RSS

DEFENDERSE DE LA NARCOGUERRILLA ES HACER LA GUERRA

08 Feb

DEFENDERSE DE LA NARCOGUERRILLA ES HACER LA GUERRAEsa es la conclusión a la que quieren arribar ciertos idealistas ingenuos y los consabidos ideólogos y apologistas de las narcoguerrillas que cuestionan la decisión de adelantar diálogos en La Habana mientras prosigue la acción militar ofensiva contra las estructuras criminales en el país. Todos a una se juntan para que el gobierno atienda el llamado de las Farc a declarar la tregua bilateral aun sabiendo el fracaso de la pretendida tregua de diciembre y enero en la que esa narcoguerrilla adelantó 57 acciones terroristas.

El neocomunismo quiere implantar la idea del fracaso de la lucha contra las narcoguerrillas, señalando que estas permanecen “activas y fuertes” por el “apoyo popular” que reciben y no por las debilidades políticas de los gobernantes que creen que con el terrorismo se puede negociar, ignorando las experiencias pasadas. La guerra, para los pazólogos y los utópicos idealistas, así como para los apologistas de las Farc y Eln, no está resuelta en la decisión de las narcoguerrillas de abandonar la lucha armada como instrumento político, sino en la rendición del Estado para “construir un edificio nuevo desde las bases”[1].

Santos está en clara desventaja en la mesa de póker que eligió, no sólo designó al castro-chavismo como croupier, sino que de antemano le entregó cartas marcadas al narcoterrorismo con su acto legislativo del marco jurídico para la paz que abrió las puertas de la impunidad. Su afán protagónico lo llevó a empeñar el futuro socioeconómico de Colombia por lo menos en los próximos 20 años en una jugada que ni él mismo ha podido definir: el lance de La Habana.

Ahora las Farc quieren más de lo alcanzado en los acuerdos previos a Oslo y La Habana, que a decir verdad nadie conoce; agotándose el primer punto de la agenda, la cuestión agraria, la narcoguerrilla ha abarcado todo, desde un nuevo reordenamiento territorial hasta el reconocimiento como víctimas del conflicto creado por el comunismo pero achacable judicialmente al Estado y seguramente con ello la pensión vitalicia para sus cabecillas más viejos o inválidos a costa de los ciudadanos que victimizaron por más de 50 años de criminalidad.

Está comprobado históricamente que para las Farc hablar de la paz no es más que un juego para ganar tiempo[2], ellos nunca reconocerán sus delitos y crímenes contra el pueblo colombiano que han victimizado por más de medio siglo, de tal manera que nunca habrá oportunidad para la verdad, la justicia y la reparación de sus víctimas que pasarán a ser consideradas autoras, por acción u omisión, del destino al que fueron condenadas por Manuel Cepeda Vargas y Gilberto Vieira cuando, en cumplimiento de las órdenes del comunismo internacional, introdujeron la tesis de la combinación de las formas de lucha que dio origen a las narcoguerrillas en Colombia.

Así ahora, mientras las Farc juegan a la paz haciendo la guerra, hasta el mismo gobierno colombiano descalifica a quienes cuestionan o critican el gaseoso proceso de La Habana en el cual, hasta ahora, el único acercamiento visible es la legalización del narcotráfico del cual dependen las estructuras criminales de la narcoguerrilla.

Si en la vigencia de la falaz tregua las Farc adelantaron 57 acciones terroristas, de enero hacia acá la cifra se ha triplicado luego de que las narcoguerrillas reclamaran como derecho el secuestro y el homicidio agravado que a voces de nuestros legisladores y jueces será considerado conexo al de “rebelión” para sellar una precaria suspensión del conflicto armado, porque ese 70% de los “insurgentes” no van a renunciar al delito como su modo de vida fincado en el narcotráfico y el secuestro, la extorsión y la violación de todo derecho o garantía del ciudadano mediante la práctica de cualquier conducta que genere enriquecimiento rápido e ilícito.

Ya que los utópicos idealistas del proceso de La Habana reclaman tener en cuenta la experiencia internacional, vale la pena traer a colación el surgimiento de las “Maras” surgidas de procesos similares en El Salvador, Honduras y Guatemala, convertidas al lado del fundamentalismo musulmán y las mismas Farc, en el principal problema de seguridad internacional.

Para quienes no conocen o no entienden, o no quieren entender, el tema de las maras, es el problema que el proceso de paz en Centroamérica le dejó al mundo, algo similar a lo que sucede con las Bacrim en Colombia. De organizaciones guerrilleras de 2 o 3 mil componentes en El Salvador, Guatemala o Nicaragua, las maras hoy en día tienen de 60 a 70 mil “soldados” que ya actúan en todo el continente americano, incluida Colombia como se ha denunciado en el Valle y el Cauca, dedicados al negocio mortal e infame del narcotráfico y el tráfico de personas.

Estando probada la relación criminal de las Farc con las Bacrim y las maras, una mínima exigencia del gobierno nacional es que las narcoguerrillas entreguen en La Habana, no sólo la cadena productiva y de comercialización de narcóticos, sino a todos y cada uno de los responsables del microtráfico que hoy empaña la seguridad ciudadana en nuestras ciudades. Mientras se tolere y prohíje esa actividad criminal, no podrá asegurarse una paz real y duradera.


  1. ALLENDE LA PAZ. Hacer la guerra de verdad, jugar a hacer la paz. Anncol, 6 de febrero de 2013. En: https://www.anncol.eu/index.php/opinion/allende-de-paz/187-allende-de-paz-archivo/1581-feb-6-hacer-la-guerra-de-verdad-jugar-a-hacer-la-paz
  2. Ibíd.
Anuncios
 
1 comentario

Publicado por en febrero 8, 2013 en Opinión Pública

 

Una respuesta a “DEFENDERSE DE LA NARCOGUERRILLA ES HACER LA GUERRA

  1. Juan Herrera

    febrero 9, 2013 at 11:29 pm

    coincidmos en esos postulados pero nos aguantamos que Santos, haga y deshaga con esos bandidos. Sería importante que alguien tomara la vocería y nos pronunciaramos masivamente sobre ese asunto que nos tiene exacerbados por conocer desde ya los resultados negativos para la nación.

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: