RSS

DE COMO INDUCIR AL ERROR SOBRE LA MESA DE LA HABANA

05 Feb

DE COMO INDUCIR AL ERROR SOBRE LA MESA DE LA HABANAPedro Medellín Torres se ha labrado una imagen de analista que no puede discutirse, pero yerra cuando su análisis es motivado por la pasión que como liberal lo ataca cuando de defender los aciertos o desaciertos de sus copartidarios se trata. En su columna de hoy en el diario El Tiempo[1], llama a darle un voto de confianza al gobierno Santos y al proceso que se adelanta en La Habana, culpando al expresidente Uribe y sus seguidores de ser enemigos del mismo por puras razones políticas con un discurso que confunde a los ciudadanos cuando sigue llamando terroristas a las Farc, que a su parecer era un término adecuado en una estrategia de guerra y no en una de paz como la que pregona el actual gobierno.

Omite Medellín Torres en su sesgado análisis que incluso no hay definición cierta sobre qué es lo que se está haciendo en La Habana porque han sido las mismas Farc las que han declarado públicamente que ellas no están negociando nada, sino que atendieron una invitación del gobierno y su papel sólo será el de exigir, porque nada tienen para dar. Entonces es una mentira que en La Habana se esté adelantando un proceso de paz y eso es lo que ha entendido el pueblo colombiano del discurso de los delegados de la narcoguerrilla y de las acciones que las estructuras criminales adelantan en el país.

Sólo algunos idealistas románticos siguen hablando de que La Habana se está construyendo la paz que cambiará la historia de Colombia una vez las Farc hagan dejación de las armas, algo que está muy lejano de la realidad y de los planes mediatos de la organización narcoterrorista que no ha renunciado  a la toma del poder mediante la llamada combinación de las formas de lucha, los voceros de las Farc también han sido claros en señalar esa estrategia como la única válida en La Habana o en cualquier otro lugar del mundo.

Dice el señor Medellín Torres que se atenta contra el proceso de La Habana cuando se difunden noticias sobre las acciones terroristas de las Farc para desprestigiar y deslegitimar lo buscado por el gobierno Santos, en ese sentido clama porque no se hable de secuestros cometidos por las Farc contra miembros de la Fuerza Pública porque ello en realidad corresponde a una “toma de rehenes” como señala el Derecho Internacional Humanitario[2] y debe ser visto como una acción de guerra normal porque se negocia en medio del conflicto. Como para él debe ser entonces “normal” la cobarde ejecución de los policías en la Guajira o la voladura de un centro educativo en San Vicente del Caguán.

Ya aquí no se peca por idealismo romántico sino que hay una proterva intención de confundir e inducir al error a los ciudadanos y a la comunidad internacional sobre lo que realmente está pasando en La Habana. Es perverso intentar ocultar la realidad del secuestro que en estos últimos días ha afectado a miembros de la Fuerza Pública y a civiles colombianos y extranjeros en acciones criminales de las narcoguerrillas, para que sean vistos con laxitud como una simple toma de rehenes también condenada por el DIH. La toma de rehenes está prohibida por el derecho internacional humanitario (artículo 34 del IV Convenio; artículo 3 común a los cuatro Convenios de Ginebra; artículo 75.2c del Protocolo adicional I y artículo 4.2c del Protocolo adicional II)[3].

No se puede precisar con claridad a dónde quiere conducir al lector el señor Medellín Torres con el absurdo juego semántico que propone. Tomar rehenes o secuestrar personas configura la misma conducta punible a la luz del derecho nacional o internacional y describirla en las informaciones con el nombre menos duro que propone no la hace menos gravosa para las víctimas y para la sociedad.

La comunidad internacional no ignora que uno de los delitos más abominables y repudiables es la toma de rehenes, que atenta contra derechos inherentes a la persona, como son la vida, la libertad y la seguridad individual, protegidos en instrumentos vinculantes tales como, a nivel universal, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos de 1966 y, a nivel zonal, la Convención Americana sobre Derechos Humanos de 1969 y la Convención Europea para la Protección de los Derechos Humanos y las Libertades Fundamentales de 1950. Como ha señalado la Asamblea General de las Naciones Unidas, la toma de rehenes es un acto que pone en peligro vidas humanas inocentes y viola la dignidad humana[4].

De tal manera que caer en el juego de palabras y definiciones que propone Medellín Torres no cambia la realidad del misterio de La Habana, como tampoco sirve de esperanza para quienes sufren la arremetida terrorista. Denunciar esas acciones tampoco cambia lo que pasa en la capital cubana y si es más honesto con la sociedad que ocultar los hechos como señala el columnista para no enturbiar un posible acuerdo sobre no se sabe qué.

Ahora bien, no nos engañemos con la retórica del uso político que se le quiere dar al proceso de La Habana. Ha sido la misma familia presidencial, por boca de Enrique Santos Calderón, quien le puso el ultimátum al país: O se reelige a Juan Manuel Santos o el proceso de paz fracasará. Que sus adversarios adviertan este hecho notorio no los califica como enemigos de la paz. Seguramente el bandido Iván Márquez y sus secuaces estarán muertos de la risa porque mientras tanto siguen cosechando audiencia y espacio para que su Marcha Patriótica presione a su favor aprovechando el clima electoral que se está generando en torno al tema.


  1. MEDELLÍN TORRES, Pedro. Un voto de confianza. El Tiempo. Opinión. Martes 5 de febrero de 2013. En: http://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/pedromedelln/un-voto-de-confianza-pedro-medellin-torres-columnista-el-tiempo_12578422-4
  2. Ibíd.
  3. CICR. La actitud del CICR en caso de toma de rehenes. Líneas Directivas. Ginebra. 30 de junio de 2002. En: http://www.icrc.org/spa/resources/documents/misc/5tdql8.htm
  4. SALINAS BURGOS, Hernán. La toma de rehenes en el derecho internacional humanitario. Revista Internacional de la Cruz Roja. Vol. 14. Issue 93.  1989.  En: http://journals.cambridge.org/action/displayAbstract;jsessionid=4BEB4FA58264D5C3872CB8C25AC33C49.journals?fromPage=online&aid=6492548
Anuncios
 
1 comentario

Publicado por en febrero 5, 2013 en Opinión Pública

 

Una respuesta a “DE COMO INDUCIR AL ERROR SOBRE LA MESA DE LA HABANA

  1. LUIS JORGE PULIDO

    febrero 19, 2013 at 3:50 am

    La pregunta del trillon de dolares es: alguien como Medellin Torres actua de acuerdo a su criterio, conocimientos y conciencia o por ingentes cantidades de dulcisima mermelada

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: