RSS

LAS EXPLICACIONES DE TANJA NIJMEIJER, ALIAS ALEXANDRA NARIÑO

02 Abr

Untitled-1Conscientes las Farc de la poca credibilidad que tienen sus delegados oficiales en La Habana en temas como el agrario, recurren a la imagen de la mercenaria holandesa Tanja Nijmeijer, alias Alexandra Nariño, para tratar de explicar su visión de las zonas de reserva campesina y pretender demostrar que no tienen intereses protervos de dominio y control político y militar sobre las mismas.

La primera mentira de la mercenaria, con la que abre un vídeo justificativo de la narcoguerrilla[1], es afirmar que las Farc no están pidiendo zonas de reserva campesina y mucho menos para ellas, afirmación que se cae por su propio peso cuando se observa que son precisamente organizaciones de bolsillo de esa narcoguerrilla las que hacen pública tal exigencia, no de otra manera se explica el control férreo que hicieron sobre las intervenciones en el encuentro realizado en San Vicente del Caguán el pasado 22 y 23 de marzo, con presencia de amenazantes milicianos que intimidaban y orientaban el discurso de presuntos líderes campesinos y promocionaban el aplauso de quienes fueron conducidos allí mediante la amenaza.

La pretendida justificación de las Farc a través de la mercenaria no son más que otro eslabón en la cadena de mentiras que comienza con su afirmación de que son víctimas del conflicto y nunca han ocasionado víctimas, que no secuestran, ni siembran minas antipersonal, ni reclutan menores y mucho menos narcotrafican.

Las Farc pretenden negar que su interés en ampliar a 54 las llamadas zonas de reserva campesina (en una extensión de 9 millones de hectáreas), es el establecimiento de las “republiquetas independientes” al estilo Marquetalia como lo señalara el mismo Ministro de Agricultura Juan Camilo Restrepo, a la vez que legalizar mediante esa figura los más de 1.5 millones de hectáreas de que se han apropiado mediante el desplazamiento y el asesinato de sus legítimos propietarios (solo Darío Polanía Ortegón y su esposa, Luz Cecilia Espinosa, considerados los mayores testaferros de la narcoguerrilla administran 56.000 hectáreas[2], por lo que la progresión de tierras ocupadas delictualmente es mayor a los más conservadores cálculos). Claro está, ese 1.5 millones de hectáreas no está contemplado en la suma de los 9 millones que exigen para las zonas de reserva campesina.

Los campesinos que ocupan esos predios a que se refiere la Nijmeijer son testaferros, milicianos y población implantada en desarrollo de las políticas farianas de establecer corredores estratégicos desde la 8ª Conferencia de la narcoguerrilla y puestos en práctica cuando la zona de distención, por eso la mercenaria no tiene empacho en afirmar que ellos sólo exigen que se formalice la propiedad de esas tierras a nombre de sus secuaces[3].

Ni que decir sobre la destinación de las tierras ilegalmente apropiadas por las Farc, las cuales no están ocupadas precisamente en garantizar la “seguridad alimentaria” de los colombianos como cínicamente afirma la mercenaria holandesa, sino a cultivos de coca y a laboratorios de procesamiento de alcaloides como se ha probado en los sucesivos allanamientos a miles de predios en Putumayo, Caquetá, Nariño y el Cauca.

Datos probados señalan que sólo el 18.7% de la población desplazada en Colombia tenía algún tipo de derecho real sobre tierras[4], de tal manera que es una monumental mentira de la mercenaria holandesa la afirmación de que los 9 millones de hectáreas que exigen para las zonas de reserva campesina ya están ocupados desde hace años por campesinos desplazados. Los únicos que han hecho desplazamientos masivos para ocupar tierras han sido los narcoterroristas aprovechándose de la informalidad de la tenencia de las mismas. Los testimonios y ejemplos abundan en la antigua zona de distensión y en la Orinoquía colombiana.

En la zona del Caguán está probado que el Mono Jojoy se apropió de por lo menos 150 mil hectáreas de las que se tiene noticia cierta y están en proceso de recuperación, como lo señalara el mismo presidente de la república al entregar títulos de propiedad a 342 familias en San Vicente el pasado mes de febrero. No es entonces coincidencial que sea precisamente esa región una de las contempladas por las Farc en su proyecto de ampliación de las zonas de reserva campesina, figura que ciertamente está contemplada en la legislación nacional desde hace 20 años.

El interés político de las Farc en la ampliación de las zonas de reserva campesina queda al desnudo en las declaraciones de la mercenaria holandesa, la creación de una “nueva democracia popular”[5], la cual ya el país conoce a través de la exposición que se ha hecho de la llamada “Plataforma bolivariana para la Nueva Colombia” que no es otra cosa que la reedición de los viejos y obsoletos principios de Estado fracasados en el mundo entero y cuyo agónico exponente es el régimen cubano, que sobrevive gracias a la inyección de dólares capitalistas que gratuitamente le suministra el híbrido político bolivariano de Venezuela a costa de carencias, delincuencia desbordada, economía en quiebra y miseria del pueblo patriota.

Las garantías de participación ciudadana que podrían otorgar las Farc son de sobra conocidas y ejemplarizadas en el asesinato de miles de sus propios miembros, especialmente niños y adolescentes, cuando cometen alguna falta disciplinaria o disienten o controvierten las absurdas órdenes de sus cabecillas llevándolos al punto de la desesperanza y la locura cuando cansados de los abusos y la exposición de una ideología atávica deciden darlos de baja, como ocurrió con Manuel Jesús Muñoz Ortiz, alias Iván Ríos, ajusticiado por sus propios hombres (el cabecilla los había sometido a una especie de régimen de hambre para garantizar la disciplina y la fidelidad a la banda criminal), hecho que, aunque lamentable por su crueldad, evitó la muerte y el terror por muchos años en la zonas agrarias del departamento de Caldas y circunvecinos.

De tal manera que no aciertan las Farc al exponer a alias Alexandra, “que con su linda y bella sonrisa, sin haber sido modelo y menos operada de nariz, trasero o senos responde a los oligarcas que a través de sus voceros”, porque su mercenaria simplemente se limita a recitar el guión falaz de los narcoterroristas en busca de justificación a sus innumerables crímenes contra la humanidad.


  1. Ver vídeo en: http://anncol.eu/index.php/anncol/editorial-anncol/2147-2013-03-30-01-38-47
  2. EL TIEMPO. Solo 1 de cada 4 bienes incautados a la mafia pasó al Estado. En: http://m.eltiempo.com/justicia/solo-uno-de-cada-4-bienes-incautados-a-la-mafia-paso-al-estado/12713322/1/home
  3. Vídeo citado.
  4. HECHOS DEL CALLEJÓN. Las caras del despojo de tierras. Información del Ministerio de Agricultura. Programa de consultas para la recuperación de tierras. En: http://www.semana.com/documents/Doc-1894_2009619.pdf
  5. Vídeo citado.
Anuncios
 
1 comentario

Publicado por en abril 2, 2013 en Opinión Pública

 

Una respuesta a “LAS EXPLICACIONES DE TANJA NIJMEIJER, ALIAS ALEXANDRA NARIÑO

  1. Rosita Welcker

    abril 3, 2013 at 5:07 pm

    HASTA CUANDO PERMITIMOS LA INJERENCIA DE UNA ESTRANJERA EN LOS ASUNTOS DE COLOMBIA ESTO ES UN ABUSO ES QUE NOS CREEN IDIOTAS O QUE COLOMBIA DESPIERTA QUE NOS QUIEREN VOLVER PEDASOS ESAS RATAS COMUNISTAS

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: