RSS

LA GROSERÍA COMO MÉTODO DIPLOMÁTICO DEL SOCIALISMO DEL SIGLO XXI

07 May

LA GROSERÍA COMO MÉTODO DIPLOMÁTICO DEL SOCIALISMO DEL SIGLO XXINo sólo es el lenguaje injurioso de Nicolás Maduro contra un expresidente colombiano al que califica de “asesino”, es la actitud de plaza de mercado del embajador ecuatoriano en Perú que sin ninguna vergüenza ataca a golpes a dos mujeres Lima después de haberles proferido insultos racistas sobre la calidad de indígenas de los peruanos, que es común a todos los latinoamericanos, pero no al parecer de quienes detentan el gobierno en la república del sur.

No debería extrañar, ha sido la constante que identifica a los llamados socialistas o comunistas, tal vez pocos recuerden la patanería de Nikita Kruschev golpeando con sus zapatos un pupitre en la ONU durante la Asamblea General de 1960 o las balandronadas de la dictadura Castrista en interminables discursos de insultos y acusaciones contra los gobiernos democráticos en la última mitad del siglo pasado; esa diplomacia chabacana y barriobajera es la que caracterizó los 14 años de gobierno de Hugo Chávez, replicada por Correa, Evo Morales, Daniel Ortega y ahora por el inmaduro presidente indubitado de Venezuela.

Nada más hay que apreciar la burda disculpa de José Mujica, presidente del Uruguay, por unos comentarios ofensivos contra su aliada argentina Cristina Kirchner, atribuyéndolos al lenguaje de uso común de los revolucionarios; eso ratifica la certeza de que los neocomunistas solo conocen el camino del insulto, de la ofensa, de la agresión verbal y física para relacionarse con los demás. Bien grotesco resulta el espectáculo de la Asamblea Nacional de Venezuela donde a la agresión política de quitarle el uso de la palabra a quienes no comulguen con el PSUV y el gobierno se sucede la salvaje agresión física sin ninguna consideración de edad o de género como se aprecia en el abundante material periodístico que el mundo ha conocido.

En Colombia bien que hemos conocido esa táctica rastrera. Los representantes de la izquierda son maestros en el arte de insultar, amenazar, injuriar y de ponerse el vestido de víctimas cuando encuentran una respuesta a su grosería. En seguida se presentan como agredidos y denuncian amenazas o persecuciones para que nadie tenga en cuenta que fueron ellos los que agredieron. Iván Cepeda y Piedad Córdoba son los exponentes más avezados de la diplomacia socialista, baste recordar a la senadora destituida cuando arengaba a las comunidades indígenas del Cauca, incitándolas al odio y a la violencia que luego desplegaron en el Cerro Berlín en Toribio en julio de 2012, buscando que los militares  respondieran con la fuerza a la agresión, pero ante el mundo quedó evidenciado la perversa intención y la respuesta pacífica de las tropas que se tradujo en las lágrimas del Sargento García, gesto que llevó al mismo líder de la toma, Feliciano Valencia, a aceptar que se equivocaron al ceder ante la incitación de la cabecilla de la Marcha Patriótica (SIERRA RESTREPO, 2012)

No sobra recordar que después y para eludir la responsabilidad penal que le cabía por incitar a la violencia, la señora Piedad Córdoba denunció que había sido amenazada y tenía que irse del país cuando en realidad se iba para Venezuela a apoyar la campaña reeleccionista de Hugo Chávez.

Estamos de acuerdo con el analista Mauricio Jaramillo Jassir quien señala que los insultos de Maduro contra Álvaro Uribe no constituyen la expresión de un conflicto oficial entre Colombia y Venezuela en tanto el expresidente colombiano no representa al gobierno nacional, pero hay que tener en cuenta como lo señalan varios congresistas que “hay que defender la dignidad presidencial, independientemente de los enfrentamientos que tenga Uribe con el actual Gobierno venezolano” y que el silencio o la supuesta protesta no oficial presentada por la Cancillería colombiana ante el embajador venezolano, aparecen ante la opinión pública más como una complacencia del presidente con los ataques personales a quien dirige hoy la oposición a su gobierno como lo señalara el también expresidente Pastrana Arango.

Con más valor se han expresado gobiernos y parlamentos de otros países latinoamericanos antes los excesos verbales y la intromisión del castrochavismo en sus asuntos internos, indicando incluso que las relaciones comerciales no pueden priorizarse por sobre la dignidad nacional que es en el últimas el objetivo del agravio del ilícito gobernante venezolano; es un hecho que Maduro con su incontinencia verbal y su actitud arrogante sólo busca tender una cortina de humo a los graves problemas internos y a la acelerada deslegitimación de su gobierno espurio en el concierto internacional, busca bajarle el volumen a la agresión sistemática y cotidiana que se ejerce contra los voceros de la democracia en ese país, que amerita una condena por parte de organismos como la OEA en tanto se está violentando de manera descarada la Carta Democrática. Por hechos menos graves ese organismo profirió sanciones contra Honduras y Paraguay, pero es cobarde y sumiso ante la dictadura neocomunista que se impone desde La Habana en Caracas.

Anuncios
 
1 comentario

Publicado por en mayo 7, 2013 en Opinión Pública

 

Una respuesta a “LA GROSERÍA COMO MÉTODO DIPLOMÁTICO DEL SOCIALISMO DEL SIGLO XXI

  1. Juan Herrera

    mayo 7, 2013 at 5:08 pm

    El silencio de Santos ante los ataques de Maduro, ante las diatribas de las Farc y de Piedad y otros supuestos socialistas, obedece a la falta de argumentos del presidente colombiano, a su complacencia de burgués sin compromiso con nadie y autosuficiente económico cuya unica respuesta es la de comulgar con quienes pueden dañar la nación sin decir nada, reitero, porque al no saber nada de nada, lo unico que tiene para decir es cerrar la boca. No dice ni grosería pero las hace como cerrar los programas humorísticos porque lo pintan como es. Debía cerrar el Tiempo por haberlo sacado en paños menores, qué feo es nuestro presidente en calzoncillos y, en la casa enana de Vargas LLeras, queda como un ñero del bronx bogotano.

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: