RSS

NO VAMOS A DISCUTIR EN CUBA LO QUE PASA CON LAS FARC EN COLOMBIA: IVÁN MÁRQUEZ

02 Ene

NO VAMOS A DISCUTIR EN CUBA LO QUE PASA CON LAS FARC EN COLOMBIAGrotesca y cínica la respuesta del cabecilla narcoterrorista a lo dicho por Humberto de la Calle en tímido pronunciamiento sobre el anuncio de las Farc de continuar secuestrando, como efectivamente lo hicieron con dos policiales y tres ingenieros en el departamento del Valle. El gobierno está buscando un florero de Llorente para romper los diálogos mientras las Farc están dispuestas “a permanecer en esta mesa hasta encontrar un camino que nos conduzca a la paz”, señaló en La Habana el terrorista Luciano Arango, alias Iván Márquez[1].

La respuesta de la banda criminal Farc es una demostración más de su absoluto desprecio por el pueblo colombiano y la comunidad internacional, amén de ratificar lo señalado por el mismo terrorista en diciembre pasado cuando anunciaba que las Farc no tenían nada que negociar pero sí mucho por exigir.

Mientras el presidente Santos guarda silencio ante la oleada de violaciones de los DD.HH y el D.I.H. desatada por las Farc luego de la mendaz tregua, sus voceros en La Habana se limitan a tímidos regaños llamándolos a “no ser malitos”, a ser serios y no hacerles perder el tiempo, como si éste no lo estuvieren perdiendo por gusto ante las manifestaciones reiteradas de las Farc de no negociación.

Y es que el único camino para las Farc es que el gobierno se pliegue y acepte como conclusiones lo dicho por Fensuagro y otros aparatos políticos de la narcoguerrilla sobre la cuestión agraria y se acepten que las únicas víctimas del conflicto son las “representadas” por el MOVICE de Iván Cepeda Castro, así lo reitera alias Iván Márquez cuando dice que los secuestrados son “prisioneros de guerra” y que “El tema de las víctimas es fundamental en este proceso, pero las víctimas son víctimas del conflicto. El Estado debe poner la cara por las políticas de terror que durante décadas han victimizado a los colombianos”[2], enfatizando en que sus dictámenes deben ser ratificados por una constituyente dirigida por las Farc y sus aparatos políticos.

No es coincidencia que a las amenazas del grupo narcoterrorista salgan simultáneamente individuos como Ernesto Samper Pizano y otros a hablar de “humanizar el conflicto” y de insistir en el “canje de prisioneros”, burdo montaje para justificar el intercambio inhumano de secuestrados por terroristas condenados judicialmente luego de agotadas todas las garantías constitucionales y legales. Y la nueva oleada de secuestros tiene como fin, como lo señala Anncol, un intercambio de prisioneros de guerra y la suscripción de acuerdos sobre la humanización del conflicto y de un tratado de regularización de la guerra[3].

Nótese que ya las Farc han dejado de hablar hasta del cese del conflicto, porque nunca han hablado de negociaciones de paz, para retomar su discurso de continuarlo pero bajo reglas de humanización y regularización del mismo, como si algún conflicto armado pudiera humanizarse o existieran reglas diferentes a los Convenios de Ginebra y sus Protocolos Adicionales o la misma legislación penal colombiana.

Indudablemente que la regularización a que aspiran las Farc es a que además de contemplar la impunidad a sus delitos de lesa humanidad contra el pueblo colombiano en normas como el marco jurídico para la paz, constitucionalmente se legitime la “insurrección armada” y la práctica del secuestro, la extorsión y el reclutamiento de menores como conductas complementarias de los mal llamados “delitos políticos”, paso que ya diera la Corte Constitucional en triste sentencia de Carlos Gaviria Díaz cuando se les elevó a la categoría de “luchadores altruistas” que representan a los colombianos desposeídos.

Alfredo Molano Bravo sostiene por ejemplo que “la propaganda militar” le ha hecho creer al país que las guerrillas son un monstruo de maldad nacida en el alma de Satanás, lo que a su juicio no es cierto y que para no hacerle daño al “proceso de paz” el Gobierno monopolice la información y no se permita el disenso o la crítica a ese proceso especialmente si proviene del estamento militar[4], pero sostiene que debe garantizarse a la narcoguerrilla expresarse como quiera para demostrar que no son el monstruo que la propaganda pinta.  Al parecer el gobierno nacional viene tomando atenta nota de esa “recomendación” al tildar o calificar de “dementes”, “enemigos de la paz” y otros epítetos a quienes se atreven a desenmascarar el juego terrorista y la manipulación mediática para vender la idea de “aproximaciones” en las negociaciones cuando las conductas criminales de los terroristas alejan cada vez más esa posibilidad.


  1. CAMINO A LA PAZ. Gobierno busca florero de Llorente para romper proceso: Iván Márquez. La Habana, 31 de enero de 2013. En: http://www.noticiascaracol.com/nacion/articulo-285530-gobierno-busca-florero-de-llorente-para-romper-proceso-ivan-marquez
  2. Ibíd.
  3. ANNCOL. Humberto de la Calle amenaza a las Farc con terminar proceso de paz. Miércoles, 30 de enero de 2013. En: http://anncol.eu/index.php/anncol/editorial-anncol/1503-ene-30-anncol-humberto-de-la-calle-amenaza-a-las-farc-con-terminar-el-proceso-de-paz
  4. EL ESPECTADOR. Medios y paz. Opinión. 22 de septiembre de 2012. En: http://www.elespectador.com/opinion/columna-376792-medios-y-paz
Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en enero 2, 2013 en Opinión Pública

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: