RSS

BOLIVARIANISMO SIN CHAVEZ

11 Dic

BOLIVARIANISMO SIN CHAVEZLa dramática intervención televisada de Hugo Chávez anunciando la metástasis del cáncer y su regreso a Cuba para ser tratado, nombrando a Nicolás Maduro como su eventual sucesor, no deja de causar estupor aun cuando se trataba de una noticia esperada.

Seguramente al interior de los movimientos políticos que conforman el gobierno venezolano hay incertidumbre e inconformidad pues no ven en Maduro el legítimo sucesor de Chávez ante una hipotética retirada del poder por razones de salud o por su muerte dada la agresividad del cáncer que padece y que algunos médicos ya consideran como el inicio de la fase terminal.

Pero no es sólo en Venezuela donde existe incertidumbre, sus aliados más cercanos también la sufren especialmente por la dependencia económica de la ligereza con que el bolivarianismo reparte  las ganancias petroleras. Cuba por ejemplo, recibe diariamente 100.000 barriles de crudo a precio preferencial y los paga con el servicio de médicos y asesores de seguridad colocados en territorio venezolano. En los últimos 12 años Venezuela le ha cedido a Cuba alrededor de US$25.000 millones de dólares que han impedido la caída del régimen dictatorial de los hermanos Castro Ruz, hoy los más interesados en que sea Maduro el sucesor de su mecenas.

Es curioso que las agencias bolivarianas de prensa reseñen hoy al mismo nivel los mensajes de solidaridad con Chávez enviados por mandatarios de todo el mundo y los de los cabecillas de las Farc, quienes han recibido por años el apoyo del gobierno venezolano, el cual les ha dado un voto de confianza en medio del conflicto que vive Colombia. Según la misma narcoguerrilla, el presidente venezolano ha hecho “el magnánimo gesto de entregarnos su corazón al aporte de la construcción de la paz en Colombia”.

En ese contexto han tenido más despliegue los comunicados de los cabecillas narcoterroristas que el mismo mensaje del presidente Santos que considera a Chávez como uno de sus mejores amigos, algo que puede ser indicativo del papel que juega el gobierno venezolano en el proceso de diálogos para la terminación del conflicto que se lleva a cabo en La Habana.

Al interior de Venezuela, el PSUV y demás sectores políticos de izquierda que conforman la coalición de gobierno comienzan a mover sus cartas y arremeten contra la oposición y quienes han cuestionado con razón la irresponsabilidad de Chávez al hacerse elegir sabiendo la grave situación de salud que padece y cuyos efectos hoy se ven, obligar a un nuevo proceso electoral en el que no cuentan con las mismas posibilidades de triunfo.

Chávez es consciente de la grave situación que se avecina y que puede significar una mayor polarización de la sociedad venezolana e incluso representar una escalada de violencia que ya hace al país uno de los más inseguros del mundo. Por ello es explicable el llamado con el que cerró su discurso y en el que reclama a las organizaciones sociales y colectivos mantener el espíritu unitario en las filas de la Revolución Bolivariana, al decir que, desde afuera, “no faltarán los que traten de aprovechar coyunturas difíciles para mantener ese empeño de la restauración del capitalismo, del neoliberalismo, para acabar con la Patria. No, no podrán. Ante esta circunstancia de nuevas dificultades -del tamaño que fueren- la respuesta de todos y de todas los patriotas, los revolucionarios, los que sentimos a la Patria hasta en las vísceras, como diría Augusto Mijares, es unidad, lucha, batalla y victoria”.

Más que a la oposición esa parte del discurso parece estar dirigida a los sectores más radicales del bolivarianismo, al Movimiento Continental Bolivariano MCB, que podrían considerar a Nicolás Maduro demasiado diplomático y blando para implementar las medidas de choque necesarias para imponer el modelo de estado comunista al que aspiran.

El general (r) Fernando Ochoa Antich,  ex comandante de la Fuerza Armada venezolana, le aseguró a medios de comunicación que en un principio se verá una supuesta unidad de los seguidores del Presidente, “como ha ocurrido en los últimos días”, pero que algo muy distinto ocurrirá el día que no esté la figura física de Chávez o cuando haya entrado en una etapa terminal.

En ese momento va a haber una fuerte lucha entre la tendencia militarista de Diosdado Cabello (presidente de la Asamblea Nacional y del Psuv), y la línea marxista del vicepresidente, Nicolás Maduro. Entre ellos será la lucha por el poder”, indicó el general (r) Ochoa Antich. Para el ex militar la situación del presidente Chávez va a fortalecer las posibilidades de la oposición “porque el Psuv es un movimiento caudillista, que sigue específicamente a Hugo Chávez, que obedece a un liderazgo personal y no colectivo. Por eso en una recaída o en la eventual desaparición del presidente Chávez lo que se viene es una grave crisis”.

 

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en diciembre 11, 2012 en Opinión Pública

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: