RSS

LOS DELIRIOS DEL EMPERADORCITO

13 Dic

LOS DELIRIOS DEL EMPERADORCITODecidido a no dar su brazo a torcer aun cuando ello implique generar un caos injustificado, el alcalde de Bogotá insiste en actuar sobre el filo de la ley para lo que él llama su guerra contra los prestadores particulares de servicios públicos domiciliarios, en este caso del aseo.

En la noche de ayer promulgó el Decreto 564 que regulará en la capital la prestación de ese servicio a partir del próximo 18 de diciembre y en el que recoge la orden de la Corte Constitucional de incluir a los recicladores, pero va más allá al excluir a los operadores privados que venían prestando ese servicio y determinar la creación de una empresa distrital cuyo esquema y funcionamiento aún no han sido explicados, lo único que se sabe es que a 6 días de entrar en operación aún no tiene la planta de personal necesaria, ni la infraestructura física requerida para ello, el mismo alcalde reconoce que el esquema no está listo del todo.

Es tal el grado de irresponsable improvisación que aún no se ha culminado el proceso de selección de personal y en una jugada baja y artera el alcalde pretende quitarle los trabajadores a los operadores privados indicando que se trata de formalizarles el empleo. El parque automotor con que cuenta el Distrito para ese fin se compone de volquetas viejas y algunos compactadores de segunda que al parecer llegaran de otros países. Nada garantiza a los ciudadanos una eficiente y eficaz prestación del servicio, pero a punta de interpretaciones amañadas de la legislación sobre servicios públicos el alcalde estaría ganándole la pelea a los privados.

La alcaldía sabe porque le sustrajo de manera dolosa la información a los operadores privados que la prestación del servicio requiere al menos de 435 conductores, 871 operarios, 56 supervisores y 12 coordinadores. Igualmente, se necesitarán 145 recolectores de 25 yardas cúbicas, además de 40 camionetas, 6 camiones grúas y 6 carrotanques. Para el servicio de barrido, se contará con 86 conductores, 3.013 operarios, 83 supervisores y 8 coordinadores. Así mismo, 13 barredoras mecánicas, 83 motos, 78 volquetas y 8 camionetas.

Los recicladores no tienen esa infraestructura, ni experiencia en la recolección, transporte y disposición final de residuos. Un alto porcentaje hace su labor en carritos esferados o zorras (vehículos de tracción animal) y no hay un plan del distrito capital para dotarlos de los vehículos que requerirían, hay que recordar precisamente que esta alcaldía pospuso un año más la aplicación de la medida que ordena el retiro de las calles de esos vehículos de tracción animal porque los entes encargados de censar estos vehículos no fueron capaces de hacerlo y no hay un programa definido para la adquisición de vehículos para reemplazarlos.

Lo grave es que incluso entre los recicladores ya hay divisiones insalvables que han llegado a la agresión física de funcionarios distritales, un gran grupo de recicladores informales, es decir que no están organizados en ningún tipo de asociación o cooperativa, ya ha manifestado que no portará uniformes, ni se atendrá a las zonas establecidas por la alcaldía, pero eso sí cobrarán lo mismo que aquellos grupos organizados.

Ahora en plena rebeldía contra el gobierno nacional y los organismos de control de los servicios públicos (Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios y la Comisión Reguladora de Agua Potable y Saneamiento Básico), el alcalde dice que la competencia para determinar el modelo de aseo es de su exclusivo resorte y que no aceptará injerencias del gobierno nacional o de esos entes de control.

En Bogotá hay retrotraer la amarga experiencia que llevó a la liquidación de la empresa oficial que prestaba ese servicio, la EDIS, convertida en botín burocrático y político y por ende en foco de corrupción, ineficiente e ineficaz y responsable de más de una crisis de salubridad en la capital. Ese es el modelo que quiere reinventar Gustavo Petro en contra de las normas que como la Ley 142/94 determinan que este servicio público domiciliario no puede ser sometido a monopolios privados o públicos (Art. 336, Constitución Política de Colombia), y deben aplicarse los conceptos de libre competencia del mercado (Art. 333, inciso segundo. Constitución Política de Colombia).

Es incomprensible entonces la pasividad del gobierno nacional frente a la abierta rebeldía de Petro al ordenamiento constitucional y legal, como lo es la timidez con que la Procuraduría anuncia las urgentes medidas disciplinarias para evitar que la ciudad sea conducida a un estado de caos e ingobernabilidad con efectos nocivos incalculables en la salud y calidad de vida de los capitalinos.

Anuncios
 
3 comentarios

Publicado por en diciembre 13, 2012 en Opinión Pública

 

3 Respuestas a “LOS DELIRIOS DEL EMPERADORCITO

  1. ALIRIO CASTELLANOS MENDOZA

    diciembre 13, 2012 at 4:08 pm

    ESE ES EL MEJOR CALIFICATIVO (EMPERADORCITO) A QUIEN CON TANTAS ANCIAS DE PODER, PRIMERO LO INTENTÒ A LA FUERZA, CON LAS ARMAS Y DEJANDO TENDIDO (ASESINADOS) UNA CANTIDAD DE COMPATRIOTAS, AHORA CON PODER POLITICO, DEMUESTRA ESE ÀNIMO ENFERMISO DE PODER PARA HACER LO QUE SE LE ANTOJA SIN TENER EN CUENTA EL PUEBLO.

     
  2. ALIRIO CASTELLANOS MENDOZA

    diciembre 13, 2012 at 4:09 pm

    Ese es mi acertado comentarios, sin cortapizas ni tapabocas

     
  3. a

    febrero 20, 2013 at 12:59 pm

    Cuando un blog se presta para desinformar, no falta ser hábil para darse cuanta que es una total farsa

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: