RSS

EL ETERNO FRACASO DEL SOCIALISMO

29 Ene

EL ETERNO FRACASO DEL SOCIALISMOHasta la década de los 80 y mediante la “combinación de las formas de lucha” (política y armada), se quiso imponer en el mundo el llamado “socialismo real”, el modelo soviético que hoy quiere resucitar el Foro de Sao Paulo en Latinoamérica con el mote de “socialismo del siglo XXI”; el socialismo real no sobrevivió precisamente a la realidad y se derrumbó estrepitosamente como el muro de Berlín que lo ejemplarizaba (9 y 10 de noviembre de 1989).

Los románticos que añoran el modelo del socialismo real hoy atribuyen a las debilidades mismas del modelo su fracaso, el abandono de los principios de democracia para consolidar una dictadura de partido a nombre de los gobernados. Dice Ariel Dacal, por ejemplo: La clase obrera rusa —minoritaria, pero con una vanguardia bien organizada— no se encontraba suficientemente desarrollada y madura para el ejercicio del poder y para la ejecución de las medidas que emanaban de este. Los hechos acontecidos durante varias décadas develaron que la dictadura del proletariado, explicada por Lenin en El Estado y la Revolución como dominación de clase, no pudo ser realizada como dictadura por el proletariado y se convirtió, andando por las interioridades de su propia historia, en una dictadura del Partido, que conduce para el proletariado[1].

Y anotan otra causal que es definitoria para replicar la experiencia en nuestra América: Dentro del cuadro socioclasista ruso, el campesinado era la clase más numerosa, lo que impuso una fisonomía contradictoria al Estado obrero surgido tras la Revolución, e hizo entender a los dirigentes de la emancipación la necesidad de contar con ella para mantenerla en pie[2]. Tal vez los neosocialistas no hablen ahora de la necesidad de la dictadura de la clase obrera como vanguardia del proletariado y tengan más en cuenta a la clase campesina y como algo propio las comunidades indígenas y afroamericanas, dentro de su proyecto político, pero en su desarrollo siguen generalizando ese “proletariado” como un ideal que puede gobernar de forma colectiva, eso en la teoría elaborada para atraer prosélitos.

En la práctica los neosocialistas están reproduciendo los mismos errores que achacan al fracaso del socialismo soviético, no tienen un “proletariado”, no tienen una “vanguardia clasista”, tienen unos partidos que se abrogan la vocería de las clases populares para imponer modelos políticos antidemocráticos que basados en una economía centralizada y a cargo del Estado elevan a la categoría de “dictadura” las decisiones de un partido único de gobierno con exclusión de cualquier signo de oposición o contradicción mediante la descalificación o la manipulación de los poderes públicos, llegando incluso al amedrentamiento o a la eliminación física de los símbolos y personas que puedan representarla.

Es lo que ha sucedió en Cuba, que copió el modelo soviético en todos sus detalles y es lo que viene sucediendo en Venezuela y Nicaragua, y en menor medida en Ecuador y Bolivia replicándose en Argentina. Los resultados de esa economía centralizada ya se advierten en Venezuela pese a los grandes recursos obtenidos en el último decenio gracias a los precios del petróleo, sin que se aprecien cambios sustanciales en mejoramiento de la calidad de vida de los habitantes o disciplina del trabajo y organización de la producción que obedezcan a programas coherentes de gobierno, mucho menos el desarrollo de un modelo colectivo y social con participación de todos los estamentos de la población.

En el caso venezolano se hace más patética la situación cuando el régimen prioriza sus esfuerzos a hipotéticas confrontaciones bélicas con el “imperialismo y sus aliados”. Al igual que sucedió en la extinta URSS, el gobierno bolivariano volcó enormes esfuerzos en el campo del armamento militar y el establecimiento de una industria bélica para supuestamente alcanzar un estado de equilibrio militar disuasivo, así mismo ha invertido enormes sumas en su política exterior de compra de aliados como parte de un proceso expansivo del socialismo del siglo XXI, todo ello a costa del bienestar de ese “proletariado” que dice representar.

La riqueza petrolera venezolana no le ha permitido, por obra de los errores de planeación y estructuración de políticas económicas acordes a la nueva realidad mundial, iniciar siquiera el postulado socialista del milagro económico del pleno empleo para asegurar a su vez unas condiciones de vida en las que lo imprescindible esté garantizado. Los indicadores no mienten y se reafirman en la explosiva situación sociopolítica de ese país.

Si algo caracteriza al neosocialismo es la adopción del modelo de nomenclatura burocrática que el estalinismo instituyó en la URSS, los principios de participación ciudadana fueron destronados y la oportunidad de lograr la participación política de las masas —incluyendo los mecanismos de movilización, real y autónoma— fue cercenada como lo es hoy en día.

Los socialistas ortodoxos y los neosocialistas no han sido capaces de aprender de los errores de la extinta URSS y el derrumbe del socialismo real, no entienden que el socialismo de los nuevos tiempos debe reflexionar seriamente sobre la construcción de un liderazgo colectivo verdaderamente democrático, sin idealizaciones, rotativo, cuyo anquilosamiento en el poder sea inviable, pero sobre todo que no castre, (ni se auto-castren) los liderazgos emergentes. Lo contrario es mantener como una utopía irrealizable la construcción del “nuevo hombre” al que tanto les gusta mencionar en sus discursos populistas y demagógicos.


  1. DACAL DÍAZ, Ariel. ¿Por qué fracasó el socialismo soviético? Revista Temas. Cuba. 30 de julio de 2007. En: http://www.radiolaprimerisima.com/articulos/1485
  2. Ibíd.
Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en enero 29, 2013 en Opinión Pública

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: