RSS

BOGOTA OBJETIVO TERRORISTA DE LAS FARC

18 Ene

OBJETIVO TERRORISTA DE LAS FARCCon la incautación de material explosivo y armamento en La Palma, Cundinamarca, quedó develado el plan terrorista con que las Farc iban a anunciar el fin de su falaz tregua a partir de este 20 de enero en Bogotá; la Escuela Militar y las escuelas de Policía Francisco de Paula Santander y Gonzalo Jiménez de Quesada eran los blancos de la escalada criminal.

El Director de la PONAL anunció que en el municipio cundinamarqués, a 1 hora de la capital, fueron decomisados  250 kilos de anfo, un explosivo de alto poder destructivo, seis granadas artesanales y 15 metros de cordón detonante. Así mismo, fueron hallados unos planos de los objetivos terroristas que tenía esta organización. En el operativo fue capturada de Luz Yenny Hernández, una narcoguerrillera de las Farc conocida como alias ‘La Caponera’, integrante del Frente 22 de la banda criminal.

 Si los narcoterroristas hubieren podido realizar su delincuencial acción se habría perdido numerosas vidas y los heridos hubieren sido centenares sin ninguna razón. Bien es sabido que el terrorismo no necesita razones para atentar contra las personas y sus bienes, a través de esos actos sólo buscan satisfacer sus más bajas pasiones, causar daño y dolor.

En las páginas electrónicas de las Farc intentan explicar sus demenciales conductas. Para Hendrik Vaneeckhaute, un reconocido apologista de organizaciones como las Farc, detrás de los actos terroristas existen unas causas más profundas, que no son reconocidas por los gobiernos y las FF.MM porque admitirlo sería reconocer su propio papel en la creación de las condiciones políticas, económicas y sociales en las cuales pueden surgir organizaciones terroristas con un cierto apoyo social[1].

Para este europeo, el objetivo del terrorismo no es sembrar el terror, ni asesinar por asesinar. Sembrar el terror es el medio que utilizan para lograr unos objetivos. Que existan estos objetivos, no significa que el método utilizado para alcanzarlos (el terror) sea válido. Pero negar la existencia de estos objetivos, es negar las causas del terrorismo, y por lo tanto imposibilita prevenir los futuros actos de terrorismo[2].

De esta manera cuando menos se estaría justificando que las Farc siembren minas antipersonal en las veredas y campos o utilicen armas no convencionales para atentar contra apartados municipios cobrando sus víctimas entre la población civil porque en el país hay pobreza y miseria, o porque existe el latifundio o las políticas sociales de los gobiernos no cobijan a la totalidad de los habitantes. Nada más absurdo y contrario a la verdad histórica de cualquier sociedad humana.

¿Qué han cambiado las Farc en 50 años de agresión al pueblo colombiano con relación a las presuntas causas objetivas de exclusión social, política o económica? Nada y nada va a cambiar mediante el terrorismo. Son suficientes las demostraciones de rechazo de la ciudadanía a los métodos criminales de la narcoguerrilla expresadas en movilizaciones populares como las del 4 de febrero de 2008 y otras movilizaciones nacionales o locales que les han dicho ¡Basta! Algo que ni ellas, ni sus apologistas parecen entender.

Las Farc nunca han tenido apoyo popular, otra cosa es que hayan movilizado en el pasado y mediante la violencia a campesinos sembradores de coca para protestar por la fumigación de los cultivos ilícitos de los que son propietarias o para darle legitimidad a movimientos políticos como la pretendida Marcha Patriótica, pero sumados quienes realmente lleguen a creer en los objetivos de la narcoguerrilla no llegan a ser el 1% de la población colombiana.

Es falsa la justificación de los apologistas de las Farc que quieren hacer creer que el terrorismo es el resultado necesario de la injusticia, Una persona que vive en un entorno donde no existe un sentimiento profundo de injusticia, difícilmente es transformable en una persona dispuesta a cometer un acto terrorista. Significa también que si una persona vive en una situación de profunda injusticia, pero en la cual existen caminos percibidos como alcanzables o reales que permitan salir de esta situación de injusticia, su posible manipulación y transformación en terrorista es mucho más difícil. Si ello fuera cierto, numerosos países que viven en peores condiciones sociales, políticas o económicas que las vividas en Colombia, serían hoy hervideros de terrorismo y eso no sucede.

Estas justificaciones sólo buscan legitimar el papel que asumen las Farc y las organizaciones terroristas al declararse víctimas, políticamente para ellas es necesario relacionar el acto y sus víctimas con el responsable de la injusticia vivida, para que sea el Estado quien asuma las responsabilidades, para eso cuentan con organismos como el MOVICE y los Colectivos de Abogados, legitimar el terrorismo como respuesta a las reales o supuestas injusticias.


  1. VANEECKHAUTE, Hendrik. El terrorismo: Sus causas y orígenes. Rebelion.Org. En: http://www.rebelion.org/hemeroteca/opinion/040325hv.htm
  2.  Ibíd.
Anuncios
 
2 comentarios

Publicado por en enero 18, 2013 en Opinión Pública

 

2 Respuestas a “BOGOTA OBJETIVO TERRORISTA DE LAS FARC

  1. Juan Herrera

    enero 19, 2013 at 1:58 am

    Nadie entiende posible que tengamos que rendir cuentas a un grupo sin aceptación, la violencia de las Farc, debe tener como respuesta el accionar del Ejército,pero debe pensar en planes de lucha realmente objetivos. Los generales de hoy creen ganar la guerra con miles de hombres más. Las Farc no tienen apoyo popular y por eso pueden ser derrotadas con relativa facilidad. Los gandes capos del narcotráfico son los alentadores de la violencia rural. Centremos nuestro trabajo en investigar a esos traficantes de la muerte y seguro saldremos ganando. Parece trivial, pero la solución es crear empleo y para eso, el Estado, debe desplegar su mayor actividad antes que andar buscando gente para regalarle dinero. ningún país sale adelante con asistencialismo, eso es el arma de los populistas y los faltos de ideas como Santos en nuestro suelo y Chávez en Venezuela.

     
  2. rijecasopina

    enero 20, 2013 at 12:51 pm

    La crítica internacional a Santos y su abandono a la política de consolidación de la seguridad democrática precisamente señala que salvo la presencia militar en las regiones de donde se erradicó el narcoterrorismo, el Estado y los poderes públicos han sido omisivos y negligentes. No hay ampliación o prestación de los servicios públicos esenciales (salud, educación, justicia, obras públicas), lo que lleva a que muchos campesinos vuelvan a los cultivos ilícitos para remediar su precaria situación

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: