RSS

RELACIONES BINACIONALES EN EL PERÍODO MADURO

17 Abr

RELACIONES BINACIONALES EN EL PERÍODO MADUROEl gobierno colombiano, los gremios económicos y millares de personas que viven en la zona de frontera con Venezuela tienen grandes expectativas sobe el curso de las relaciones con ese país en el gobierno de Nicolás Maduro Moros.

Se preguntan con razón si esas relaciones tendrán un curso normal o estarán influidas por factores políticos internos derivados del fraccionamiento evidenciado en los resultados electorales y las fisuras que comienzan a aflorar en la coalición de izquierda de gobierno. Es indiscutible que Nicolás Maduro tendrá que hacer esfuerzos gigantescos para mantener la gobernabilidad a la vez que en buscar prontas y eficaces respuestas a las graves crisis sociales y económicas que afronta el país hermano.

Bien han señalado diversos analistas que una cosa era la Venezuela con Chávez y otra va a ser la nación que quiere ser gobernada con el mito de Chávez, Maduro no es Chávez es una afirmación que el mismo chavismo comparte. Lo indicado por el presidente de la Asamblea Nacional venezolana Diosdado Cabello sobre la necesidad de una profunda autocrítica es un evidente indicio de que al interior de las fuerzas chavistas ya comienza a verse una realidad nacional que no responde a los planteamientos de la revolución chavista y que en 14 años se han incubado en su interior fenómenos contrarios a la pretendida renovación de las costumbres sociales, políticas y económicas que tanto cuestionan con relación a la llamada “derecha”.

Nicolás Maduro es un hombre formado políticamente en la más radical ortodoxia marxista-leninista, su origen está en la Liga socialista, de naturaleza marxista, leninista y maoísta, su escuela es el movimiento sindical y la nueva izquierda bolivariana. La formación política del nuevo presidente venezolano se inicia a los 24 años de edad cuando fue enviado por la Liga socialista a Cuba donde junto a  otros militantes de organizaciones de izquierda en América del Sur hizo parte en 1986 y durante un año de la Escuela Nacional de Cuadros Julio Antonio Mella, un centro de formación política regentado por la Unión de Jóvenes Comunistas. De esa misma escuela hicieron parte en diversas ocasiones militantes del Partido Comunista Colombiano, del M-19, las Farc y Eln, así como de otras organizaciones sociales y sindicales colombianas.

De allí que, por ejemplo, en el proceso de diálogos para el cese del conflicto en Colombia, sus quereres e identidades estarán mucho más cerca de las Farc que en épocas del mismo Chávez, con la peligrosa novedad de que requerirá del éxito de éstas en esas negociaciones como parte misma de la consolidación de su gobierno y de su liderazgo sobre la coalición izquierdista que lo eligió.

Hay un hecho político que no puede despreciarse en ningún análisis de la realidad gubernamental venezolana. Maduro apenas si cuenta con un poco más de 250.000 votos sobre su adversario Enrique Capriles, lo que señala que políticamente el país llegó a un, jamás soñado por los más pesimistas líderes bolivarianos un equilibrio de poder político de la derecha que consideraron haber aplastado en los 14 años de gobierno de Hugo Chávez; para el chavismo el triunfo electoral de Maduro se convirtió en su peor derrota política al perder un inmenso caudal de electores, un poco más del 5%.

Al interior de las mismas fuerzas que apoyaban irrestrictamente el proyecto de Chávez ya se presentan graves disensos y más de un movimiento regional se abstuvo de respaldar a Maduro al que menosprecian por considerarlo inferior al legado recibido, demasiado blando y conciliador en unos casos o carente del carisma del desaparecido caudillo; otros más moderados, se apartan de él porque consideran que hay que darle un vuelco a las políticas internas, siendo uno de los casos más emblemáticos el de Herma Marksman, profesora universitaria partícipe de los fundadores del llamado Ejército Revolucionario Bolivariano que juró ante el Samán de Güere y luego en la creación del  MBR200 y compañera en las buenas y en las malas de Chávez desde su intentona de golpe de Estado contra Carlos Andrés Pérez.

Esta reconocida chavista de otros tiempos hoy se encuentra desencantada de la revolución y la gota que colmó la copa fue observar la poca transparencia y apego al juego democrático con que se realizaron estas elecciones: “cuando observé a Tibisay Lucena –presidenta del Consejo Nacional Electoral-,  luciendo un brazalete tricolor me pregunté dónde está la independencia del CNE. Además, el brazalete es el icono que identifica el 4F y siento que no todos deberían llevarlo, sino aquellos que realmente crean en lo que realmente era el proyecto original. Aquí hay demasiada gente que se aprovechó de ese proceso”, entre ellos señala a Maduro.

Esta debilidad política y el manto de duda creado sobre los resultados electorales obligarán a Maduro a ser más radical y las relaciones exteriores serán impredecibles incluso renunciando a la imagen diplomática creada durante su tránsito como Canciller de Chávez, como lo acaba de demostrar su destemplada respuesta al gobierno español que abogó por el reconteo de votos para despejar cualquier duda, la respuesta de Maduro fue llamar a consultas al embajador venezolano en Madrid y advertir “Que se pregunten en España ¿Cómo les va a las empresas españolas aquí? ¡Cuidado España!”, señalando el rumbo de lo que serán sus relaciones con la comunidad internacional: ganar apoyos con la amenaza comercial y mantener la política de compra de alianzas desarrollada por Chávez en la ALBA, UNASUR, los subsidios al precio del petróleo y las llamadas misiones médicas y educacionales.

Eso explicaría el afán de gobiernos de la región por reconocer el triunfo de Maduro, unos para no perder los beneficios que la amistad con Venezuela derivan y otros por temor a retaliaciones, como es el caso de Colombia donde todavía se espera la normalización de las relaciones comerciales afectadas por la confrontación Uribe-Chávez y con saldos pendientes de pago por parte del gobierno venezolano.

No es claro pues el nivel de relaciones que el inmediato futuro depara entre los dos países y son más los síntomas de un tránsito por aguas turbulentas que el mantener la aparente normalidad de los últimos dos años y medio.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en abril 17, 2013 en Opinión Pública

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: