RSS

LA COLECTIVIZACION DE LA PROPIEDAD

31 Oct

La organización narcoterrorista Farc ha destapado sus cartas con relación al primer punto de la agenda de negociación con el gobierno nacional en Cuba, sin ambages han señalado que el problema de la tenencia de las tierras sólo se soluciona mediante la colectivización de las mismas.

No hay que llamarse a engaños para mantener el optimismo moderado frente al curso de ese proceso que formalmente inicia este 15 de noviembre; las Farc han justificado su accionar criminal con el argumento de la cuestión agraria, así lo han hecho desde finales de los años 40 del siglo pasado y así lo sostienen hoy como se desprende de la lectura del documento del terrorista Jorge Torres Victoria, alias Pablo Catatumbo “En torno a la naturaleza del régimen y la solución política”[1].

Manteniendo la línea ortodoxa del marxismo-leninismo, Torres Victoria señala que “La cuestión de la tierra ha sido, sin lugar a dudas, el asunto determinante de los conflictos sociales en la historia colombiana. No es capricho atribuirle este lugar transversal, pues su presencia es rastreable hasta en los propios momentos de la lucha independentista y en los primeros años de vida republicana. Las tensiones por la tierra han enfrentado durante décadas a los que la poseen en demasía y la utilizan para beneficio particular, y los que no tienen acceso a ella y exigen una función social para beneficio de toda la Nación[2].

Es una forma simplista para descalificar la llamada Ley de Víctimas y Restitución de Tierras y su norma complementaria (Ley 1448 de 2011 y Decreto 4829 de 2011), introduciendo el elemento de la lucha de clases y la colectivización para ganar audiencia, especialmente entre las víctimas del despojo de las propiedades rurales, alimentando la animadversión contra los grandes propietarios que son en últimas el objetivo de la narcoguerrilla, especialmente empresas medianas y grandes dedicadas a la explotación de la industria agrícola.

Las víctimas individuales son lo de menos, han expresado cínicamente los voceros de las Farc para sustentar su añosa teoría, lógicamente hay que tener en cuenta que si se habla de víctimas individuales deberán ser tenidas los propietarios de las más de 700.000 Hectáreas despojadas por los narcoterroristas y que hoy se encuentran en manos de sus milicianos o testaferros especialmente en la Orinoquía y el suroccidente colombiano. Esas víctimas, como todas las que han causado deben ser invisibilizadas como históricamente se ha hecho, lo que de antemano presupone que no habrá verdad, justicia y mucho menos reparación.

Con el argumento de las Farc-ONT, se están exacerbando factores que van a influir en el desarrollo de las normas legales ya puestas en marcha, aprovechando ciertas debilidades y vacíos de las mismas como el privilegiar la prevalencia del derecho material sobre el derecho formal (art. 77 de la Ley 1448 de 2011 y 4º del Decreto 4829 de 2011), esto es la aplicación de la favorabilidad a situaciones de hecho como las invasiones a grandes propiedades que hoy se encuentran en discusión judicial. Basta que los invasores señalen al propietario legal como usurpador o despojador, para que sus derechos queden subjudice y le corresponda probar la legitimidad de esos derechos.

Es un hecho que a la par que discurren los diálogos en La Habana, las Farc-ONT y sus aparatos políticos van a incentivar la toma de tierras en diversas regiones del país generando delicadas situaciones de hecho a partir del pretexto de que la paz no se consigue con acuerdos en las alturas, sino que es preciso construir la Nueva Colombia (Plataforma Bolivariana de las Farc-ONT), con la acción “y el concurso consciente de los gremios, los sindicatos, las juntas de acción comunal, las federaciones de profesionales, las asociaciones de productores, los cabildos indígenas, los consejos comunitarios, de afro descendientes, la comunidad LGBT, los deportistas, los trabajadores de la cultura, los colectivos estudiantiles, las organizaciones femeninas, los barristas del fútbol y todas y cada una de las expresiones de los diversos matices de nuestra Patria, podrá ser posible la realización de esta meta en la que llevamos empeñados desde hace ya muchos años”.[3]

La realidad es que las Farc-ONT no tienen un interés real en su llamada “reforma agraria revolucionaria”[4], de lograrse algo con relación a los llamados 17 puntos de la cuestión agraria que van a presentar en La Habana, sería apenas un efecto secundario pero valioso; su verdadero interés se centra en que el Estado legitime y reconozca como propiedad de los miembros del Secretariado y sus secuaces lo arrebatado a sangre y fuego por orden de Víctor Julio Suárez Rojas, alias el Mono Jojoy, a sus legítimos propietarios en municipios como Morelia, Doncello, Puerto Rico, San Vicente y Cartagena del Chairá, durante la llamada zona del despeje del Caguán (1998-2002) o en Yaguará, Cachicamo y Puerto Arturo en el Guaviare; Tunia, Caquetania, La Macarena, Vista Hermosa, Mesetas, San Juan de Arama y Uribe en el Meta.

El despojo de estas tierras está suficientemente documentado, la Fiscalía General de la Nación tiene plenas pruebas del plan diabólico que trazó y ejecutó el Mono Jojoy y que fue continuado por sus esbirros una vez fue dado de baja. El terrorista fundamentó su “programa agrario” en la necesidad de repoblar las regiones sometidas al régimen de las Farc-ONT en el pasado. En un correo electrónico, encontrado en uno de los dispositivos que la Fuerza Pública ha incautado en las últimas operaciones, y que fue enviado por el jefe del frente Yarí a ‘Mauricio’, quien reemplazó a ‘Jojoy’, el guerrillero relata cómo va el “repoblamiento”[5].

Mirando la necesidad que se nos presentó en Yaguará, que no quedaban sino cuatro familias entre indios y blancos, y unos pocos pobladores del bajo Camulla y el Triunfo (…) se consultó cómo poblar las áreas“, señala en el mensaje que luego continúa: “Procedimos trayendo unos indios del Cauca que se ubicaron de acuerdo con el cabildo de Yaguará en esa área, 40 indígenas que en el momento están vinculados como núcleos en las organizaciones sociales nuestras…”. En otros mensajes, el jefe del frente Yarí le informa a ‘Mauricio’ que se conformó otro cabildo indígena con el compromiso que trabajen bajo las orientaciones de las Farc. “Como resguardo dan la pelea al Estado, pero las tierras son de las Farc“, agrega el mensaje[6].

En otras zonas, del mismo corredor que ‘Jojoy’ proyectó, en el último año han sido ubicadas familias, algunas procedentes de El Pato (Caquetá), a las que les dieron los terrenos para que construyeran sus viviendas y corrales con el compromiso que los gastos de mantenimiento corren por cuenta de los campesinos por cuatro años y deben entregar el 10 por ciento de las ganancias de la cría de ganado. En más de 17 documentos que la Fuerza Pública le ha incautado a la guerrilla en el último año, la orden es la misma: consolidar la “república independiente de Caquetania”, entre Meta y Caquetá. El lugar que sirvió como uno de los centros logísticos de ‘Jojoy’[7].

De buena fe uno quisiera equivocarse y tener el optimismo del presidente de la república y algunos sectores apaciguacionistas, pero la realidad es dura y las Farc-ONT no van a la mesa con buenas intenciones, su afán es legitimar los productos obtenidos en más de 50 años de carrera criminal y terminar siendo reconocidas como víctimas del Estado para no tener que decir ninguna verdad y mucho menos mediante un acto de justicia purgar las penas de sus conductas delictivas y reparar a las miles de víctimas que hoy son desconocidas en el proceso de La Habana.


  1. FARC-EP. Acotaciones a una lectura de Víctor G. Ricardo: En torno a la naturaleza del régimen y la solución política. Octubre 23 de 2012. En: http://farc-ep.co/?p=1827
  2. Ibíd.
  3.  Ibíd.
  4. LA REPÚBLICA. Los 17 puntos de la cartilla agraria de las Farc. Bogotá, D.C. 22 de octubre de 2012. En: http://www.larepublica.com.co/dialogos-de-paz/los-17-puntos-de-la-cartilla-agraria-de-las-farc_23667 
  5. EL TIEMPO. La ‘reforma agraria’ de Jojoy vigente un año después de su muerte. Justicia. 22 de septiembre de 2011. En: http://m.eltiempo.com/justicia/expropiacin-de-tierras-por-el-mono-jojoy/10390164
  6. Ibíd.
  7. Ibíd.
Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en octubre 31, 2012 en Opinión Pública

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: