RSS

NO SE TRATA DE ENEMIGOS DE LA PAZ SINO DE ANHELANTES CIUDADANOS POR UNA PAZ REAL

10 Abr

NO SE TRATA DE ENEMIGOS DE LA PAZ SINO DE ANHELANTES CIUDADANOS POR UNA PAZ REALLa paz pragmática que propone el gobierno no es una paz real sino consulta realmente los anhelos de la ciudadanía frente al accionar criminal de la narcoguerrilla y la ausencia de un castigo social y legal, aunque sea por la vía de la justicia transicional, da al traste con esa esperanza. El marco jurídico para la paz anuncia el imperio de esa justicia transicional pero se borra con la afirmación de que en cualquier caso el gobierno podrá suspender la aplicación de la sanción para beneficiar la participación política de los terroristas responsables de delitos de lesa humanidad y crímenes de guerra, lo que en suma constituye una paz ficticia.

Con razón se ha afirmado que  el divorcio entre la racionalidad del hombre crítico y la sumisión a los dictados sociológicos es una realidad cada día más evidente en los sectores culturalmente más desarrollados. La propaganda sociológica que pretende caracterizar las actitudes de las personas se muestra como uno de los medios más contundentes sobre la libertad de la conducta humana. Cuando estos mensajes llevan implícitos el recurso o la justificación de la violencia o de cualquier actitud de dominio de clase o grupo, si las personas a quien van dirigidas no cuentan con el recurso de criterios filosóficos básicos, con dificultad podrán discernir sobre la repercusión de los mismos en las relaciones sociales y por tanto sobre la construcción de la paz[1].

Las grandes mayorías de colombianos no pueden comprender cómo después de 50 años de depredación irracional los cabecillas de las Farc, y eventualmente del ELN, puedan mediante una artificiosa figura jurídica convertirse en sus directores políticos en todos los niveles sin haber hecho un solo acto de verdad, justicia y reparación y un compromiso de no repetición, o de cómo se legitima artificiosamente el pretendido derecho de la rebelión armada que reclaman las Farc en La Habana, que es el nuevo nombre dado a la vieja tesis de la combinación de las formas de lucha pregonado por el comunismo de los años 40 del siglo pasado, por más explicaciones y tesis sociológicas y políticas elaboradas para convencerlos de que es el momento de una paz pragmática y a cualquier costo.

Una paz con las Farc y grupos similares, que no sea al menos en los términos de la justicia transicional, con una condena reducida pero que afirme el castigo social, que saque a luz la verdad y obligue a la reparación, no será una paz duradera porque millones de colombianos resentirán que no hay garantías de no repetición, pues la soberbia de la guerrilla y el desprecio de un Estado, los invisibilizaron, convirtiéndolos ahora en víctimas de un nuevo tipo de  desaparición forzada, esa que los borra de la escena nacional en cuanto víctimas. Solo habrá una paz verdadera cuando todas las clases de víctimas sean reconocidas, todo tipo de perpetradores de crímenes atroces, castigados; toda la verdad posible develada[2].

No convencen los argumentos del Fiscal General de la Nación Eduardo Montealegre[3] al cuestionar por canales no oficiales la decisión de la Procuraduría General de demandar la constitucionalidad parcial del marco jurídico para la paz, rompiendo el debido equilibrio de los poderes públicos pues el Fiscal actúa como mandatario del Ejecutivo y violentando el debido proceso que debe darse a estos asuntos constitucionales y legales. El Fiscal señala que no habrá impunidad porque los cabecillas de las narcoguerrillas si serán sometidos a procesos de la justicia transicional pero que necesariamente las mínimas penas que se impongan no deben ser privativas de la libertad.

Quienes cometieron crímenes similares (reclutamiento de menores, uso de armas no convencionales, secuestro, homicidios y lesiones en personas protegidas y otras conductas prohibidas por el D.I.H.), en los países mencionados por el Procurador, son perseguidos y juzgados por los tribunales internacionales, especialmente la Corte Penal Internacional; y los Estados que intencionalmente permiten estos delitos se convierten en estados criminales, parias de la comunidad internacional; además, los gobernantes que los permitieron, o lo que es peor, los institucionalizaron mediante leyes de impunidad, son corresponsables sobre los que recae el peso de la ley internacional. Ese es el riesgo que corren el presidente Santos y quienes lo acompañaron en aprobar tal adefesio[4].

Si decir que los criminales de las Farc no gozarán de impunidad sino que simplemente nunca pagarán efectivamente las penas que sus conductas contra el género humano merecen y gozarán de todos los derechos políticos y civiles que se reconocen a sus víctimas no es impunidad, habría entonces que redefinir este concepto y bastante trabajo tendrán los gobiernos futuros para la defensa del país en organismo como la Corte Penal Internacional.


  1. BOTELLA, Jorge. Filosofía para la paz. Papeles para el Progreso. No. 8. Mayo-junio 2003. En: http://www.papelesparaelprogreso.com/numero8/805.html
  2. MONSALVE S. Alfonso. No repetir historia universal de la infamia. Periódico Debate. Martes, 9 de abril de 2013. En: http://periodicodebate.com/index.php/opinion/columnistas-nacionales/item/911-no-repetir-historia-universal-de-infamia?utm_source=feedburner
  3. RCN T.V. Declaraciones del Fiscal Montealegre con ocasión de la marcha por la paz. Martes, 9 de abril de 2013. 12:30 hs.
  4. MONSALVE S. Alfonso. Ob. Cit.
Anuncios
 
1 comentario

Publicado por en abril 10, 2013 en Opinión Pública

 

Una respuesta a “NO SE TRATA DE ENEMIGOS DE LA PAZ SINO DE ANHELANTES CIUDADANOS POR UNA PAZ REAL

  1. Juan Herrera

    abril 10, 2013 at 4:59 pm

    Con las Farc, será igual que con el M-!9, fuera de criminales se convierten por obra y gracia de nuestra torpe y torcida que no ciega sino tuerta justicia, en dirigentes de la más alta alcurnia con poderes para dirigir la nación y como se vislumbra, llevarnos hacia una ideología comunista que gracias a sus antecedentes será de lo peor porque no tendrán el mínimo escrúpulo para conseguir sus objetivos. Es lastimoso que Santos y su equipo con el Fiscal al frente sean capaces de imponer criterios de impunidad pasando por encima de la Constitución Nacional con leyes al amaño de este nefasto gobierno y con la sonrisa complacida de los narco guerrilleros.

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: