RSS

ELN QUIERE HABLAR DE PAZ

26 Jun

ELN QUIERE HABLAR DE PAZEl vergonzante apéndice de las Farc, sometido a una precaria situación de supervivencia, vuelve a dar luz de su existencia. En un comunicado de este lunes 25 de junio de 2012, indican que la lucha armada solo ha dejado resultados desastrosos para sus proyectos políticos.

La comandancia del Eln le propone con toda consideración a su vocero Alí Rodríguez Araque, el veneco secretario de la UNASUR. “que oiga a todos los luchadores por la paz de Colombia y se tenga en cuenta la diversidad de planteamientos de las partes, en torno a la búsqueda de la paz para nuestro país (…) Dentro de este marco, solicitamos un espacio para expresarle a usted como Secretario de Unasur, nuestras reflexiones sobre el conflicto colombiano y la urgencia de un proceso de paz auténtica para Colombia”, expresa la carta que evidentemente no fue escrita por los miembros del COCE que disfrutan el exilio venezolano, sino por los desesperados cabecillas de las pequeñas estructuras criminales que aún reclaman la permanencia del ELN como actor válido del conflicto y beneficiario absoluto del marco para la paz[1].

Nada ha movido al presidente Juan Manuel Santos para trazar la línea que diferencia un crimen político de rebelión y los delitos de lesa humanidad que impiden la amnistía e indulto que quisiera promover a favor de las narcoguerrillas, mientras de la barrera mira como las FF.MM colombianas son conducidas al suplicio, al altar de la derrota que él mismo viene creando.

Frente al acto legislativo del marco de la paz, el gobierno Santos debe serias explicaciones, como las reclamadas por el senador Juan Carlos Vélez Uribe (La U), quien considera que antes de pensar en beneficios a los ilegales, primero hay que definir si en Colombia hay conflicto armado interno, si las guerrillas son rebeldes, delincuentes políticos o son terroristas. “Pero el Gobierno lo tiene que definir claramente”.

Vélez considera que las FARC y el ELN “son terroristas” y por tanto no pueden tener vocería política. “No me parece que los guerrilleros con delitos atroces puedan participar en política. Alguien que asesine, secuestre, no puede representar al pueblo”.   El senador de La U también explica que, actualmente, no hay ninguna norma que permita la desmovilización de los grupos ilegales, y que el “marco jurídico” para conseguirlo debería ser la prórroga de la ley de justicia y paz, una de las últimas propuestas del gobierno Uribe y que fue rechazada por el Congreso.Lastimosamente el gobierno Santos no ha respondido de la misma manera y pese a la identidad de la grosería contra el pueblo colombiano, como lo hizo con su niña predilecta, la reforma a la justica, que le garantizaba el control absoluto del Legislativo y el Judicial.

Juan Manuel Santos, haciendo gala de su indefinición política, va a terminar traicionando la institución militar; va a terminar poniendo al soldado y al policía como víctimas propicias que pueden sacrificarse en el altar de la paz que él mismo viene diseñando desde las propuestas de despeje que concluyeran en la triste historia del Caguán.

Ya lo hizo cuando inventó a favor de la izquierda el término de los ‘falsos positivo’ y lo ha hecho al impedir que el art. 221 de la Constitución tenga plena aplicación.

Algo que debe tener en claro el Ejército colombiano, es que el grumete Santos Calderón solo tiene intereses personalísimos;, que no dudará en sacrificar a los soldados para alcanzar sus propias aspiraciones para justificar un Comando de las FF.MM que nunca hubiere alcanzado por su pobre desempeño como Aspirante de la Armada Colombiana, hecho que debe contarse para salubridad de la opinión política colombiana.

Si la reforma a la justicia despertó la indignación nacional, con mayor razón deben despertarlas las intenciones santistas de blindar a los narcoterroristas de la impunidad frente a los crímenes de guerra o delitos de lesa humanidad que hayan cometido con base a la combinación de las formas de lucha a las que llamó el Partido Comunista, y de cierta forma el Partido Liberal, en la mediación del siglo pasado, recogidas en el marco de la paz y no puestas a discusión oportunista como la reforma judicial.

Los llamados de los elenos caen entonces en un terreno infértil, siendo como son apenas un apéndice sangriento y criminal de las Farc, ninguna consideración política o militar pueden tener sus mendaces llamados a la paz. La única condición que ha puesto el pueblo colombiano, la más simple de todas, es la desmovilización armada como requisito para entendernos. 

[1] PRENSA ESCRITA.COM ELN pide a UNASUR que se reúna para hablar sobre paz en Colombia. Junio 25 de 2012. En: http://www.prensaescrita.com/adiario.php?codigo=AME&pagina=http://www.elnuevosiglo.com.co
 
Anuncios
 
1 comentario

Publicado por en junio 26, 2012 en Opinión Pública

 

Una respuesta a “ELN QUIERE HABLAR DE PAZ

  1. colombiapresente

    junio 26, 2012 at 8:49 pm

    Sólo a Santos podría ocurrirsele en este momento jugar cartas a favor de los grupos armados ilegales, ya tendría suficiente con la lamentable reforma a la justicia. Puede que lo haga, a él le interesa su reelección para entregarle completamente el país a las narcoguerrillas y sus voceros bolivarianos. Ese es el monstruo que creamos y que le ha dado campo al neocomunismo para impulsar un proyecto de referendo para terminar con el Estado social de derecho y construir a su medida la Nueva Colombia, en la que las Farc, Eln y Bacrim nos fijarán las normas de convivencia.

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: