RSS

LAS FARC ATACAN EN BOGOTA

16 Feb

LAS FARC ATACAN EN BOGOTANo se trata de crear alarmismo, ni de magnificar los atentados terroristas que ya golpean a Bogotá desde hace un tiempo y que en los últimos años la administración política, que es la comandancia de la policía local, quiere minimizar y ocultar a los ojos de los ciudadanos. No es decir que de repente estamos rodeados de narcoterroristas o en situación de riesgo máximo, pero ignorar el problema no lo elimina.

En Bogotá se ha querido crear una atmósfera de seguridad ciudadana que mediante el manejo del sube y baja de las estadísticas quieren indicarnos que estamos mejor que en aquellas épocas del terrorismo narcotraficante de Pablo Escobar y Rodríguez Gacha, pero que no le garantizan al ciudadano del común que la delincuencia no está repuntando en muchos campos que había perdido años atrás.

Es muy respetable la afirmación de los funcionarios de la Alcaldía Mayor de que las Farc no están en Bogotá y de la autoridad policial en rescatar la autoridad preventiva, pero si a la suma de la acción delincuencial vinculada con el microtráfico, la extorsión y otros delitos relacionados con la naturaleza de las alianzas de la delincuencia organizada y el narcoterrorismo se suma lo acontecido en el sector de Chorreras sobre la vía al paramo de Sumapaz, al sur de la inspección de San Juan del Sumapaz,  un caserío de la localidad 20 del Distrito Capital, no es sólo la sensación o percepción de seguridad la que debe preocuparnos.

En una acción premeditada y suficientemente preparada, integrantes de las Redes de Apoyo al Terrorismo RAT, o más conocidos como milicias del bloque oriental de las Farc, realizaron un atentado terrorista mediante el empleo de artefacto explosivo improvisado contra un camión militar en el que se movilizaban tropas del Batallón de Alta Montaña número 1. Como resultado de la acción criminal murieron 3 miembros del Ejército Nacional.

El terrorismo no sólo está golpeando las puertas de la capital, parece que se entraron por la ventana que les abrió esa falsa teoría de que investigar la acción de los grupos delincuenciales en universidades y otros núcleos sociales es criminalizar la protesta social. Lo que no consiguiera el abatido Mono Jojoy cuando anunciara que ya estaban en la guerra de posiciones y tenían cercada a la ciudad, lo están logrando los componentes del PC3 y otros movimientos de bolsillo de las Farc infiltrados en todos los núcleos sociales de Bogotá, unos como apoyo político y otros como decididos terroristas que aprovechan los boquetes que la misma debilidad democrática les abre.

Para las actuales administraciones nacionales y distritales no es un secreto, como no lo es para la opinión pública, que hace una década la Red Urbana Antonio Nariño RUAN produjo una fuerte ola de atentados y extorsiones en Bogotá. A ese grupo perteneció alias “Alexandra”, quien dedicaba su estadía en el país a poner bombas contra aquellos empresarios que no cedían al chantaje. Hoy la “guerrillera holandesa”, la mercenaria holandesa Tanja Nijmeijer, hace parte de la delegación de las Farc en La Habana[1].

Hasta que comenzó su desarticulación, a finales de 2002, la RUAN bajo la dirección de Carlos Antonio Lozada llegó a tener una presencia muy activa y consumaron múltiples actos, además de brindar apoyo a individuos de estructuras que provenían de otras regiones. Quienes no fueron capturados huyeron hacia la jurisdicción del Bloque Oriental para buscar refugio, reorganizarse y reentrenarse. Gran parte de sus integrantes están plenamente identificados y judicializados con base en archivos fotográficos de un dispositivo electrónico incautado en un campamento a las Farc[2].

Para 2002–2003 en Bogotá también delinquían integrantes de los frentes 1, 22 y 57, debidamente compartimentados, pero con órdenes claras de ejecutar atentados. En una especie de operación avispa querían sembrar el terror, al punto que en diciembre de 2002 en un solo día las autoridades lograron neutralizar seis carros bomba[3].

Bogotá y la mayoría de los bogotanos parecen haber olvidado lo que representó el cambio de la seguridad en Colombia. Del atentado impune de los antisociales se pasó a la certeza de la presencia de la Fuerza Pública como garantía de protección de los derechos ciudadanos. El cambio del esquema de esa Seguridad y Defensa Democrática ha dado paso a la paulatina presencia de las organizaciones mayores de la delincuencia que afectan la seguridad ciudadana.

Falsas concepciones adoptadas en los últimos 10 años en la capital, como el considerar que combatir el crimen, los delitos y las contravenciones, como mecanismo no solo preventivo sino reactivo, es criminalizar la protesta social no han hecho otra cosa que incubar el ataque mismo y desde adentro contra el tejido social que constituye la nacionalidad. Los delitos contra los ciudadanos, que no tienen la talla para ser de impacto social, son apenas considerados por nuestros jueces y fiscales cuando menos una travesura que barrer un parque puede curar, mientras el denunciante no sólo sufre el escarnio social de ser “sapo” sino que debe incluso emigrar de su barrio para no ver comprometida su propia integridad.

Esa es la cultura del matoneo social que la llamada justicia transicional prohíja y que a consideración de la CIDH no debe obstaculizar la paz. Sus mejores resultados son medibles en las maras centroamericanas y la aplicación de tal infundio.


  1. GUARÍN, Rafael. Las Farc en Bogotá. Periódico Debate. 15 de febrero de 2013. En: http://www.pensamientocolombia.org/DebateNacional/las-farc-en-bogota
  2. Ibíd.
  3. Ibíd.
Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en febrero 16, 2013 en Opinión Pública

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: