RSS

UNA TIBIA RESPUESTA A UNA AGRESIÓN INJUSTA

02 Ene

UNA TIBIA RESPUESTA A UNA AGRESIÓN INJUSTAEs increíble que la cabeza de los negociadores del gobierno colombiano en La Habana se limite a decirles a las Farc que “no nos hagan perder el tiempo”, ante el anuncio de la organización criminal de reanudar el secuestro de miembros de la Fuerza Pública como “prisioneros de guerra” para presionar el llamado canje o intercambio por terroristas que cumplen condenas legítimas en las cárceles del Estado.

Mostrar ese tipo de debilidad en una negociación es un síntoma de inexistencia de claros objetivos conceptuales y prácticos sobre el tipo de proceso que se adelanta y eso lo han percibido las Farc que del discurso fantasioso sobre el problema de la tierra pasan ahora a un pulso de poder, están midiéndole el aceite al gobierno sobre su capacidad de respuesta ante el incremento de las acciones narcoterroristas con el secuestro de sus propios servidores públicos y la respuesta es patética.

No basta con que el presidente le haga públicos llamados a la Fuerza Pública para continuar la acción ofensiva contra las estructuras criminales de las Farc si en la mesa de negociaciones en La Habana se va a dar una postración de ese tamaño, bien pueden durar 3 años más pidiéndole a los terroristas que no sean malitos y se sienten a negociar cuando ya ellos han expresado reiteradamente que nada tienen que negociar.
Sun Tzu explicó en detalle y desde hace siglos cuáles son los preparativos previos a la guerra: estrategias de engaño, disposición de las tropas en el campo de batalla, armamento necesario, etc. Cómo poder llegar a vencer al enemigo sin llegar al combate, simplemente imponiendo una moral dominante de tal manera que se infunda miedo al enemigo para así poder vencer sin llegar a la batalla.

En la negociación; las anteriores sugerencias dadas por el libro de Sun-Tzu son fundamentales, si deseamos obtener una posición de poder ante nuestro adversario, en el momento de una negociación y así conseguir una ventaja competitiva que nos ayude a adquirir los resultados que deseamos en nuestras negociaciones, además aplicando estas estrategias se pueden resolver conflictos de forma más equitativa para ambas partes[1].

Las estrategias de engaño de las Farc han sido evidentes históricamente y en La Habana no se está viendo ninguna posición nueva con respecto a lo ya mostrado en el Caguán y en las ocasiones previas. Hablar de paz mientras aprovechan el tiempo para reorganizar sus estructuras criminales e incrementar el terrorismo como arma para sembrar el miedo en la sociedad con la intención de aislarla del gobierno, en síntesis crear y profundizar una crisis de credibilidad frente a la capacidad del Estado para responder a la agresión narcoterrorista.

Cómo combatir con éxito una organización criminal a la que el gobierno le reconoce de hecho un estatus que el derecho internacional no reconoce, el de fuerza beligerante amparada por una reforma constitucional que les garantiza impunidad con relación a delitos de lesa humanidad como el secuestro y los ataques a la población civil, a la que se niega a llamar por el nombre que corresponde a su naturaleza criminal narcoterrorista y a la que simplemente hace laxos llamados de atención cuando incurre en conductas reprochables contra los ciudadanos o los servidores públicos.

“No nos hagan perder el tiempo” es lo único que se le ocurre expresar a Humberto de la Calle ante el secuestro de dos policías aceptado y justificado por sus contrapartes en La Habana, cuando es evidente que el gobierno está perdiendo el tiempo en ese proceso por puro gusto y para satisfacer egoístas ambiciones electoreras; cómo no va a ser así cuando se insiste en dialogar o negociar con una banda criminal que ha reiterado, como lo hizo en el Caguán que no tienen nada que negociar sino mucho que exigir.

Ahora con la infame práctica del secuestro de uniformados en el Valle van a exigir el canje o intercambio por terroristas condenados como ya lo había anunciado alias Sandra Ramírez en diciembre ante las barbas mismas de los negociadores del gobierno, todo ello mientras el presidente insiste en que a las Farc hay que creerles, pero vaya verdades que son las que expresan y que el gobierno no reconoce. En la instalación misma de la mesa de La Habana las Farc expresaron que continuarían secuestrando para que “ que el Estado nos devuelva a los nuestros que están allí, en las prisiones”, algo que solamente no entendieron Juan Manuel Santos y sus representantes en La Habana.


  1. MEDINA, David. El arte de la guerra y la negociación. Blog. 15 de abril de 2010. En: http://tradebydavidmedina.blogspot.com/2010/04/el-arte-de-la-guerra-de-sun-tzu-y-la.html
Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en enero 2, 2013 en Opinión Pública

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: