RSS

CRISIS DIPLOMÁTICA ENTRE COLOMBIA Y VENEZUELA

30 May

CRISIS DIPLOMÁTICA ENTRE COLOMBIA Y VENEZUELAEl canciller venezolano Elías Jaua llamó al embajador de ese país que asiste como veedor de las negociaciones de La Habana entre el gobierno colombiano y las narcoguerrillas de las Farc, mientras el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, acusaba a Bogotá de ponerle bombas a las buenas relaciones entre los dos países.

El motivo: Juan Manuel Santos y los presidentes de Senado y Cámara de Colombia se reunieron con Henrique Capriles, el gobernador de Miranda y ex candidato presidencial venezolano que ha demandado los resultados de las relaciones del pasado mes de abril y sobre las que UNASUR pidiera la realización de una auditoría para probar la legitimación de la victoria de Nicolás Maduro por un margen estrechísimo y la existencia de dudas sobre la transparencia del aparato electoral.

Capriles es en Venezuela un hombre libre, no tiene condenas por delitos comunes por parte de la justicia de ese país, ni requerimientos de autoridad nacional o internacional; es un representante legítimo de la oposición política en Venezuela y está investido de una autoridad política reconocida internacionalmente. Presionar tan groseramente como lo hace el gobierno venezolano a los demás países para que no tengan relación alguna con quienes se le oponen no es más que otra demostración hartera de su desprecio por la Carta Democrática de la OEA y la honestidad en las relaciones con sus vecinos y la comunidad internacional.

Ni Nicolás Maduro ni cualquier otro gobernante en el mundo puede condicionar las relaciones diplomáticas a que los demás gobiernos no reciban oficialmente o tengan vínculos políticos con quienes los critican a ellos, es una grosera injerencia en los asuntos internos de las demás naciones; mayores razones tendría el pueblo colombiano para desatar la crisis diplomática porque funcionarios del gobierno venezolano sostienen su protección a los narcoterroristas de las Farc y Eln que andan por territorio de ese país como Pedro por su casa e incluso coadyuvan en la realización de las tareas del PSUV y aparatos gubernamentales como las llamadas misiones o el entrenamiento de las milicias populares bolivarianas.

Esa si ha sido una actitud inamistosa y agresiva hacia Colombia tal como fuera denunciado con pruebas ante el Consejo de Seguridad de la OEA en julio de 2010 por el gobierno nacional, denuncias que han sido corroboradas por ciudadanos y medios de Venezuela víctimas de los abusos y delitos de las Farc y Eln en su propio suelo.

Es un hecho que lo actuado por el gobierno Maduro demuestra la grosería y la prepotencia con que el socialismo del siglo XXI, allí llamado bolivarianismo como lo hacen las Farc, maneja su política expansionista en Latinoamérica y el Caribe. Los gobiernos deben someterse pasivamente a los caprichos y deseos de los matones al mando en los procesos “revolucionarios” o sufrir las consecuencias de sus iras. Es un retorno a épocas oscurantistas del derecho internacional público ajenas a los valores de la convivencia en paz y la reciprocidad de las relaciones. La actitud de Maduro y sus funcionarios podría explicarse en las épocas en que la fuerza era el único argumento y las lealtades o fidelidades eran producto del terror que imponía el imperio de turno.

La reacción del gobierno venezolano debe llamar a la reflexión del gobierno colombiano, especialmente del Presidente y su Canciller; las buenas relaciones no se construyen cuando no hay corresponsabilidad de la contraparte, la prudencia con que Colombia maneja sus relaciones con Venezuela y el uso del sibilino lenguaje diplomático para manejar las agresiones verbales de Maduro contra personalidades colombianas o contra el país no cimentan esas buenas relaciones que saltan en añicos cuando los caprichos del dictadorzuelo comunista no es satisfecho plenamente.

Ninguna falta le hace el acompañamiento del bolivarianismo neocomunista a las negociaciones de La Habana, a los únicos que beneficia indudablemente es a los narcoterroristas porque han establecido sus santuarios en el vecino país y es probable que la decisión de Caracas ayude a desenmascarar de una vez por todas la mentira y la perversidad de los negociadores terroristas ante la faz de Colombia y el mundo.

Anuncios
 
2 comentarios

Publicado por en mayo 30, 2013 en Opinión Pública

 

2 Respuestas a “CRISIS DIPLOMÁTICA ENTRE COLOMBIA Y VENEZUELA

  1. ricardo

    mayo 30, 2013 at 2:01 pm

    El Presidente santos lo maneja el mal llamado presidente Maduro no se hasta cuando nos dejara de joder maduro, depronto cuando tengamos un presidente colombiano con los pantalones vien puestos, el presidente santos no le dice nada a maduro por que son de la misma corriente y no se nos olvide que santos va para donde maduro quiere llevarlo y ya estamos en el filo, o se les olvida que maduro trato al mejor presidente que ha tenido colombia ALVARO URIBE y mi señor santos felicito a los venezolanos, lo unico que yo quiero como colombiano comun es que pase el tiempo rapido para que entrege el señor santos que mas de un colombiano ya no lo queremos ver en el poder de nuestra colombia querida

     
  2. Nestor Arboleda

    junio 3, 2013 at 1:01 pm

    Es una lastima que el señor Santos, que durante el gobierno de Uribe, era una persona correcta y estaba en favor de hacer de Colombia, un pais grande, que siempre nuestro pais ha tenido mucho que ver en el mundo, como una parte del globo centralizado, para la prosperidad y argumentos de ser un pais neutral, con todo lo que sufre entre la guerrilla y el pueblo. Es tambien muy claro que a este presidente de Colombia, le falta lo que a otro le sobra.,..pero no seamos muy juzgadores, solo reconozcamos, que cuando Uribe estuvo, todo fue distinto, y nosotros mismos no queriamos que continuara, pero escuchamos a extranjeros, contra colombia de no dejarlo seguir gobernando…los del palacio de justicia se vendieron, para que no continuara y lo aceptamos, entonces que esperamos? Ahora cualquier mequetrefe, habla creyendose con derecho para ofender desde Venezuela al que no este de acuerdo con ellos…que ironia, ellos se olvidan que apestan por lo que hacen contra su propio pueblo y se jactan de ser mejores que los demas.A ellos en Venezuela, les cae el dicho que no sienten la piedra que tienen es su zapato, pero si pueden sentir la que esta en zapato ajeno…Guau, guau, perdon Jaua que pena me da tu caso.

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: