RSS

OTRA HERIDA AL HONOR MILITAR

05 Jul

OTRA HERIDA AL HONOR MILITARCreo que los mandos militares deben estar preguntándose ¿Dónde está la falla, donde está el equívoco? La captura por parte de unidades de contrainteligencia militar de un teniente, un cabo y tres soldados adscritos a la Cuarta Brigada transportando narcóticos, portando las armas y los uniformes que la patria les confió, duele en el alma como duelen las traiciones que un hijo puede producirles a sus padres.

En este caso duelen más, porque la traición filial puede guardarse en el seno del hogar, pero la traición de un miembro del Ejército afecta toda una institución, deshonra una historia que deviene de las gestas libertadoras. El teniente y los otros miembros de la institución, traicionaron toda la historia de nuestro Ejército.

La Justicia Penal Militar, en este caso evidente, en tanto ocurre en flagrancia, debe ser la primera en ponerlos en conocimiento de la justicia ordinaria; la conducta punible desplegada por estos delincuentes no está en relación con el objeto y misión de la actividad militar. Afortunadamente fueron las mismas autoridades militares las que detectaron, pusieron en evidencia y capturaron a los responsables del delito.

Eso le debe demostrar al país que al interior de nuestras FF.MM no existe complacencia, laxitud o tolerancia a las conductas que infringen el ordenamiento constitucional y legal dentro del país o fuera de él. Tampoco existirá ese espíritu por muy alto y encumbrado que sea el grado que ostente quien apartándose de la ley, haya cometido en alguna época de su mando conductas punibles que probadamente sean demostradas y probadas en los estrados judiciales.

Debe llamarse a los medios de comunicación a utilizar el lenguaje periodístico apropiado, a no generalizar la conducta de algunos elementos como una generalidad dentro de las Fuerzas; cuando condenen públicamente a quien fuere capturado por delitos, recuerden al menos que hay 10 que han sido sacrificados para prevenirlos.
Esos 10 son nuestros soldados caídos en la erradicación de la siembra de cultivos ilícitos o las tareas derivadas de ello, junto con otros civiles que adelantaban la tarea, aquellos héroes de la patria que no sucumbieron a la tentadora oferta de los narcotraficantes y los narcoguerrilleros.

Hoy guerrillas y narcotraficantes son uno solo, aunque políticamente se les separe, eso es lo que aprovechan los delincuentes para corromper el alma de los débiles.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en julio 5, 2012 en Opinión Pública

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: