RSS

LLEGAR AL BORDE LA CRISIS COMO ESTRATEGIA DE NEGOCIACIÓN

04 Feb

LLEGAR AL BORDE LA CRISIS COMO ESTRATEGIA DE NEGOCIACIÓNRecuerdo cuando era muchacho e iba a la plaza de mercado con mi abuela, siempre me llamó la atención que preguntaba por el precio de un producto y ofrecía menos de la mitad por él, si el vendedor rebajaba el precio la cuarta parte, ella muy oronda se marchaba diciendo no, no me sirve, segura que el vendedor se acercaría en su oferta al precio que ella había previsto, lo que inevitablemente lograba y antes pedía la “ñapa” representada en otro producto que se llevaba gratis. Era el famoso regateo que aún se utiliza en la mayoría de los mercados populares en todo el mundo.

Recordé aquello porque siempre tenía el temor de que el vendedor iba a decir que no y tendría que soportar acompañarla por otra cantidad de puestos de ventas o repetir el camino hasta volver al mismo sitio donde se desarrollaba otro ritual, ahora ella la que comenzaba a subir su oferta de a poquitos hasta que llegaban a un acuerdo siempre por debajo de lo pedido inicialmente. Entonces sentía hasta compasión por el vendedor porque mi abuela le había hecho perder en el negocio.

Algo así ha pasado y está pasando con las Farc, quieren comprar la paz con amenazas para obtener al menos el perdón y olvido de sus delitos de lesa humanidad y la posibilidad de acceder a los cuerpos colegiados de la democracia (ya la contraparte les construyó el marco jurídico para la paz), pero generan crisis en busca de la “ñapa”, que sus crímenes sean considerados “legítimas acciones de guerra” para evadir la acción futura de la Corte Penal Internacional con el Estado como garante. En ese regateo es posible que incluso los aliados incondicionales de las Farc impongan la exigencia del levantamiento del veto norteamericano a Cuba, la cuna del proceso, como mecanismo para destrabar acercamientos entre las partes.

Las Farc son el mejor ejemplo del mundo aún por encima del comunismo vietnamita, de cómo utilizar el tiempo a su favor, siempre han llevado cualquier proceso hasta el agotamiento del período presidencial para tratar de obligar al siguiente a continuarlo so pena de continuar la guerra aunque esta no haya sido suspendido pese a las treguas bilaterales como ocurrió en la presidencia de Belisario y se repitió en el período Pastrana con la llamada zona del Caguán. Las Farc siempre han estado regateando la paz, ofreciendo menos de lo que pueden dar y esperando que se les conceda el doble o el triple a cambio.

A nadie debe extrañar, Ho Chi Min y Tirofijo fueron avezados alumnos de las estrategias estalinistas de negociación y las replicaron con cada una de sus particularidades a los herederos de los conflictos en Vietnam o en Colombia. Ho Chi Min alcanzó su cometido agotando políticamente al régimen del entonces Vietnam del Sur y a los mismos EE.UU., la prolongación de una guerra que parecía de nunca acabar terminó quitándole el respaldo político de su propio pueblo al gobierno norteamericano que debió ceder ante la táctica del regateo comunista emprendido en París.

Las Farc y sus apologistas vuelven a desempolvar la tesis de que las Fuerzas Militares colombianas no están en capacidad de derrotar militarmente a las narcoguerrillas que por más de 50 años han agredido al pueblo colombiano persiguiendo la toma del poder y ahora utilizan como excusa que en 7 años de vigencia de la Política de Defensa y Seguridad Democrática (fue instituida en 2013 y rigió hasta 2010 cuando fue reemplazada por el actual gobierno), las Farc no pudieron ser derrotadas.

Para cualquier persona estudiosa del tema la comparación es inocua y solamente hay que remitirse a los elementos indicadores de la correlación de fuerzas. Mientras las Farc vieron perder en estos años elementos considerados intocables y asumir que su Secretariado General ya no es intocable, teniendo que asumir igualmente la pérdida de más del 50% de lo que consideraban su fuerza de combate para pasar a la segunda fase de la guerra, la guerra de posiciones, como la anunciaba Jorge Briceño Suárez, alias el Mono Jojoy; el Ejército colombiano permanece a la ofensiva permanente, diaria y sin descanso, de las estructuras criminales que emprendieron en estos años la retirada a su primera fase de combate.

Hoy, la narcoguerrilla acude al peor ejemplo para reclamar la legitimidad de la mesa de La Habana luego de los anuncios de reclamar derechos de secuestro y otros delitos de lesa humanidad. Uno de los capos de las drogas farianas, Horacio Duque se desgañita en Anncol diciendo que ese proceso es fruto de la voluntad popular cuando el 74% de los colombianos señalan al menos que va por mal camino.

Si volviéramos a las motivaciones de este proceso nos encontramos con que  78% está en desacuerdo con que los miembros de las Farc, una vez hayan dejado las armas, puedan participar en política sin tener que pagar cárcel y únicamente el 19% apoya esa posibilidad[1].

La narcoguerrilla no entiende eso del apoyo popular como requisito para adelantar con éxito lo que llaman “guerra revolucionaria”, nunca lo han asimilado en el caso colombiano, los llamados ideólogos de las Farc, “Timochenko” y el mismo “Iván Márquez” viven mentalmente en los tiempos románticos de la “revolución socialista” no en la realidad colombiana posterior a la Constitución de 1991, de ahí la negación con toda realidad de sus exigencias el problema agrario.

En ese regateo las Farc consideran normales sus declaraciones y peticiones realizadas por fuera del protocolo de los acuerdos alcanzados para montar la mesa de negociaciones con el gobierno Santos, pero lo primero que señalan es que no están negociando sino exigiendo y a renglón seguido llaman a la acción a todos sus “durmientes”, los aparatos creados en la misma institucionalidad del Estado, única fuerza que le queda por ejemplo al sindicalismo y las juntas comunales, para generar situaciones de choque social y político que les permitan a las narcoguerrillas legitimar su posición en La Habana.

Violadas todas las normas de protocolo por parte de los narcoterroristas con la aceptación pasiva del gobierno colombiano, ahora insisten en señalar que fue el gobierno el responsable por los reclamos que se hacen a la violación de los acuerdos previos, como señala el cabecilla del narcotráfico de las Farc en el eje cafetero y el suroccidente colombiano: “En esta descontrolada, desproporcionada y calculada reacción, el delegado oficial está mostrando un profundo desconocimiento de los protocolos y elementos que orientan los diálogos de paz”[2]

No puede concebirse que colombiano alguno, sin importar su estrato social, su credo o militancia política puede aceptar siquiera como aproximadamente válido a lo que los comunistas y las Farc, también el Eln, reclaman como validación de la combinación de las formas de lucha que han masacrado por más de 50 años especialmente a los sectores más vulnerables de nuestra sociedad.

Anuncios
 
1 comentario

Publicado por en febrero 4, 2013 en Opinión Pública

 

Una respuesta a “LLEGAR AL BORDE LA CRISIS COMO ESTRATEGIA DE NEGOCIACIÓN

  1. Juan Herrera

    febrero 4, 2013 at 8:46 pm

    El verdadero problema no es el regateo donde podríamos al menos sacar la paz de los fusiles, pero considero que hay órdenes de Santos, de negociar a toda costa y a cualquier precio lo cual, hará que los colombianos quedemos como victimarios de quienes han matado al pueblo durante 50 años y para colmo, en adelante tendremos la vergüenza de ir a las urnas y encontrar en lista a esos facinerosos además, Santos, por el favor de colocarlo como adalid de la paz, les dará puestos y ministerios y cuanto ellos pidan. Lástima de país, lástima de nosotros.

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: