RSS

PRESENTAR FALSAS VÍCTIMAS ES UN ACCIDENTE MENOR

14 Dic

PRESENTAR FALSAS VÍCTIMAS ES UN ACCIDENTE MENORCon el cinismo que siempre lo ha caracterizado el Colectivo Alvear Restrepo se place por la decisión de la CIDH de no revisar la sentencia sobre Mapiripán, como tardíamente lo pidió el gobierno colombiano para remediar su propia culpa al aceptar anticipadamente responsabilidad en los hechos del 15 al 20 de julio de 1997, cuando un grupo de autodefensas ilegales ingresó a ese apartado municipio y cometió una serie de crímenes que le costaron al país una condena y a los demandantes, entre ellos ese Colectivo, una jugosa indemnización.

Dice Gustavo Gallón, uno de los acuciosos defensores de narcoterroristas, que el hecho de que posteriormente una de las presuntas víctimas beneficiarias de la indemnización, Mariela Contreras, se retractara y dijera que fue inducida a presentar como víctimas de esa masacre a miembros de su familia que habían sido ultrajados en otros eventos: su esposo, asesinado un año antes, un hijo reclutado por la guerrilla a los 12 años y otro hijo desaparecido por los paramilitares cuando también era adolescente, no cambia el sentido de la condena porque es apenas un accidente menor.

El fallo proferido por la CIDH y que condena a Colombia por esos hechos fue instigado además del Colectivo Alvear Restrepo por las infaltables Comisión Intereclesial de Justicia y Paz y por el Movimiento de Víctimas del Estado MOVICE del representante comunista Iván Cepeda, beneficiarios de la jugosa indemnización en dólares determinada por el tribunal interamericano.

El gobierno colombiano de manera absurda aceptó responsabilidad en la muerte de 40 personas en Mapiripán, los demandantes habían presentado un listado de 49 entre los que se contaban los familiares de Mariela Contreras y otros que posteriormente aparecieron vivos o se demostró que jamás estuvieron en Mapiripán, con lo que se allanaba a las pretensiones de los denunciantes como posteriormente lo señalara la CIDH al ratificar ese fallo y ordenar el retiro de la lista de víctimas de aquellas que se comprobó no lo eran.

En procesos penales adelantados en Colombia Héctor Germán Buitrago Parada, alias ‘Martín Llanos’, que lideró el grupo paramilitar colombiano Autodefensas Campesinas de Casanare, acepto su responsabilidad en la masacre y confirmó que las víctimas fueron apenas 10[1], sin embargo se mantuvo sobre Colombia la condena por 30 víctimas más nunca comprobadas y la justicia nacional mantiene la injusta condena contra el señor General (r) René Uscátegui por una presunta complicidad en la masacre de quienes nunca se comprobó si habían fallecido, mucho menos que hubieren sido víctimas de torturas o tratos degradantes.

El único testigo contra Uscátegui fue un Coronel (r) que se comprometió con el Colectivo Alvear Restrepo a declarar contra el General y luego como recompensa fue trasladado a Miami en condición de asilado político mediante gestiones del mismo Colectivo y del entonces Senador Gustavo Petro Urrego hoy alcalde de Bogotá.

La mala fe del Colectivo Alvear Restrepo, de Justicia y Paz y del MOVICE es más que evidente; ellos prepararon los testimonios y presentaron las falsas pruebas sobre víctimas que nunca lo fueron y eso en cualquier parte del mundo es una conducta punible, no un accidente menor.

Los demandantes en el caso Mapiripán incurrieron en el punible de FRAUDE PROCESAL, penalizado en nuestra legislación y en el mundo entero y que consiste en utilizar medios fraudulentos para inducir en error a una autoridad administrativa o judicial para obtener sentencia, resolución o acto administrativo contrario a la ley (Art. 453 del C.P.), como en efecto lo lograron con el fallo de la CIDH que condenó al país. Pero los autores del ilícito jurídico siguen gozando de credibilidad e impunidad frente al ataque contra la Nación.

Lo grave es que serán esas organizaciones las que tendrán vocería como representantes de las víctimas en La Habana y que han comenzado a desarrollar la tesis de que los victimarios fueron los perseguidores de la UP y no los asesinados, secuestrados o mutilados por las Farc.

Y más grave aún es que a través de sus compinches infiltrados en la Fiscalía serán los encargados de definir la suerte de cerca de 1.400 soldados de la patria procesados por presuntos delitos de lesa humanidad mediante falsas denuncias como la de Mapiripán. Todo parecería indicar que ese será el trofeo que se les entregue a los narcoguerrilleros por sentarse a dialogar, el reconocimiento de calidad de víctimas mediante fraudes procesales.


  1. EP.LATAM. “Martín Llanos acepta su responsabilidad en la masacre de Mapiripán. Europa press. En: http://www.europapress.es/latam/colombia/noticia-colombia-exlider-paramilitar-martin-llanos-acepta-responsabilidad-masacre-mapiripan-20121009155250.html
Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en diciembre 14, 2012 en Opinión Pública

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: