotirador, que produzca bajas en la Fuerza Pública.

Todo sea en virtud de la libertad de expresión que consagran los fundamentos de esta sociedad regida por un Estado social de derecho, pero hay que tener límites para preservar los valores que la cohesionan, de lo contrario es fabricar un estado apacible sujeto a la dictadura de un solo partido como lo orientaron Marx, Engels y Lenin y fuera puesto en evidencia por los Stalin, Maos, el Pol Pot y que ahora se vive en Cuba, Venezuela y en alguna medida en otros países latinoamericanos, recicladores de la vergüenza comunista que perdió vigencia en los 90.

Martha Yadira no tendrá un jardín como el levantado oportunistamente por el alcalde Petro en el Parque Nacional en honor a otra mujer víctima injustificable, Rosa Elvira Cely. Su muerte no ocupa las páginas de los medios porque no tuvo el nivel social o económico que pueden pagar informaciones sobre procesos penales relativos al homicidio de algún prestante miembro de nuestra sociedad y derivados de una fiesta, de una borrachera, de un accidente.

Martha Yadira se convertirá en otra fría cruz de un cementerio olvidado, yacerá junto a su bebé, al niño Guillermo Avendaño, la señora Berenice Almansa, los policiales Cristian Alberto Moreno Espinosa y Alberto Paz Muñoz, mientras en Colombia Iván Cepeda y su cohorte reclamaran la muerte de cabecillas y miembros de las Farc, los mismos o similares que están en el Frente 15 y atacaron sin piedad el momento en que una madre iba a dar a luz a un hijo.

Si estos hechos no conmueven a la sociedad colombiana y motivan el rechazo a los beneficios que el marco por la paz promueve para los victimarios, dejemos de creer entonces que esta patria es soberana, independiente y autónoma, pleguémonos entonces a los designios del narcoterrorismo y el bolivarianismo que ahora nos acosan.

Anuncios
 
1 comentario

Publicado por en junio 26, 2012 en Opinión Pública

 

Una respuesta a “EL FRENTE 15 DE LAS FARC CUMPLIÓ LA TAREA

  1. gamg73

    noviembre 20, 2012 at 10:19 pm

    Que operaciones militares se han realizado en contra de este frente narcoterrorista?. Despues de observar el video de Langlois me causo dolor patrio ver como esos heroes fueron asesinados por estas lacras y no recibieran ahi mismo su merecido. Saludos.

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: