RSS

LAS MINAS ANTIPERSONAL Y LA PAZ

04 Oct

Los diálogos de paz inician el próximo 8 de octubre, el Gobierno y las Farc ya firmaron un Acuerdo General para la Terminación del Conflicto y el tema de las minas antipersonal que continúan sembradas por todo el país no parece ser objeto de atención por ninguna de las partes, ¿cómo interpretar esta situación?

En el acuerdo que se suscribió, el tema de la ubicación de todas las minas que han sembrado las Farc no aparece por ningún lado y, seguramente, si se llegara a firmar la paz el desconocimiento de la ubicación de las minas continuará habiendo víctimas diarias por causa de estos enemigos silenciosos.

El Gobierno debe ser contundente frente a este tema y exigir que las Farc entreguen la ubicación de los territorios minados para evitar que en un escenario de postconflicto las víctimas continúen multiplicándose. Sin embargo, pareciera que el Gobierno está más afanado en firmar la paz que en realizar un proyecto futuro sobre lo que podría ocurrir cuando cese la violencia con la guerrilla. ¿Será que los negociadores del Gobierno saben la importancia del tema del desminado como camino para la paz? Aunque se hace referencia a las víctimas y la verdad en el primer acuerdo, ¿qué va a pasar con las víctimas de minas de los próximos diez años?

El acuerdo suscrito entre Colombia y la Unión Europea que se enfoca en el fortalecimiento de la acción contra las minas antipersonal en 12 departamentos del país, es un apoyo más para trabajar en el desminado del territorio nacional y evitar más víctimas. No obstante, los acuerdos internacionales no son suficientes porque muchas veces la población que vive en una zona de riesgo desconoce como evitar caer en una mina, asistir a las víctimas o simplemente promover el desminado.

Los diálogos no podrían ser considerados exitosos mientras que no se de el total desminado del país. Esto implica que las Farc deben ser las primeras en responder por la ubicación de las minas en lugar de declararse como las principales víctimas del conflicto, afirmación que duele y genera rencor después de más de 50 años de violencia.

Ceder en exceso es un error que podría acarrearle consecuencias desastrosas al país si desde un principio no se establecen parámetros de negociación claros, directos y concisos. ¿Por qué no pensar un poco más allá del afán de la paz, para desarrollar un escenario de postconflicto que permita enfrentar integralmente los retos que surgirán si finalmente el Gobierno logra llegar a un acuerdo con las Farc?

Las minas no pueden convertirse en un aspecto aislado de la negociación porque significa que se está aceptando que la población continúe viviendo con el temor de convertirse en una nueva víctima. No es momento de brindar concesiones, prebendas y beneficios a una agrupación que de no confesar la ubicación de las minas, continuará generando víctimas, incertidumbre y dolor.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en octubre 4, 2012 en Opinión Pública

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: