RSS

LOS MITOS DE LA ‘RESISTENCIA’ INDÍGENA EN EL CAUCA

28 Jul

ECOS DEL XVIII ENCUENTRO DEL FORO DE SAO PAULOEn 1995 la Organización Nacional Indígena de Colombia ONIC, la CECOIN y la GhK, organizaciones representativas de las comunidades indígenas señalaron que existen en el país realmente 81 étnias indígenas avaladas y reconocidas por la Dirección General de Asuntos Indígenas del Ministerio del Interior[1].

A su vez el Consejo Regional del Cauca CRIC, señala que ese departamento de Colombia posee la más alta población indígena dentro del territorio colombiano. Según las estadísticas de los mismos cabildos y de esa organización, en el Cauca habitan cerca de 200.000 indígenas, que corresponden en promedio al 20% de la población total del departamento. En una extensión de 598.368 has. Se albergan 29.850 familias[2].

Son dos modos principales de poblamiento, en territorios de resguardo el 89.4%; en comunidades de tradición indígena, aun no reconocidas jurídicamente el restante 10.6%. Los grupos étnicos presentes en el Cauca, son los siguientes:

Nasa o paeces: Con una población asentada en el Cauca de más de 120.000 personas. Se hallan también nasa en cinco departamentos más de Colombia, constituyendo el grupo indígena de mayor población dentro del territorio colombiano. Se dice que su cuna ancestral está en la zona de Tierradentro, sobre la cuenca del río Páez y tiene numerosos asentamientos en la vertiente occidental de la cordillera central y sobre la cordillera occidental y en las zonas norte, nororiente y oriente del departamento.

Conservan en su mayoría su lengua propia el nasa yuwe, que es hablado en más del 50% de la población y que se enseña en muchas de las escuelas comunitarias orientadas por la organización. En la actualidad se profundiza en la investigación pedagógica y el desarrollo de un alfabeto unificado.

En el año de 1994 un terremoto y los consecuentes desbordamientos de los ríos Páez y Moras, ocasionó la migración de los paeces de esta región hacia otros puntos del Cauca y Huila. El Estado atendió las necesidades derivadas de esta calamidad de manera oportuna y eficiente, creando incluso un impuesto adicional para sufragar los gastos demandados.

Guambianos: Habitan la zona oriente del Cauca, principalmente en el municipio de Silvia, pues debido a la estrechez de su territorio se han movilizado a municipios del nororiente, occidente y norte del departamento. Suman más de 16.000 personas y conservan su idioma propio el namuy wam.

Kokonucos: Se encuentran en la zona Centro del departamento, principalmente en los municipios de Puracé y Popayán; el impacto de la conquista y la colonización provocó la pérdida de su lengua nativa. Su población es aproximadamente de 7.000 personas.

Yanaconas: Están ubicados en la zona Sur del departamento, sobre el Macizo colombiano. Son más de 25.000 y han perdido su idioma ancestral, que para algunos haya sido el quechua a juzgar por las numerosas que aun persisten, conservan fuertemente su cultura e identidad como pueblo.

Totoró: Está compuesto por más de 5.000 personas, ubicadas en la zona Oriente, en el municipio de Totoró, sobre la vertiente oriental de la cordillera central. En los últimos años han realizado un fuerte trabajo de recuperación cultural que incluye la recuperación de su idioma propio el namoi Namtrik.

Eperara-siapidarasHabitan las cabeceras de los ríos de la cordillera Occidental que desembocan en la Costa Pacífica, dentro de los municipios de López de Micay, Timbiquí y Guapi; son cerca de 2.600. Conserva su identidad y su idioma nativo el Epena Pedee (Saija), así como las costumbres tradicionales de su pueblo.

Ingas: Habitan en el piedemonte amazónico conocido como Bota Caucana. Su población se estima en 1.500 habitantes aproximadamente. Conservan su idioma ancestral el quechua y muchas de sus tradiciones culturales.Existe un grupo aun no identificado étnicamente que habita cerca de Popayán, el Resguardo de Alto del Rey, ubicado en el municipio del Tambo, en la vertiente oriental de la cordillera occidental. Son alrededor de 2000 personas y sólo hasta hace poco se ha iniciado un proceso de investigación de su origen.

Con la participación del gobierno nacional en febrero de 1971 y mediante Resolución No. 025 del Ministerio del Interior, el CRIC fue reconocido y aceptado oficialmente como vocero de estas comunidades, reconocimiento que implica la Autoridad Tradicional y sobre el marco del reconocimiento de derechos ancestrales a partir de los principios de la UNIDAD NACIONAL.

En 1983, Naciones Unidas empezó a trabajar en la elaboración de la Declaración de los Derechos de los Pueblos Indígenas. Finalmente, después de más de dos décadas de negociaciones, la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó esta declaración el 13 de Septiembre de 2007. Colombia no es signataria de esta  convención internacional, por lo que jurídicamente no se encuentra vinculada a ella[3].

La Constitución política de 1991 marcó el comienzo de una nueva era de protección legal de los derechos de los pueblos indígenas. Las disposiciones de la Constitución y la jurisprudencia constitucional han permitido a los pueblos indígenas de Colombia usar el derecho occidental a su favor, a la vez que mantienen su propio sistema de derecho, llamado Ley de Origen, Derecho Mayor o Derecho Propio. Ante todo, los pueblos indígenas acatan y actúan conforme a su Derecho Mayor, que incluye sus propias leyes, formas de gobierno y sistemas de justicia[4].

El artículo 286 constitucional reconoce los territorios indígenas, así como los departamentos, distritos y municipios, como entidades territoriales, una entidad político- administrativa que dispone de cierta autonomía. Dentro de estas Entidades Territoriales Indígenas (ETI), las autoridades indígenas ejercerán funciones de gobierno autónomo como la administración de los recursos económicos y la recaudación de impuestos (art. 287). La Constitución no dio instrucciones específicas para la creación de las ETI y el reparto de competencias entre éstas y el Gobierno central, pero declaró que estas cuestiones podrían resolverse mediante la elaboración de una Ley Orgánica de Ordenamiento Territorial. No obstante, el artículo 330 proporciona una exhaustiva lista de funciones autónomas que ejercerán las autoridades indígenas en los territorios de su propiedad[5].

Los resguardos son una institución legal y sociopolítica de carácter especial, conformada por una o más comunidades indígenas, que con un título de propiedad colectiva que goza de las garantías de la propiedad privada, poseen su territorio y se rigen para el manejo de éste y su vida interna por una organización autónoma amparada por el fuero indígena y su sistema normativo propio.

Sin embargo en ninguna de estas normas establece la independencia absoluta de las ETI o los resguardos frente al gobierno central, especialmente en materias de seguridad y defensa nacional, no podría hacerlo porque implicaría una concepción federalista no contemplada en la Carta que proclama una república unitaria.

De todos los derechos que la Constitución garantiza a las comunidades indígenas, el derecho a la propiedad colectiva de la tierra y de los territorios resulta esencial. La Corte Constitucional ha tenido, en repetidas ocasiones, la oportunidad de explicar detalladamente el significado y el contenido de este derecho, que no sólo es importante en sí mismo sino también como instrumento para proteger otros derechos fundamentales.

En la sentencia T-188/93, la Corte establece que el derecho de propiedad colectiva de sus territorios reviste una importancia esencial para las culturas y valores espirituales de los pueblos indígenas. Con ello se está haciendo una referencia explícita al Convenio OIT N° 169, tan mencionado por estos días.

No hay pues el desconocimiento que ahora alegan algunos representantes de las comunidades indígenas del Cauca para justificar las acciones de hecho contra la institucionalidad republicana; cosa distinta es que esas acciones tengan una motivación política ajena a la misma cultura indígena y se quieran explotar ciertos temas sensibles para alentar exigencias imposibles como el retiro de la Fuerza Pública y la entrega de nuevos territorios a las comunidades indígenas nasa con grave perjuicio a otras étnias y otros grupos poblacionales que viven legítimamente en el norte del Cauca.

Esgrimir de manera facilista y oportunista la trágica historia de la conquista o la colonia española es un método ruin para explotar la sensiblería y ganar adeptos a una causa que bien puede resolverse en las mesas de trabajo y diálogo que permanentemente ha tenido el gobierno en estas regiones y como quedó visto en el vídeo publicitado por estos días, donde una representante de la Marcha Patriótica, organización política de las Farc, alienta las vías de hecho y el hostigamiento a los soldados y policías, únicamente se busca desestabilizar el orden público regional para obtener réditos políticos para gentes ajenas a esas mismas comunidades como se desprende del apoyo de apenas unos 1.500 habitantes a los actos vandálicos sucedios en los últimos días, es decir menos del 10% de la comunidad nasa.

 


[1] ONIC. ¿Cuáles son; cuántos y dónde se ubican los pueblos indígenas colombianos?  Centro de Documentación Indígena Nacional. 2006. En:http://cms.onic.org.co/pueblos-indigenas/
[2] CRIC. Ubicación general de la organización. Consejero Mayor Anatolio Quirá. En: http://www.mugarikgabe.org/index2.php?option=com_docman&task=doc_view&gid=29&Itemid=52

[3] HUMAN RIGHTS EVERYWHERE HREV. Marco legal para los derechos de los pueblos indígenas en Colombia. Octubre 2008. En: http://www.hrev.org/wp-content/uploads/2011/02/tp2marcolegal.pdf

[4] Ibíd.

[5] Ibíd.
Anuncios
 
1 comentario

Publicado por en julio 28, 2012 en Opinión Pública

 

Una respuesta a “LOS MITOS DE LA ‘RESISTENCIA’ INDÍGENA EN EL CAUCA

  1. LUIS JORGE PULIDO

    julio 30, 2012 at 3:09 pm

    La miopia de muchos de nuestros politicos tradicionales de todas las vertientes partidistas e ideologicas, asi como de autoridades de Entes de Control, al no darle la lectura e interpretacion correcta al problema indigenista en Colombia en su totalidad y del Cauca en particular a la luz de los grandes cambios sociales y de orden publico generados por los fenomenos del narcotrafico, las guerrillas y el terrorismo,fenomenos mutantes que solo pretenden acomodarse a los cambios tambien mutantes del negocio del trafico de estupefacientes, armas y lavado de activos a nivel mundial, ha complicado desde hace decadas en el pasado y hacia el futuro las soluciones pacificas y democraticas de esta grave problematica. Porque es evidente que muchos de los postulados de la legislacion para estos pueblos valida hace treinta o cincuenta años hoy por hoy estan totalmente desuetos. Nadie con dos dedos de frente se opondria a beneficios y derechos legitimos como el respeto a sus ancestrales culturas, costunbres, lenguas y legislacion de tierras, pero dentro de un marco legislativo claro y trasparente de Derechos y DEBERES; estos ultimos son los que algunos dirigentes indigenas de corte mamertocomunistoide pretenden desconocer instigados y respaldados por organizaciones subversivas como magistralmente se denuncia y analiza en este cada vez mas interesante Blog de pensamiento y analisis del acontecer nacional. Reconforta saber para las personas dignas y decentes en este pais que por fortuna somos muchos TODAVIA que haya espacios de opinion tan importantes. Ahora mas que nunca cuando vivimos un momento de total caos y confusion con gran sorpresa observe el pasado domingo 29 de Julio en el periodico El Tiempo a la periodista Maria Isabel Rueda a quien tenia por alguien realista y mesurad, criticando la posibilidad de investigar y judicializar a futuro la actitud de Piedad Cordoba,con el manido argumento del “respeto” a “disentir”; igual postura ha adoptado el fiscal “de bolsillo” quien tampoco cree que debe abrirse causa criminal a Feliciano Valencia.Para rematar, algunas de las “novisimas” doctrinas sobre la proteccion a los DERECHOS HUMANOS, emanadas de NACIONES UNIDAS un ente cada vez mas politizado, paquidermico y anquilosado mete la mano con frecuencia en nuestro pais para criticar a las FFMM y algunas autoridades, pero rara vez se pronuncia contra las ATROCIDADES cometidas por las guerrillas, y organizaciones similares de todo pelambre como LAS BACRIM, que se mueven todas hacia un NORTE comun: EL NARCOTRAFICO.

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: