RSS

LOS DELIRIOS DE FABIÁN

02 Ago

LOS DELIRIOS DE FABIÁNEn entrevista concedida al periodista independiente Karl Penhaul, el segundo cabecilla de la estructura criminal Bloque Sur de las Farc alias Fabián Ramírez, no sólo volvió al lugar común que caracteriza los discursos de los terroristas para justificar sus acciones contra el pueblo colombiano, la existencia de causas estructurales que originaron la guerra, sino que relata una fantasiosa novela sobre espías de las Farc hasta en los aviones de combate de las FF.MM. colombianas.

José Benito Cabrera Cuevas, como se llama el cabecilla criminal conocido en el hampa como alias ‘Fabián Ramírez’, y quien es uno de los pioneros de la conversión de las Farc en cártel del narcotráfico, trata de hacer una historia épica relatándole al periodista la forma novelada en que escapa de un bombardeo de la Fuerza Aérea Colombiana FAC y cuenta que tenían conocimiento del ataque aéreo a través de su ‘departamento de inteligencia’, el que tenía comunicación directa con los pilotos de las aeronaves, razón por la cual pudieron evadir el bombardeo.

Esta falacia sólo podrían creerla quienes desconozcan las intimidades de un ataque de esta naturaleza y la imposibilidad de que tales pilotos puedan dedicarse a conversaciones de ese tipo a través de dispositivos móviles o los propios del avión, cualquier de ellos quedaría registrado en los récord de vuelo o cajas negras, mucho menos las imposibles comunicaciones desde tierra con las aeronaves sino se tienen los equipos especiales para ello, las cuales también quedarían registradas.

Si ello hubiere sido así, muy pronto contrainteligencia militar habría podido establecer las identidades de los pilotos infiltrados por las Farc y tomado las acciones pertinentes; ninguna operación de asalto o ataque es previamente conocida por el personal que intervendrá en ella o por personas ajenas a la misma, esa es una información debidamente compartimentada cuya infiltración requeriría un trabajo de inteligencia demasiado especializado que no pueden hacer las Farc, mucho menos con unas estructuras cuyas comunicaciones están expuestas, con una línea de mando gravemente afectada y sin los recursos técnicos y científicos necesarios.

Ahora bien, Cabrera Cuevas se limita a repetir el añoso discurso del extinto Pedro Antonio Marín, alias Tirofijo o Manuel Marulanda, y así lo reconoce; un discurso que no ha cambiado desde los comienzos de las Farc como autodefensas campesinas, la existencia de supuestas condiciones estructurales en la política del Estado que excluyen a las mayorías de los derechos y libertades civiles, de las oportunidades socioeconómicas y de participación ciudadana, que justifican su accionar criminal contra esa misma población a quien dicen representar.

Es por eso que en lo único que son sinceros en su manifestación de no querer humanizar la guerra, porque ello conllevaría que tuvieren que cesar en la comisión de los delitos calificados como de lesa humanidad o crímenes de guerra por el Derecho Internacional Humanitario; humanizar la guerra implicaría que renunciaran de una vez por todas al secuestro o al reclutamiento de menores –que también es una forma perversa del secuestro-, aunque disfracen su práctica bajo cualquier etiqueta lingüística en contra de las mismas disposiciones de las normas del D.I.H.

Y alias Fabián Ramírez señaló claramente que las Farc han renunciado a la práctica del secuestro extorsivo pero no a otras formas de este delito claramente tipificadas en el derecho nacional e internacional.

Ahora, lo que no dijo alias Fabián Ramírez es que las Farc no tienen real interés de acabar con el conflicto armado es porque sus intereses narcotraficantes les exigen mantenerlo, por lo menos mientras logren el reconocimiento del Estado a su actividad delincuencial como al parecer lo haría el llamado Marco para la paz aprobado por el Congreso Nacional y que implica la cesión sin condiciones de la soberanía legal del Estado a un cártel narcoterrorista para aceptar una derrota política, porque militarmente son las Farc las derrotadas.

La arremetida terrorista de las Farc, es claro, va a continuar, especialmente en los 37 municipios de diversas regiones donde amparados por lo agreste de la topografía, la existencia de comunidades indígenas o las proximidades de frontera así se lo permiten; de ahí que mancomunadamente con la llamada Marcha Patriótica ahora insistan en la desmilitarización de municipios y zonas rurales estratégicas para ellos[1].

Es claro que las Farc van a intensificar la guerra psicológica contra la población colombiana y sus Fuerzas Militares, especialmente el Ejército, buscando crear fisuras y enfrentamientos; de ahí que la actividad terrorista, el discurso político del PC3 y la Marcha Patriótica, junto con la acción de sus ONGs de bolsillo, van a dirigirse especialmente contra las Unidades Tácticas que pueden golpearlas en esas zonas estratégicas. La acusación por ejemplo, de que la Fuerza de Tarea Vulcano es la responsable de las minas quiebrapatas, que hiciera Piedad Córdoba y reproduce internacionalmente Anncol, busca ese objetivo, como son también las acusaciones permanentes contra las emisoras y medios de comunicación del Ejército o las cadenas radiales y medios que no se prestan a su criminal juego.

Hay que ver nada más la pretendida respuesta del terrorista Rodrigo Londoño, alias Timochenko, a los cabildos del Cauca, producida el 20 de julio y repetida íntegramente por la exsenadora Piedad Córdoba días después ante los miembros de esas comunidades indígenas, para entender la imbricación de estas dos organizaciones[2] en esa tarea común contra el Ejército Nacional y la Policía.

Esa es la actividad narcoterrorista, armada y política, que le sirve a los intereses de ciertos congresistas empeñados en rendir al Estado ante las Farc, esa es la actividad criminal que supuestamente justifica la impunidad ofrecida y la entrega del mismo Congreso y demás órganos de poder político bajo un mendaz marco para la paz, aunque Fabián Ramírez diga que la paz debe llegar sin ventajas para las partes del conflicto.


[1] ANNCOL. Recomendaciones a la población civil. Julio de 2012. En: http://anncol.eu/
[2] ANNCOL. Respuesta de Timoleón Jiménez a la Asociación de Cabildos Indígenas del Cauca. 20 de julio de 2012. En: http://anncol.eu/comunicado3.html
 
Anuncios
 
1 comentario

Publicado por en agosto 2, 2012 en Opinión Pública

 

Una respuesta a “LOS DELIRIOS DE FABIÁN

  1. wwww2256

    agosto 3, 2012 at 9:08 pm

    pura falacia del narcoparamilitar del estado colombiano.
    el pueblo esta despertando.

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: