RSS

¿CERCA DE ACUERDO DE PAZ CON LAS FARC?

15 Mar

CERCA DE ACUERDO DE PAZ CON LAS FARCLuciano Marín Arango, alias Iván Márquez, vocero de los delegados de las Farc en La Habana señaló a los medios que consideran la posibilidad de una firma de un acuerdo de paz con el gobierno colombiano en 2013; hay que reconocer que las Farc modificaron su lenguaje en la mesa y el anuncio que hace el cabecilla narcoterrorista podría disparar de nuevo los indicadores de esperanza de un cese del conflicto, algo que sería muy beneficioso para las intenciones reeleccionistas de Juan Manuel Santos y de los sectores políticos allegados a él.

En días pasados Iván Cepeda Castro, representante comunista y de la Marcha Patriótica a la Cámara, hablaba de la existencia de “cinco cuartillas” que recogen el principio de los acuerdos sobre el tema agrario en el que se han invertido cinco meses de negociaciones, es apenas el primer punto de la agenda de cinco. Sin ser conocidos aún por la ciudadanía, voceros del gobierno señalan que existen avances y situaciones coyunturales que permiten tener esperanza, pero advierten que para lograr un acuerdo de paz hace falta más que buena voluntad. “Lo veo posible porque empiezan a darse acuerdos y hay mayor celeridad de los tiempos que antes manejaban las Farc en este tipo de negociaciones. También creo que después del tema complejo de tierras se puede acelerar“, aseguró el senador liberal Juan Fernando Cristo[1].

Hay declaraciones de voceros de la izquierda que llaman la atención sobre estos anuncios del vocero narcoterrorista y que dan una luz cierta sobre el sentido de la verdadera urgencia que al gobernante y a las Farc les asisten para acelerar el proceso de La Habana. “Gobierno y Farc tienen intereses convergentes y necesitan el acuerdo de paz este año. El presidente para decidir si aspira o no a una reelección y, aunque digan que no, a las Farc sí le interesan los tiempos electorales“, señala el ex magistrado y ex candidato del Polo Democrático Carlos Gaviria Díaz. En este sentido, “Iván Márquez” afirmó ayer que las Farc están “anhelantes” de pasar del tema agrario al segundo, sobre participación política. La semana pasada, el presidente Santos reconoció que la guerrilla se propone participar en los comicios electorales en 2014[2].

Para Carlos Lozano, miembro del Partido Comunista, director de Voz y vocero de Marcha Patriótica y del movimiento Colombianos por la Paz, “el mensaje es positivo, pero no basta. Concretar un acuerdo de paz este año implica no tener inamovibles, como ha dicho el Gobierno para no discutir del modelo socioeconómico[3].

Aquí es donde asalta la inquietud al desprevenido ciudadano, ¿A qué costo está dispuesto a sacrificar el ordenamiento institucional el presidente en aras de una paz incierta? Lamentablemente cuando Juan Manuel Santos Calderón dice no, termina haciendo lo contrario en materia política y pareciere que está empeñado en hacer las concesiones más impensables con tal de presentarse ante los colombianos y el mundo como el presidente de la paz. Ya lo demostró cuando reversó su decisión de no negociar con las Farc mientras estas no abandonaran la actividad criminal narcoterrorista, cuando decidió creerles a ellas y no a las víctimas del secuestro y la extorsión o cuando ha mostrado tibieza en condenar las acciones terroristas contra la población más vulnerable en el Cauca, Nariño, Arauca, Santanderes o Antioquia para no molestar a los negociadores de las Farc.

Los posibles acuerdos en materia agraria han transcendido a cuentagotas en los medios y aunque hasta ahora no son tema de debate abierto, hay razonadas reservas sobre la “colectivización” de la propiedad rural y el establecimiento de zonas de reserva con autonomía política y administrativa que implicarían el reconocimiento de territorios independientes de la normatividad nacional donde las Farc y sus secuaces políticos podrían imponer modelos estalinistas a imagen y semejanza de lo que ocurriera en las llamadas repúblicas independientes de los años 50 y 60, para garantizarles una representatividad electoral que de otra manera difícilmente alcanzarían.

Preocupa que agotado el tema agraria se aborde sin más el tema de la participación política de las Farc sin que se haya definido el reconocimiento de sus crímenes, el compromiso de no continuar el accionar narcoterrorista y sobre cómo se van a llevar a cabo los actos de verdad, justicia y reparación a las verdaderas víctimas de la narcoguerrilla representadas por voceros por ellas designados, no por las que amañadamente ocultarán el Movice, la Marcha Patriótica y demás aparatos políticos de bolsillo de las Farc como hasta ahora viene ocurriendo.

Es un contrasentido que quienes insisten en desconocer el Estado social de derecho sean llamados a formar parte de sus instituciones sin que hayan renunciado al llamado “derecho a la rebelión armada”, ni hayan saldado sus cuentas con la justicia así sea mediante el esperpento de la justicia transicional que no es otra cosa que el otorgamiento de amnistías y perdones injustificados en contra de los derechos y garantías que la Constitución y la ley nacional e internacional contemplan para las víctimas.

 


  1. EL COLOMBIANO. ¿Cerca de acuerdo de paz en 2013? Medellín, marzo 14 de 2013. En: http://www.prensaescrita.com/adiario.php?codigo=AME&pagina=http://www.elcolombiano.com
  2. Ibíd.
  3. Ibíd.
Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en marzo 15, 2013 en Opinión Pública

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: