RSS

LA PERFIDIA DE LAS FARC-ONT

25 Nov

Perfidia es una palabra derivada del latín y se entiende como deslealtad, traición o quebrantamiento de la fe debida. Igualmente es una conducta tipificada en nuestro ordenamiento penal, el art. 143 del estatuto punible establece: Perfidia: El que, con ocasión y en desarrollo de conflicto armado y con el propósito de dañar o atacar al adversario, simule la condición de persona protegida o utilice indebidamente signos de protección como la Cruz Roja o la Media Luna Roja, la bandera de las Naciones Unidas o de otros organismos intergubernamentales, la bandera blanca de parlamento o de rendición, banderas o uniformes de países neutrales o de destacamentos militares o policiales de las Naciones Unidas u otros signos de protección contemplados en tratados internacionales ratificados por Colombia, incurrirá por esa sola conducta en prisión de tres (3) a ocho (8) años y multa de cincuenta (50) a cien (100) salarios mínimos legales mensuales vigentes. En igual pena incurrirá quien, con la misma finalidad, utilice uniformes del adversario.

El derecho internacional humanitario prohíbe, en todo conflicto armado, el asesinar, causar heridas o capturar el adversario por medio de actos de perfidia. Sin embargo, los grupos terroristas en Colombia incurren permanentemente en este tipo de actos. De acuerdo con la definición que provee el artículo 37del Protocolo I, la perfidia hace referencia a actos que invitan a la confianza del adversario, simplemente para hacerle creer que él tiene la protección bajo normas del derecho internacional, para luego traicionar esa confianza.

Con ocasión de la mendaz tregua anunciada por las Farc-ONT en La Habana, como “muestra de buena voluntad” se han despertado esperanzas de un fin del 2012 sin actos de terror por parte de esta narcoguerrilla y es de esperarse que ello sirva como fundamento para que la sociedad y la clase política presionen al gobierno o que este en procura de una imagen política favorable, decida igualmente ordenar un cese de operaciones militares en contra de las estructuras criminales del narcoterrorismo.

Pero como es su inveterada costumbre, las Farc-ONT vuelven a mentirle al país y al mundo; mientras los cabecillas terroristas en La Habana montan un show mediático para “decretar la tregua”, las estructuras criminales reciben otra orden; actuar vestidos de civil (simular condición de persona protegida), para atacar a las Fuerzas Militares o de Policía y cometer actos de terrorismo contra la estructura energética.

Así se desprende de las comunicaciones radiales de alias Dorotea, radista del bloque “Iván Ríos” e integrantes del llamado Estado Mayor de la organización criminal y miembros del Frente 34, que dicen ignorar la tregua y orientan a los terroristas a actuar vestidos de civil para “coger” (secuestrar) y “asustar” (asesinar)a los miembros de la Fuerza Pública, con los mismos términos se comunican miembros del Frente “Víctor Saavedra” en el Guaviare.

La situación presentada no es entonces de dificultades de comunicación entre los representantes de las Farc-ONT en La Habana, el Secretariado y las diversas estructuras criminales; es un plan previamente concertado para burlar la cacareada tregua y recurriendo a la perfidia continuar su agresión demencial contra el pueblo colombiano como quedó probado en la voladura de dos torres de conducción eléctrica este pasado miércoles en Campamento (Antioquia) y el ataque a una misión médica en la Costa Pacífica del Departamento de Nariño, donde los terroristas se camuflaron como delincuentes comunes.

No se trata de hacer un alboroto innecesario frente a las exacciones de los terroristas como pretende León Valencia a través del twitter para contribuir con la desinformación y la confusión entre la sociedad colombiana; estas conductas de engaño y traición deben merecer todo el rechazo de la sociedad y del gobierno nacional que no puede omitir el cumplimiento de sus deberes constitucionales y legales en procura de satisfacer ambiciones políticas del mandatario y quienes conforman su círculo de poder.

No hay condiciones reales para que el gobierno pueda llegar a acoger una tregua mentirosa; a las Farc-ONT no les importa traicionar, pero el gobierno sería blanco de la opinión si sus tropas respondiendo a la agresión de los narcoterroristas tuvieren que emplear fuerza letal, apareciendo entonces como el agresor o violador de la tregua. Es mejor mantener la actual decisión de darle curso al proceso en La Habana sin cesar las operaciones militares contra las estructuras criminales de las Farc-ONT.

 

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en noviembre 25, 2012 en Opinión Pública

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: