RSS

SIN POSIBILIDADES DE VOLVER

02 Ago

SIN POSIBILIDADESTal y como ha sucedido en Cundinamarca, Magdalena Medio, Costa Atlántica, las estructuras criminales de las Farc no tienen posibilidades de volver a sentar reales en estas regiones. Así quedó demostrado ayer con el golpe propinado al frente 17 ‘Angelino Godoy’ de esa organización narcoterrorista. Tropas del Batallón Tenerife les propinaron un duro golpe que dio como resultado la desmovilización de cinco delincuentes y la baja de dos de ellos.

El frente 17 de las Farc, al mando del bandido conocido como ‘Héctor Comidilla’ fue sorprendido a las alturas de la vereda Rio Negro del municipio de Tello, departamento del Huila, cuando preparaba operaciones de recuperación de territorios donde delinquía anteriormente y del cual habían sido expulsadas por el Ejército Nacional. Esta zona es vital para las narcoguerrillas como parte del corredor estratégico META-HUILA-TOLIMA que les garantiza logística, comunicaciones y narcotráfico en esa región del país.

En el combate cayeron las terroristas alias ‘Viviana’ y alias ‘Claudia’ y se entregaron alias ‘Franklin’, (principal explosivista y ramplero de la célula narcoguerrillera), alias ‘Tatiana’ (responsable de la comisión de finanzas), alias ‘Ariel’ (enfermero y radista), alias ‘Wilmer’ (explosivista y francotirador) y alias ‘Darío’ (encargado de la siembra de minas antipersonal). Tanto los elementos dados de baja como los desmovilizados eran responsables de la llamada operación de masas, además de las acciones criminales contra humildes campesinos y pobladores del área.

 Con los golpes propinados al frente 17, la estructura ha quedado afectada en la mitad de sus enfilados (17 terroristas dados de baja en lo corrido del año); la exitosa operación del Batallón Tenerife en el día de ayer, se traduce en un grave debilitamiento de la organización en su estructura financiera y de acción terrorista, pérdida del control territorial, afectación del mando y bloqueo del abastecimiento logístico.

También en el día de ayer, integrantes de la II División del Ejército Nacional, en cumplimiento de su misión constitucional, atacaron estructuras criminales en el sur de Bolívar, en la vereda Cerro Azul del municipio de San Pablo, cuando los soldados del Batallón de Artillería de Defensa Aérea número 2 ‘Nueva Granada, adscrito a la Quinta Brigada, realizaban operaciones contra la unidad centro del Bloque Magdalena Medio, que delinque en el sur de Cesar, sur de Bolívar y el magdalena medio.

Los presuntos subversivos identificados con los alias de ‘Gerardo el Arrecho’ cabecilla de la comisión de guerra, ‘John’, ‘William’ y ‘Juan Carlos’ fueron neutralizados junto con alias ‘Yurani’ quien se rindió ante los soldados que combatían en la franja del cerro partido cerca a la región de Pozo Azul, distante unos 113 kilómetros de Gamarra, sur de Cesar.

En el lugar de los hechos, los efectivos militares incautaron tres fusiles AK-47, un fusil Galil calibre 7.62 y un fusil Spike´s tactical con mira telescópica usado por los francotiradores de estas estructuras criminales.

Estas acciones son demostración palpable de que a pesar de la inseguridad jurídica en que la Fuerza Pública debe cumplir con se deber, en ningún momento ha retrocedido en su misión constitucional de alcanzar y consolidar las condiciones de seguridad necesarias para el restablecimiento de la paz y el desarrollo nacional.

Los soldados de Colombia siguen con Fe en la Causa superando con esfuerzo y sacrificio los retos que imponen los narcoterroristas y las bandas criminales, contando muchas veces con la incomprensión de comunidades que alentadas políticamente por los voceros del PC3 y la Marcha Patriótica buscan indisponerlos contra quienes ejercen legítima y realmente la defensa de la sociedad colombiana, no de quienes apropiándose del nombre del pueblo utilizan sus criminales métodos terroristas para asegurar sus intereses narcotraficantes.

Es interesante ver que la mayoría de la población colombiana, a pesar de la guerra jurídico-política contra la institucionalidad militar, está del lado de soldados y policías aún cuando no aprueba las políticas del gobierno en materia de seguridad apalancadas en una búsqueda de la paz a partir de concesiones e impunidad para los autores de la violencia por más de 50 años.

Apenas un 36% de los colombianos comparten la estrategia gubernamental centrada en el marco para la paz que pretende bajo figuras políticas establecer el indulto y la amnistía para los componentes del narcoterrorismo sin importar el tipo de delitos de lesa humanidad y crímenes de guerra cometidos en el curso de su carrera criminal. Mientras tanto un 73% apoya sin restricciones a las Fuerzas Militares[1].

El Congreso de Colombia, donde se tramitó y aprobó la propuesta presidencial del llamado marco para la paz tiene por el contrario una imagen desfavorable del 63% y el aparato judicial del 49%, es decir los escenarios donde el narcoterrorismo libra soterradamente esa guerra jurídico-política contra las FF.MM son los que menos credibilidad tienen en el país[2].

Aunque el pilar político parece flaquear, la supervivencia de Colombia como una democracia plena está garantizada por el binomio Pueblo-FF.MM.


[1] REVISTA SEMANA. La gran encuesta. Julio de 2012. En: http://www.semana.com/nacion/gran-encuesta/181642-3.aspx
[2] Ibíd.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en agosto 2, 2012 en Opinión Pública

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: