RSS

LAS VÍCTIMAS DE LOS OTROS

09 Abr

EL DETRÁS DE LA MARCHA CONVOCADA PARA EL 9 DE ABRIL POR PETROSi una guerra ha ganado la narcoguerrilla es la de la desinformación y la propaganda, ahora a cargo del Estado y sus instituciones, que responden apoyando la “marcha por las víctimas” convocada inicialmente por las Farc y sus organizaciones de bolsillo y rápidamente recogida por el gobierno nacional como una supuesta marcha de respaldo al proceso de La Habana, pero en la que se montan las aspiraciones electorales del mandatario nacional y diversos gobernadores y alcaldes de toda pelambre.

El caso bogotano es diciente, Gustavo Petro que nunca reconoció a las víctimas que el M-19 provocó en el país durante sus años de terrorismo y señala a los militares como culpables de la masacre del Palacio de Justicia, echa mano al presupuesto distrital para publicitar el acto fariano del 9 de abril y recurre al propagandista de las Farc, Hollman Morris, para que Canal Capital se convierta en el centro de difusión de refritos sobre la crueldad de los desmovilizados paramilitares mientras se extiende el silencio y el olvido con relación a las víctimas de las Farc buscando legitimar así la aseveración de éstas de que nunca han producido víctimas en 50 años de depredación criminal.

Recurriendo a toda suerte de personajes de la farándula y el deporte el gobierno nacional promociona la marcha del 9 de abril enviando un sutil mensaje de que quienes rechacen su origen fariano están rechazando la paz y por supuesto la reelección del mandatario; el gobierno distrital reclama para las Farc el mismo indulto y olvido que le otorgaron al M-19 y que nunca permitió que cerraran las heridas que causaron, pero que han querido ser enterradas a fuerza de autoseñalarse como víctimas que perdonaron al Estado y se acogieron a la paz.

Resulta incomprensible que la Plazoleta de los Héroes Caídos, en el CAN, quiera ser convertida en escenario de ese “folclor pacifista”, a no ser y ojalá así sea, que el acto allí programado sea de desagravio al honor y sacrificio de nuestros soldados y policías asesinados o mutilados por las Farc en su guerra irracional, hecho que ahora quiere ser presentado también como intranscendente y sin importancia frente a las ambiciones políticas de Santos y de la izquierda que alimentó la combinación de las formas de lucha que dio como resultado la muerte, la invalidez o la desaparición de nuestros Héroes de la Patria.

Y es que la propaganda política oficial o de la izquierda revindica tan sólo a víctimas causadas antes por las extintas autodefensas ilegales o supuestamente por agentes del Estado, pero en ninguna parte se menciona a los cientos de miles de colombianos asesinados, secuestrados, mutilados o desaparecidos por las Farc; en los llamados a marchar este 9 de abril no se mencionan y se condenan al olvido a las víctimas de Bojayá, del Club El Nogal, de Machuca, del Cauca y Nariño, las llamadas organizaciones indígenas no mencionan y condenan al olvido a los Awá y miembros de otras etnias asesinados en el suroccidente colombiano a cuchillo o garrote por “puras sospechas de ser informantes” por el Bloque Occidental, hoy Bloque Alfonso Cano, dirigido por Jorge Torres Victoria, alias Pablo Catatumbo, erigido ahora como vocero de paz y representante narcoterrorista en La Habana.

No por el contrario, los que van a ser reivindicados como víctimas son Teófilo Forero, Manuel Cepeda o Jaime Pardo Leal, nombres que ostentan los frentes y cuadrillas sanguinarios que han regado con sangre inocente las tierras del Tolima, Huila, Cauca, Valle, Nariño, Putumayo y Caquetá para consolidar el imperio narcoterrorista de las Farc.

Por supuesto que todos los colombianos anhelamos la paz, pero no una paz impuesta para satisfacer apetitos politiqueros que conlleve la impunidad contra los innumerables delitos de lesa humanidad y crímenes de guerra cometidos por las Farc, el Eln y otros actores de este largo conflicto. La paz exige sacrificios, eso se entiende, pero no sacrificar el Estado social de derecho en aras de legitimar unas narcoguerrillas a cualquier precio y hacer de cuenta que nunca pasó nada, mientras los soldados y policías asesinados son olvidados y los supervivientes serán juzgados como autores de la violencia.

 

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en abril 9, 2013 en Opinión Pública

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: